Europa saluda a la japonesa para reducir la propagación del coronavirus

Una ligera inclinación hacia delante acompañada con la cabeza sin contacto físico de ningún tipo. Así es el saludo habitual en Japón y así es como parece que debería comenzar a saludar la gente en Europa en tiempos de coronavirus. Una medida que ha sido alentada desde el Gobierno francés, algunas autoridades eclesiásticas y también por expertos, que recomiendan abstenerse de dar la mano para evitar el contacto y, con él, la propagación del virus.

En Alemania se han tomado tan en serio la retirada del apretón de manos como saludo que Angela Merkel, quien ella misma despidió un acto con 400 personas explicando que no lo haría, vio como uno de sus ministros rechazaba su mano tendida por el coronavirus. La canciller alemana se lo tomó a broma, con una risa, al darse cuenta de que esa es la tónica dominante ahora.

Según recoge RFI, tras confirmarse el viernes que los casos de coronavirus en Francia se habían triplicado en cuestión de días, una de las directrices a seguir dada por el titular de la cartera de Salud, Olivern Véran, ha sido la de omitir este saludo. De esta manera se elimina una posible vía de contagio ya que el virus puede pasar de una mano a otra y de ahí a la boca o los ojos si el sujeto no se lava correctamente las manos.

Además, al reducirse la distancia entre las personas para proceder al apretón, el aliento, un estornudo o una tos cargados de este virus pueden llegar más fácilmente a quien no está contagiado aún. “Se ha alcanzado una nueva etapa de la epidemia. Estamos en la segunda fase. Eso quiere decir que el virus está circulando por nuestro país y tenemos que detener su propagación. Por un tiempo, probablemente sea mejor no estrechar a la gente de la mano”, ha recomendado Véran.

También ha sumado otras recomendaciones como lavarse las manos una vez por hora, estornudar en la parte interna del codo -como ya dijo en su día el Gobierno italiano en su decálogo- y utilizar pañuelos desechables.

La preocupación por este gesto tan cortés y menos cercano que los dos besos que se estilan en España, por ejemplo, es tal según Los Angeles Times que en el periódico angelino han elaborado una noticia sobre la pertinencia o no de este gesto que, según ellos, nació hace más de 2.000 años. Ahora, siglos y siglos después, no procede en tiempos del coronavirus.

Cuenta este medio que esta costumbre tan “occidental” ya fue localizada en una piedra funeraria del siglo V antes de Cristo y que en ella se ve a dos soldados griegos haciendo el gesto de estrechándose la mano. Se cree que como señal de paz y que en la Edad Media se siguió haciendo por parte de los caballeros porque con esa ligera sacudida del brazo se podía detectar si el otro llevaba escondida un arma en la manga.

Teorías sobre su origen a un lado, lo cierto es que se trata de una forma de saludo muy común en Europa y que estos días está siendo retirada para frenar al coronovirus. Párrocos que piden que se perdone la paz a sus feligreses en Irlanda, equipos de fútbol que anuncian que no estrecharán la mano de los jugadores del equipo rival como el Newcastle United y el West Hamy y empresas como las alemanas Volkswagen y Lufthansa que emiten comunicados a sus trabajadores en el mismo sentido.

En The Telegraph señalan que en Reino Unido ni el Servicio Nacional de Salud (NHS) ni Public Health England (PHE) han emitido recomendación alguna a este respecto, pero que los expertos sí recomiendan dejar de estrecharse las manos como saludo mientras el coronavirus siga activo.

Cómo interpretar el siguiente mapa sobre el coronavirus:

- El color morado representa un caso positivo de coronavirus confirmado

- La calavera en color rojo, el caso de una muerte confirmada

- Una cruz en color verde representa un caso descartado

- Un verde con un botiquín representa un contagio superado o curado

- Una interrogación en amarillo representa uno o varios casos sospechosos

Al hacer click en cada icono, aparece más información detallada al respecto

Más historias que te pueden interesar:

El ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, rechazó el saludo de la canciller Angela Merkel cuando esta le tendió la manos siguiendo las recomendaciones de no hacerlo para frenar la expansión del coronavirus. (Foto: Abdulhamid Hosbas/Anadolu Agency via Getty Images)