Copié el entrenamiento de Halle Berry durante una semana y esto fue lo que pasó

·4 min de lectura
Photo credit: Christine Giordano
Photo credit: Christine Giordano

Halle Berry es única. A sus 56 años, se ha posicionado como una de las mujeres de Hollywood que más tonificadas están (casi tanto como estas famosas de más de 40 que están más en forma que nunca). Aunque, echando un vistazo rápido a su Instagram, lo contrario sería sorprendente. A lo largo de sus publicaciones, no solo la vemos posar de manera radiante, sino que, también, le vemos compartir cómo realiza múltiples tablas de abdominales y flexiones con auténtica destreza en tiempo récord y eso no es todo. No, no.

Cada vez que comparte una sesión de entrenamiento no podemos evitar quedarnos un momento en shock para, después, asentir asimilando bien lo que hemos visto. La realidad es que Halle me lleva más de 25 años (que se dicen rápido), pero no hay duda de que está mucho más en forma que yo.

Tal vez, la clave de las rutinas de Halle recae en su perspectiva: ella no busca el six pack perfecto; ella simplemente quiere lucir lo más fuerte posible y, oye, si de paso luce unos ‘abs’ esculpidos… pues bienvenidos sean.

Y sí, lo confieso, inspirada por la filosofía de Halle (y, bueno, por sus músculos también) decidí probar su rutina de entrenamiento. Lo difícil es elegir cuál hacer; ella literalmente hace de todo.

Aunque, normalmente solo tiene tiempo para cuatro sesiones completas de entrenamiento por semana (que suelen tener una duración estimada de unos 20 minutos) donde los entrenamientos de fuerza, el yoga o la propia comba (recuerda cómo podías llegar a quemar grasas y tonificar todo el cuerpo con ella) no fallan.

Tal es la variedad de sus ejercicios que, ansiosa por comenzar, canalicé con mi Halle interior durante una semana mezclando varios de sus entrenamientos y, sí, no sabía que se podían tener tantas agujetas.

En el equilibrio está la clave

Al más puro estilo de Halle Berry, me dispuse a conquistar cuatro sesiones de entrenamiento sólidas y únicas para mi pequeño experimento: su entrenamiento de 20 minutos, un intenso desafío de entrenamiento de fuerza full-body, una larga sesión de yoga y una pequeña rutina con cuerda ideada por su entrenador, Peter Lee Thomas.

En primera instancia, conquistar cuatro entrenamientos en una semana me pareció totalmente factible y, realmente, me vino bien la variedad.

El entrenamiento de 20 minutos de Halle, un circuito de movimientos rápidos con escaladores de montañas y sentadillas plié, se presentó en un día ocupado y lleno de fechas límite, ya sabéis de esos en los que una hora completa de entrenamiento simplemente no es realista. Me dejó exhausta, pero con muy buenas sensaciones.

Photo credit: Lauren Del Turco
Photo credit: Lauren Del Turco

El ejercicio también beneficia a la mente

Para mi tercer entrenamiento, estaba lista para recuperar el cuerpo un poco; una buena práctica de yoga siempre me recuerda que el movimiento es mucho más que quemar calorías o desarrollar un músculo en particular, y no tengo dudas de que la práctica regular de yoga de Halle le ayuda a mantener la mente y el cuerpo en orden.

Con esta rutina, me sentí mucho más en paz, tanto física como mentalmente, y, sobre todo, mucho más fuerte. En cuanto a la rutina, seguí un video de yoga de unos 30 minutos para obtener un efecto completo.

Photo credit: Lauren Del Turco
Photo credit: Lauren Del Turco

Para quemar calorías, no es necesario levantar muchos kilos

Amante desde hace mucho tiempo de cualquier cosa que involucre una barra, mi rutina no suele constar de ejercicios con mucho peso y repeticiones, pero, tal vez, la rutina de Halle me haya hecho volver a tener en cuenta las pesas.

Esto se debe a que realicé su rutina de fuerza de dos movimientos un poco (bueno, mucho) demasiado confiada. Sin embargo, a medida que descendía lentamente la larga escalera de estocadas (usando una banda de glúteos, podría agregar) con flexiones de bíceps y sentadillas con prensas aéreas… sentí que mi cuerpo ardía como nunca. Creo que llegué a realizar unas 200 estocadas, y sí, las sentí a la mañana siguiente… y ¡dos días después!

Cómo no iban a hacerlo, si al final de la rutina mis piernas no paraban de temblar con cada una de las repeticiones, completamente exhaustas.

Realicé un pequeño break por el bien de mis piernas

Lo reconozco: este es el entrenamiento que más nerviosa me puso. A fin de cuentas, saltar a la cuerda 1500 veces en 15 minutos… no es nada fácil.

Halle describe saltar como una experiencia zen en la zona. Ella encuentra su ritmo y simplemente salta y salta.

No creo haber hecho más de 20 rotaciones a la vez sin tropezarme o enredar mi coleta en la cuerda, así que pensé que 1500 saltos probablemente me tomarían, aproximadamente, como una hora. Al final, completé mis saltos en unos 25 minutos. E, incluso, en un momento, ¡llegué a 47 rotaciones consecutivas!

Halle Berry es oficialmente mi nueva influencer fitness favorita

Después de una semana entrenando como ella, entiendo perfectamente como Halle no pierde la motivación con el deporte.

Lo curioso es que la rutina “alocada” y llena de todo tipo de rutinas, me pareció el equilibrio perfecto. De hecho, Halle ha encontrado una manera de estar cada vez más en forma a medida que envejece.