Consejos para cuidar tu sonrisa en verano

Por Ana Gómez Viñas
Photo credit: Getty

From Diez Minutos

Romper con los hábitos y las rutinas del año es lo más habitual en vacaciones, también en lo que afecta a la salud bucodental y periodoncia. Con frecuencia comemos fuera de casa: en la playa, en la piscina, en una excursión… Picamos a cualquier hora y nos saltamos la costumbre de cepillarnos los dientes tres veces al día.Los expertos recomiendan que aunque no tengamos la posibilidad de cepillarnos los dientes durante el día, el cepillado más importante es el de la noche. Lo aconsejable es lavarse los dientes durante dos minutos y prestar atención a los espacios interdentales.

Photo credit: Getty

Durante el verano, es frecuente el consumo de bebidas muy frías, refrescos, helados y granizados. También, café con hielo, té helado… Estas bebidas, algunas ricas en ácidos o en azúcares añadidos, pueden favorecer el aumento de la sensibilidad dental y también la coloración de los dientes.


Un kit de viaje

Los expertos recomiendan: mantener una dieta rica en frutas y hortalizas frescas, que contribuyen a elevar el aporte de antioxidantes, lo que ayuda a prevenir el efecto ácido de algunos alimentos. También es aconsejable llevar un kit de viaje para un cepillado después de comer; usar seda dental; y, si es posible, enjuague con un colutorio.

Controla la hipersensibilidad

Photo credit: Getty

En caso de tener sensibilidad dental, el consumo frecuente de comidas muy frías, como los helados, y bebidas con un pH ácido (zumos, refrescos, bebidas isotónicas o energéticas) puede agravar los síntomas. Si a esto sumamos el uso de un cepillo de dientes de cierta dureza o un cepillado incorrecto (apretar con fuerza contra dientes y encías), la sensación de sensibilidad dental va en aumento. Para controlar este problema, lo mejor es reducir el consumo de estos alimentos y usar una pasta dentífrica específica para dientes sensibles.

Vigila la hidratación


Photo credit: Getty

¿Por qué mantener una correcta hidratación nos ayuda a cuidar la boca? Porque un consumo escaso de agua puede provocar una disminución en la producción de saliva, que es la encargada de protegernos de las bacterias. Además, una correcta hidratación puede ayudar a que nuestra boca esté más protegida de la caries y de la erosión del esmalte.