Los consejos y el entrenamiento de antebrazos del exculturista y actor Lou Ferrigno

lou ferrigno
El entrenamiento de antebrazos de Lou FerrignoSteve Granitz - Getty Images

Lou Ferrigno se hizo famoso después de protagonizar en 1977 Pumping Iron. En los años 70, Lou era el mayor rival de Arnold Schwarzenegger en el escenario del culturismo y Mister Olympia. Aunque Lou no venció a Arnold en aquellos años, tenía incluso más masa muscular que el siete veces Mister Olympia.

Tenía un gran conocimiento sobre rutinas, dietas y entrenamientos y uno de sus puntos fuertes eran sus sólidos músculos del antebrazo. Lou Ferrigno conversó una vez con Greg Merritt y discutió su filosofía de entrenamiento. Mientras hablaba sobre el rango de movimiento y la necesidad de mantener el tiempo bajo tensión, Lou habló sobre el entrenamiento de su antebrazo. “Yo no era uno de esos tipos afortunados cuyos antebrazos crecían solo por sostener pesas”, comentaba el actor de El Increíble Hulk.

Ferrigno dijo que tuvo que esforzarse mucho para desarrollar sus antebrazos. Lou entrenaba los antebrazos tres veces a la semana, pero en su mayoría se limitaba a solo dos ejercicios, flexiones de muñeca con barra y flexiones invertidas. En lugar de cambiar entre diferentes ejercicios, Lou mantuvo la consistencia y se esforzaba para obtener repeticiones adicionales con cada serie. (Los mejores ejercicios para ganar músculo en los antebrazos).

Buscando el fallo muscular en los antebrazos

El exmíster universo dijo que entrenó con un compañero que cambiaba de peso para minimizar el descanso entre series. “Llego al fracaso muscular o casi al fracaso y luego mi compañero elimina el estrés suficiente para que yo haga 2 ó 3 repeticiones forzadas más”, dijo Lou.

Esas dos o tres repeticiones adicionales y el descanso mínimo entre series obligaron a los músculos del antebrazo de Lou a crecer. También habló sobre maximizar el tiempo bajo tensión al no bloquear las articulaciones con cada repetición. La tensión en el músculo se reduce cuando uno bloquea la articulación.

Si bien Lou Ferrigno pudo haber minimizado el descanso entre cada serie, destacó la necesidad de descansar después de un entrenamiento. Los entrenamientos de Ferrigno fueron intensos y descansó lo suficiente, incluidas "al menos ocho horas de sueño de calidad cada noche".