Consejos para una alimentación óptima durante el embarazo

·5 min de lectura
Photo credit: SelectStock - Getty Images
Photo credit: SelectStock - Getty Images

La nutrición adquiere un papel fundamental durante el embarazo. A las necesidades especiales durante esta etapa para afrontar la gestación con reservas suficientes, se suma la influencia que la alimentación de la madre puede tener en el crecimiento y desarrollo del futuro bebé. Durante el embarazo, conviene prestar especial importancia a la ingesta de algunos nutrientes esenciales para favorecer una buena gestación y un desarrollo óptimo del bebé, según las recomendaciones de la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia), y tratar de limitar los alimentos con un alto contenido de azúcares o niveles de grasa de origen animal elevados. Además, también es recomendable informarse sobre la alimentación durante la lactancia materna.

DONNAplus, la marca de complementos alimenticios dirigidos al bienestar de la mujer de Laboratorios Ordesa, quiere celebrar el Día Mundial de Obstetricia y la Embarazada, que se celebra el 31 de agosto, brindándote algunos consejos para seguir una nutrición óptima durante el embarazo.

Asegurar la ingesta de ácido fólico

Photo credit: SDI Productions - Getty Images
Photo credit: SDI Productions - Getty Images

El ácido fólico es uno de los nutrientes esenciales durante el embarazo. Se puede encontrar principalmente en verduras de hoja verde (espinacas, espárragos verdes, brócoli, acelgas o lechuga), cítricos, aguacate, legumbres (lentejas, guisantes, garbanzos o soja), frutos secos y semillas o cereales integrales. Se recomienda su administración en la etapa preconcepcional y a diario, con el fin de reducir el riesgo de malformaciones congénitas. Una fruta rica en ácido fólico es el kiwi, con sus respectivos beneficios y propiedades.

Consumir una ración de pescado azul, dos o tres veces por semana

Photo credit: Sol de Zuasnabar Brebbia - Getty Images
Photo credit: Sol de Zuasnabar Brebbia - Getty Images

Para cumplir con los requerimientos de ácidos grasos Omega-3 durante el embarazo y la lactancia, debes consumir pescados azules, algunos frutos secos, semillas y algas. Éstas últimas son muy valoradas por su elevada tolerabilidad.

Evitar el déficit de yodo

Photo credit: Jamie Grill - Getty Images
Photo credit: Jamie Grill - Getty Images

Cada vez existen más evidencias sobre la importancia de este mineral durante el embarazo. En España, se calcula que aproximadamente una tercera parte de las embarazadas no consume la dosis diaria recomendada. El yodo contribuye a una correcta función de la glándula tiroides de la madre y a evitar alteraciones en el desarrollo neurológico del bebé. Principalmente se puede encontrar en la sal, mariscos o algunos pescados (bacalao, atún o almejas), en las algas, los lácteos, algunos cereales y en la mayoría de frutas. La ingesta recomendada es difícil de alcanzar en las embarazadas sólo a través de la alimentación si no consumen sal yodada. En estos casos, el especialista recomienda la suplementación antes de la gestación, durante el embarazo y la lactancia. Además, toma nota de todo lo que necesitas saber para disfrutar de un embarazo saludable.

Reforzar el consumo de alimentos con hierro

Photo credit: Westend61 - Getty Images
Photo credit: Westend61 - Getty Images

La OMS aconseja reforzar la ingesta de hierro durante esta etapa, con el objetivo de evitar la aparición de anemia durante el embarazo, ademas de seguir una dieta equilibrada que incluya alimentos ricos en hierro como carne roja, legumbres, tofu, pasas, dátiles, ciruelas, higos, albaricoques, patatas, brócoli, remolachas, vegetales de hoja verde, panes integrales o cereales. A veces, una de las causas de la anemia durante la gestación es la aparición de la regla en el embarazo.

Prevenir el déficit de vitamina D

Photo credit: cdwheatley - Getty Images
Photo credit: cdwheatley - Getty Images

El déficit de esta vitamina se asocia con un mayor riesgo de complicaciones durante la gestación como hipertensión gestacional y preeclampsia, diabetes gestacional o mayor riesgo de cesárea en el primer embarazo. Y en el bebé, se ha relacionado con bajo peso al nacer, retraso de crecimiento intrauterino o alteraciones en el desarrollo de los huesos. Por esta razón, se recomienda una suplementación durante el embarazo. Podemos encontrarla en lácteos y derivados, o en pescados azules, pero podemos consultar con un especialista para valorar la necesidad de suplementarla.

Photo credit: FatCamera - Getty Images
Photo credit: FatCamera - Getty Images

La SEGO aconseja consultar con un especialista médico que nos pueda dar las pautas necesarias para adaptar nuestra alimentación, ya desde la fase pre-gestacional y durante el embarazo y así asegurar el aporte óptimo de todos los micronutrientes necesarios para un embarazo feliz.

La nueva fórmula de DONNAplus Embarazo resulta de utilidad para cubrir el aumento de los requerimientos nutricionales durante el embarazo, siguiendo las últimas recomendaciones del Protocolo de Control del Embarazo de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO). Incorpora un alto contenido de ácido fólico en sal de glucosamina de elevada biodisponibilidad, sales queladas de hierro y zinc de alta tolerancia digestiva, además, de yodo, selenio y magnesio. También presenta DHA, un ácido graso Omega-3, procedente de microalgas, una fuente lipídica que destaca por su elevado grado de pureza y concentración, un suave aroma y sabor, y por su elevada biodisponibilidad y tolerancia digestiva. La nueva fórmula tiene un alto contenido en vitamina D, relacionada con el mantenimiento de los huesos y dientes en condiciones normales y el normal funcionamiento del sistema inmune, 8 vitaminas del grupo B, y vitaminas C y E. Además, no contiene gluten, ni lactosa, ni sacarosa.

Alimentos prohibidos en el embarazo

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images


Además de las recomendaciones antes mencionadas, también hay alimentos que es recomendable evitar durante el embarazo, ya que su consumo podría traer graves consecuencias sobre el futuro bebé. Las carnes o pescados poco cocinados, quesos no pasteurizados o la fruta y verdura mal lavada y desinfectada son algunos ejemplos.

Como es lógico, se debe evitar de forma rotunda el consumo de alcohol y tabaco, así como las bebidas energéticas. También es recomendable moderar la cantidad de sal y no superar los 5 g diarios. A pesar de cumplir con todos estos tips, puede que también sea necesario optar por complementos alimenticios o vitamínicos. En estos casos, siempre se ha de acudir al médico correspondiente para su recomendación.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente