Coronavirus: cómo afecta el home-office al planeta

Hoy, con la mayoría de los trabajadores ejerciendo sus funciones desde casa, podríamos pensar que si hay alguien que ha salido beneficiado en esta pandemia, es el medio ambiente.

La sustentabilidad se basa en una reducción de las emisiones, muchas de las cuales provienen de los motores de gasolina de los automóviles y de la enorme cantidad de energía que consumen los grandes edificios. Por lo tanto, al no trasladarse al trabajo ni tener que “encender”oficinas, el home-office pareciera ser una opción totalmente eco-friendly… pero en la realidad no sería (tan) así.

La cantidad de horas que permanecemos en reuniones vía Zoom, chateando con colegas por Slack o descargando archivos desde Dropbox, también tendrían efectos nocivos para el planeta. 

De acuerdo con CBS News, la infraestructura tecnológica que soporta nuestra visualización de videos en línea, la búsqueda y reproducción de música y más actividades online, dejaría una gran huella de carbono. Los centros de datos y las redes que los conectan producirían tanta contaminación de carbono como la industria de la aviación, o alrededor del 2% del total mundial.

La nube por sí sola está libre de emisiones, sin embargo, la fabricación de teléfonos inteligentes, tabletas o computadoras, así como la red que los soporta, consume recursos considerables, desde la minería hasta el tendido de cables submarinos para la internet de alta velocidad. Y, por supuesto, se necesita una gran cantidad de electricidad para alimentar todo el sistema. 

Foto: SeventyFour/istock

"Cuando usamos nuestros autos, somos conscientes de que estamos utilizando gasolina. Pero, cuando usamos una computadora o un smartphone, no resulta tan obvio que también seamos responsables de las emisiones de gases del efecto invernadero", dice el ingeniero y politécnico Hugues Ferreboeuf.

De acuerdo con un reporte realizado por la organización ambientalista sin fines de lucro, Proyecto Shift, la demanda energética de las tecnologías digitales estaría creciendo a un ritmo insostenible. "Si queremos cambiar las cosas, no hay más alternativa que revisar la forma en que usamos lo digital", sostiene el comunicado.

También te puede interesar: En qué consisten los condones eco-friendly

Y hay más…

Una investigación llevada a cabo por WSP UK, firma de consultoría con sede en Londres, demostró que el trabajo remoto en el Reino Unido solo sería más amigable con el medio ambiente durante el verano. Al examinar la producción de carbono de 200 trabajadores en el Reino Unido en diferentes ubicaciones, los investigadores encontraron que el impacto ambiental del home-office fue mayor en el invierno, debido a la necesidad de calentar los edificios en los que vive cada trabajador, en comparación con un solo edificio de oficinas.

Como cada persona que trabaja remoto mantiene la calefacción encendida para calentar toda la casa, trabajar en un solo edificio de oficinas termina teniendo un impacto menor, incluso si sumamos el viaje.

Sin embargo, en el Reino Unido trabajar desde casa en esa temporada sería más eco-friendly porque el consumo de energía es mucho menor que en el invierno. "No tenemos aire acondicionado por lo que es mucho más eficiente el uso del carbono para trabajar desde casa en verano porque no hay calefacción", aclara David Symons, director de sustentabilidad en WSP UK.

No obstante, en otros sitios del planeta puede que no sea eficiente trabajar desde casa en ningún momento del año. Es el caso de aquellos países que dependen del aire acondicionado mucho más que el Reino Unido. 

También te puede interesar: 6 consejos para lograr concentrarte al trabajar en casa

El aire acondicionado generalmente consume más energía que la calefacción, lo que significa que enfriar las casas de los trabajadores individuales tiene un impacto aún mayor que calentar cada hogar. Como resultado, es probable que los cálculos en estos países que dependen del aire acondicionado se parezcan más a los del invierno en el Reino Unido, según  Kenneth Gillingham, profesor asociado de Economía Ambiental y Energética en la Escuela de Estudios Forestales y Ambientales de Yale. 

En conclusión, el home-office tiene también sus efectos adversos para el planeta, por lo que es necesario hacer un uso consciente de Internet y de nuestro consumo de electricidad para cuidar el medio ambiente.