Sabañones y dedos hinchados, los síntomas del coronavirus en niños que preocupan a los dermatólogos

Mónica De Haro
·7 min de lectura

Pediatras y dermatólogos registran en las últimas semanas un mayor número de consultas relacionadas con estas lesiones cutáneas en menores y sospechan que podría tener relación con la Covid-19. Un estudio investiga sus efectos en la piel

Un grupo de dermatólogos en España han detectado lesiones en manos y pies relacionadas con el Covid-19. (Foto:
Un grupo de dermatólogos en España han detectado lesiones en manos y pies relacionadas con el Covid-19. (Foto: Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos)

“La piel nos puede orientar mucho a la hora de detectar enfermedades”, señala la dermatóloga Cristina Galván Casas, del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario de Móstoles en Madrid, quien ha contado a Antena 3 noticias que se han empezado a detectar un nuevo síntoma del coronavirus en niños asintomáticos.

El coronavirus puede producir inflamación en extremidades, brazos, piernas y dedos. No obstante, la dermatóloga aclara que “aún no tienen claro las premisas a las que se puede asociar este fenómeno que coincide con niños que dan positivo cuando se les realiza el test de PCR de Covid-19”.

En las últimas semanas, según ha contado la experta en declaraciones a Espejo Público, “los dermatólogos de todas partes de España nos estamos dando cuenta de que muchos pacientes tienen lesiones en la piel y es importante categorizarlas. Estamos viendo síntomas muy variopintos: erupciones parecidas a las que causa el sarampión, urticaria... Aunque insiste en que “no toda afectación cutánea tiene relación con el Covid-19 y, tampoco tiene por qué asociarse a casos de graves; pero es importante analizarlas”.

Pablo L. Ortiz, catedrático de dermatología y jefe del servicio de dermatología del Hospital Universitario 12 de Octubre, ha usado su Twitter para advertir de este nuevo síntoma y responder a consultas de teledermatología: "varón joven, con contacto estrecho con paciente diagnosticado con Covid-19. Mínima tos, no fiebre. Colegas internacionales están viendo casos similares con coronavirus confirmado".

En respuesta a otro usuario, el doctor explica que "recuerdan mucho a las lesiones de lupus pernio. Pensamos que hay daño en microvasculatura, probablemente relacionada con las alteraciones en coagulación del Covid-19. Hay publicaciones que lo denominan acroisquemia".

Esta es una enfermedad nueva y por lo tanto no se conocen muchas de las manifestaciones nuevas que puede provocar, pero los pediatras que han visto esos casos sí piensan “que puede tener alguna relación con la Covid-19 porque no es para nada habitual ver casos de eritema acral en abril y en climas cálidos”, cuenta a La Razón Luis Carlos Blesa, presidente de la Sociedad Valenciana de Pediatría.

"No son frecuentes en nuestro medio, en nuestro clima ni en esta temporada", coincide el jefe de pediatría del Hospital Doce de Octubre en Madrid, Jesús Ruiz Contreras.

Por eso se ha puesto en marcha un estudio pionero en infectados asintomáticos que presentan lesiones en la piel. En el estudio COVID-Piel, que cuenta con el visto bueno de las autoridades sanitarias españolas y europeas, participan varios hospitales y la Unidad de Investigación de la Fundación Piel Sana de la AEDV.

“El objetivo es categorizar la semiología cutánea y analizar su valor diagnóstico y pronóstico. Para ello nos hemos propuesto una recogida de datos a nivel nacional coincidiendo con la pandemia. Por este motivo, pedimos la colaboración de todos los dermatólogos interesados en participar y colaborar al mejor conocimiento de la infección por SARS-CoV-2 y sus manifestaciones clínicas”, explica Galván, una de las investigadoras junto a Alba Català Gonzalo, del Servicio de Dermatología y Venereología del Hospital Plató de Barcelona, y Gregorio Carretero Hernández, del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Gran Canaria Doctor Negrín de Las Palmas de Gran Canaria.

AEDV
Hasta ahora, los datos recogidos por el único estudio previo al COVID Piel (realizado en Lombardía, Italia) han mostrado casos de urticaria generalizada, rash erimatoso y vesículas tipo varicela. (Imagen: AEDV)

Manifestaciones variopintas y muy diferentes

Las erupciones, de color púrpura, son muy similares a las de la varicela, el sarampión o los sabañones. Se repiten principalmente en el dorso de los dedos de manos y en torno a los dedos de los pies, aunque pueden aparecer en los talones. En algunos niños las lesiones causan picazón y dolor al tocarlas, pero otros no notan nada.

Normalmente, se curan sin dejar marcas. Los podólogos quieren transmitir un mensaje de tranquilidad a los padres y posibles afectados porque se trata de lesiones benignas y recuerdan que deben vigilar la aparición de los demás síntomas clínicos característicos del Covid-19, como la tos, la fiebre o la dificultad respiratoria.

También en jóvenes y adolescentes

“Lo estamos viendo en todas las edades, desde recién nacidos a adolescentes. También en adultos. Llama a la atención que son personas que no tienen otros síntomas”, apunta Galván.

Según los dermatólogos, los especialistas franceses han solicitado también en el país galo una vigilancia en adolescentes y jóvenes al detectar los eritemas en la cara y acrosíndromes en manos y pies (aparición de pseudo-congelación de las extremidades), así como lesiones transitorias de urticaria.

En algunas zonas de España, ya se han realizado avisos a los sanitarios para que estén al tanto de estas lesiones. Es el caso de Vigo, donde según publica El Atlántico, los facultativos están encontrando casos de coronavirus en adolescentes cuyo síntomas son lesiones cutáneas, en concreto con eritema acral necrolítico, que es un trastorno dermatológico que se asocia a otros virus como el de la hepatitis C.

Así evoluciona

Al principio son como puntitos violetas concentrador en una zona algo difusa, la proliferación hace que la piel parezca enrojecida y luego tiende a adquirir un tono morado. “Si evoluciona más parece un grano o una herida superficial y entonces ya se puede tocar (adquiere relieve), apunta Galván. Pero no hay que preocuparse si la persona está sana, sólo si tiene fiebre y otros síntomas principales asociados al coronavirus”.

Qué se puede hacer:

Tal y como explica la dermatóloga, Cristina Galván antes todo “no asustarse y actuar con sensatez”.

  1. Si el niño está bien y no presenta otros síntomas como fiebre o tos seca no hay que llevarlo a urgencias ni al centro de salud.

  2. Pero sí es importante comunicarlo. En el momento en que lo detectemos es recomendable consultar con un especialista vía telefónica, por internet o en redes; muchas clínicas y profesionales tienen consultas online o están accesibles a través de sus perfiles sociales. Es importante ponerse en contacto no sólo para tratar la lesión si es necesario y hacer un seguimiento si evolucionada, sino también para ayudar a los que vengan detrás y crear evidencia científica.

  3. Tratar de evitar traumatismos. ¿Cómo? Poniéndose calcetines gruesos, de los de deporte, que mantienen los pies protegidos y calentitos. Además, en caso de úlcera se aconseja aplicar una crema con antibiótico para evitar la infección.

  4. Mantener una higiene adecuada.

Si bien es cierto que se “están observando numerosos casos en distintos países: Italia, Francia, España... Se trata de un hallazgo curioso que comenzó ayer (miércoles) a extenderse en el ámbito sanitario, entre dermatólogos y podólogos", concluyen desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos.

El organismo considera que, por el poco tiempo transcurrido, aún no se puede hablar de evidencia científica, e instan a los profesionales estar muy atentos porque este puede ser un signo de detección que ayude a evitar el contagio. Además piden “tranquilidad” a los padres y posibles afectados.

Más historias que pueden interesarte:

Cómo afecta el avance del coronavirus al suministro de antidepresivos

Los ejercicios que, según los endocrinólogos, no puedes dejar de hacer durante la cuarentena

Neumonía tuberculosa, la infección que se agrava al contraer el coronavirus

Coronavirus: así tenemos que proteger a los abuelos