Desaparecen mascarillas en hospitales de España tras la llegada del coronavirus: las sospechas apuntan dentro

En Málaga, en Valencia, en Madrid…. las noticias sobre la desaparición de mascarillas en centros hospitalarios de distintos puntos de la geografía española no dejan de sucederse. La alarma social que ha despertado los primeros casos confirmados de coronavirus en España han hecho que estos artículos escaseen en las farmacias, que se disparen los precios de los mismos a través de Internet y que comiencen a desaparecer de algunos hospitales.

El modelo recomendado como el más eficaz, el FFP2, es el que más desaparece. (Foto: Karl-Josef Hildenbrand/picture alliance via Getty Images)


El caso más llamativo es el registrado en el Hospital Clínico de Málaga, donde un médico del mismo fue pillado in fraganti cuando salía con 14 cajas de mascarillas en su poder. En el interior de las mismas, unas 300 unidades de las recomendadas para evitar un posible contagio. Son de alta filtración y las más caras del mercado.

Al ser preguntado por ello, este traumatólogo al que se le ha abierto un expediente que previsiblemente acabará en sanción como ha señalado ABC Sevilla, respondió que las quería para llevarlas a su pueblo. Desde el hospital han abierto una investigación interna y emitido una circular dirigida a todo su personal para recordarle que “el uso del material sanitario es exclusivo y se limita a las dependencias”.

La Conselleria de Sanidad valenciana ha emitido también una circular a los hospitales y centros bajo su competencia advirtiéndoles de que “la sustracción de este material es una grave infracción que puede poner en riesgo la seguridad en la atención sanitaria”. Como recoge el diario Las Provincias, esta medida se ha tomado después denunciar ante la Guardia Civil la desaparición de mascarillas y desinfectantes del hospital de la Vila Joiosa.

Unas ‘desapariciones’ que también se están registrando en otros centros de la provincia como el Clínico o La Fe de Valencia. En concreto, el material que se está echando en falta son mascarillas tipo FFP2, las más eficaces y recomendadas. La sospecha de que sean los propios trabajadores quienes se las llevan ha hecho que desde la dirección se tomen medidas como racionarlas o que se entreguen de manera nominal.

En el Hospital Infanta Leonor de Vallecas, en Madrid, se denuncia la misma situación. “Todas las mascarillas que teníamos en mi ala han desaparecido pero no es un caso aislado. Se están robando mascarillas en todas las plantas del centro”, han explicado desde dentro a El Mundo. Para paliar esas sustracciones han tenido que comprarse unidades a un precio más elevado ya que la alta demanda ha hecho que ahora cuesten más.

En este caso, de nuevo las sospechas recaen sobre quienes están dentro. “Se guardan en habitaciones cerradas con llave a la que solo puede acceder el personal sanitario. Los pacientes y las visitas no tienen forma de entrar ahí”, han señalado al citado medio las mismas fuentes que aseguran que las mascarillas robadas no sirven para proteger contra el coronavirus.

Más historias que te pueden interesar: