En qué debes fijarte si quieres un teléfono para hacer buenas fotos

¿Qué debemos pedirle a la cámara de un smartphone? - Imagen: Charlote Butcher vía Unsplash

Aún no ha llegado el día en el que las cámaras de un móvil sean superiores a los modelos profesionales dedicados, pero es cierto que la industria ha avanzado tanto que para muchos (muchísimos), hoy en día, ya les basta con lo que ofrece su smartphone para hacer fotos. Y es que la telefonía móvil ha conseguido con el paso del tiempo cosas increíbles en este segmento, logrando ofrecer al usuario capturas que hace unos años eran impensables.

Eso no quita para que siga existiendo bastante desconocimiento sobre qué deberíamos pedirle a un teléfono a la hora de tener en cuenta su despliegue fotográfico: ¿es una cuestión de número de megapíxeles y ya? ¿existe un número mínimos de sensores en los que hay que fijarse?

Conocer las posibilidades de nuestro teléfono nos ayudará a hacer mejores fotos - Imagen- Luke Porter vía Unsplash

Como imaginarás todo es mucho más complejo que esto y existen múltiples factores a considerar, pero seguro que conocer ciertos consejos te ayudan a tener las cosas algo más claras a la hora de fijarte en las capacidades fotográficas de un teléfono.

Lo primero y más importante es que el número de megapíxeles no lo es todo. Muchos fabricantes destacan este dato para que resulte atractivo, pero lo cierto es que un mayor número de megapíxeles te permitirá obtener imágenes más grandes pero no necesariamente de mayor calidad. Tal es así que una cámara de 12 MP (que es un buen número y más que suficiente para muchas fotos) puede hacer mejores fotos que una de 41 MP.

Más importante por ejemplo es que el sensor principal disfrute de una buena luminosidad (es el número que se indica con la f/), de forma que a más bajo este número, significará que la cámara cuenta con una mayor apertura y por tanto capta más luz. Los teléfonos actuales rondan entre la f/2.0 y la f/1.8.

Una sola cámara también puede hacer grandes fotos, aunque cada vez es más raro encontrar teléfonos que solo incluyen una - Imagen: Jonah Pettrich vía Unsplash

Tampoco tener 5 cámaras en la espalda de tu teléfono conseguirá que hagas mejores fotos, pero no está de más conocer para qué sirven y qué podrás hacer con ellas. Lo habitual es que la gran mayoría de los teléfonos actuales tengan al menos un sensor principal y un “ultra” gran angular (que te permite capturas con más campo de visión). Luego podrás encontrarte con un teleobjetivo y/o un macro. De tener que elegir, es mucho más útil el primero, que te permitirá hacer zoom en ciertos escenarios sin perder calidad, que el segundo, que te deja hacer fotos muy de cerca a objetos -piensa, ¿cuántas veces haces ese tipo de fotos?

Un teléfono con dos sensores - Imagen: Mika Baumeister (vía Unsplash)

Aunque también se trata de algo que encontramos ya prácticamente en cualquier teléfono, también merece tener en consideración el modo Manual de la cámara. Con ella se podrán hacer ajustes personalizados que te permitirán elegir ciertas condiciones que con los disparos automáticos no son posibles. Lo dicho, prácticamente cualquier teléfono lo permite hoy en día, pero no está de más conocer las posibilidades de este modo al que se le puede sacar más partido del que uno piensa.

El tema vídeo suele ser tema aparte. Algunos smartphones están dedicando especial atención a la grabación del vídeo con sistemas de estabilización mejorados, lo que te permite grabar mientras te mueves sin que el temblor inevitable de nuestra mano se nota en al grabación (el de los nuevos iPhone 11 es bastante famoso). Incluso hay terminales con apps propias del fabricante (como es el casi del teléfono Sony Xperia 5 con su app Cinema Pro) que te permite controlar parámetros más “profesionales”, incluyendo perfiles y modos especiales de captura.

Lo más importante es saber cuáles son nuestras necesidades y preferencias a la hora de hacer fotos - Imagen: Eaters Collective vía Unsplash

Es difícil resumir todos los puntos a tener en cuenta en la cámara de un teléfono, pero posiblemente estos primero consejos básicos te ayuden a tener un mejor criterio a la hora de ser más selectivo sobre lo que un smartphone te ofrece a nivel fotográfico. Ya solo te quedará elegir la mejor opción, disparar y practicar (mucho).

Artículos relacionados: