Consejos para disfrutar del verano sin riesgos

Recomendaciones para darte unos chapuzones felices y sin sustos

image

(Foto: Getty Images)

¡Ya estamos en verano! Con la llegada de la época estival se abre la veda de piscinas y playas, lo que hace que aumente el riesgo de ahogamientos y de otras lesiones graves como los traumatismos craneoencefálicos y las lesiones medulares.

La mayoría de estos casos ocurren en jóvenes, al zambullirse en zonas con poca profundidad o al tirarse al agua desde una gran altura.

La lesión medular puede producir paraplejia (parálisis de los miembros inferiores) o tetraplejia (parálisis de los miembros superiores e inferiores). En muchas ocasiones, estas lesiones se producen por cometer imprudencias, adoptar conductas de riesgo o por un momento de relajación en la vigilancia de los padres o madres.

Sin embargo, estos peligros y riesgos se pueden evitar de forma muy sencilla, respetando las normas de seguridad y adoptando comportamientos para evitar los peligros y proteger nuestra vida.

En España fallecen cada año algo más de 450 personas por ahogamientos o lesiones en el medio acuático y más del 40 por ciento de los fallecidos tienen más de 65 años, según los últimos datos recopilados por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en Europa cada año fallecen por ahogamiento más de 5.000 personas con edades comprendidas entre los 0 y los 19 años. Además, las personas que sobreviven a un ahogamiento pueden quedarse con daño cerebral permanente. Otras lesiones graves que se pueden producir en los lugares de ocio en el agua son los traumatismos cráneoencefálicos y las lesiones medulares.

Pero este tipo de accidentes son prevenibles y para ello se deben extremar las precauciones.

En el caso de las piscinas, debemos asegurarnos, entre otras, de que cuenta con las adecuadas medidas de seguridad como socorrista y cercado perimetral.

En cuanto a los niños, la responsabilidad de sus padres; la del socorrista es el salvamento acuático cuando sea necesario. Por tanto, son ellos quienes deben vigilar a los menores en todo momento cuando estén en el agua o jugando cerca de ella, y no delegar esta responsabilidad en un niño más mayor. Si no sabe nadar o no nada bien es aconsejable que lleve un chaleco salvavidas para que pueda bañarse o practicar un deporte acuático. Pero ¡ojo! los flotadores hinchables no son recomendables.

Es muy peligroso correr por el borde de la piscina, podrías resbalar, caer al agua y lesionarte o lesionar a otros. Hay que enseñarles a jugar sin empujar ni tirar a otros bañistas al agua porque podrían golpearse la cabeza u otra parte del cuerpo con el borde de la piscina.

Y aunque es obvio si la piscina está cubierta con una lona no intentes meterte, ni saltar encima de ella, podrías caer al agua y luego no poder salir. También es muy peligroso tirar de las rejillas que cubren los desagües porque la fuerza de la succión es tan grande que puede tirar de tí y atraparte en el fondo.

En la playa se debe respetar el significado de las banderas: ¡nunca te bañes si está roja! Es aconsejable bañarse en playas con vigilancia y respetar siempre las indicaciones de los socorristas.

Un error muy común es pensar que a nosotros no nos pasará nunca nada. Sin embargo, nunca hay que sobre-estimar nuestra condición física. Ve siempre acompañado y si nadando te cansas, te encuentras mal o tienes dificultad para volver, nada de espaldas moviendo las piernas hasta llegar cerca de la orilla.

Recuerda que el consumo de alcohol antes del baño disminuye la capacidad de reacción ante un peligro y puede propiciar conductas que pueden poner en riesgo nuestra salud.

Bañarse de noche es muy peligroso: si ocurriera algo, nadie podría verlo, y tirarse de cabeza desde una gran altura en lugares de poca profundidad o sin conocer si existe algún obstáculo en el fondo puede producir lesiones muy graves.

Así que para tu seguridad en el agua, debes conocer la profundidad antes de sumergirte, ya que si la zona es poco profunda podrías producirte una lesión grave en la cabeza o en la espalda. También puedes provocarte una lesión grave en la cabeza o en la espalda si te tiras al agua desde balcones, árboles, puentes o trampolines.

Antes de meterte también deberías comprobar la temperatura, tanto si el agua esta muy fría o demasiado caliente (jacuzzis) puede ser perjudicial para tu salud.

Procura no estar mucho tiempo al sol, especialmente en las horas centrales del día. Utiliza una gorra para protegerte del riesgo de insolación y ponte crema de protección solar para que no te quemes la piel. Recuerda: debes renovar la aplicación cada 2 horas o después de salir del agua.

También te puede interesar:

Qué tienes que hacer (por tu salud) entre 4 y 8 semanas antes de irte de viaje al extranjero

Broncearse, ¿moda o salud?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente