Los corgis de la reina Isabel II la extrañan mucho, asegura su entrenador

·1 min de lectura
Reina Isabel credit:Bang Showbiz
Reina Isabel credit:Bang Showbiz

La reina Isabel II -quien falleció a la edad de 96 años el pasado 8 de septiembre tras un reinado récord de 70 años- crió 10 generaciones de corgis desde que le regalaron una Pembroke corgi llamada Susan a la edad de 18 años y ahora el ex entrenador Roger Mugford ha dicho que sus dos últimas mascotas, llamadas Sandy y Muick, son conscientes de su muerte y que, incluso, la extrañan.

Durante una charla con ETOnline, Roger afirmó que los perros son muy perceptivos a los cambios de sus sueños y que sienten su ausencia, por ello, está "seguro de que sabían que Su Majestad estaba decayendo y de que la extrañan".

Y añadió: "Dudo que se sientan tan dolidos, porque estaban acostumbrados a ser cuidados por otros miembros de la casa y, por supuesto, por el príncipe Andrew, que estuvo presente en el momento de la muerte y que ahora se hace cargo de su cuidado", dijo el entrenador.

Roger señaló que era "encantador" que Sandy y Muick -que esperaron fuera del Castillo de Windsor el día del funeral de la difunta monarca mientras se realizaba la procesión- estuvieran con Su Majestad en los últimos años de su vida y especuló que ella había sentido un "gran consuelo" con ellos.

"Fue tan encantador que, en sus últimos años, tuviera dos pequeños corgis y otros perros a su alrededor. No hay duda de que, en cualquier etapa de nuestra vida, pero particularmente cuando sentimos que estamos declinando, es increíble acariciar y ser amado por un admirador acrítico como lo es un perro. Eso es un gran consuelo".