El Consejo de Europa critica a España por el salto masivo de Melilla

Imagen de la valla de Melilla
Imagen de la valla de Melilla

Imagen de la valla de Melilla

La comisaria de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Dunja Mijatovic, criticó este martes a España por la gestión del salto masivo de la verja de Melilla el 24 de junio, en el que murieron al menos 23 personas, e insistió en que no debe contribuir a las violaciones de los derechos humanos cometidas por Marruecos.

En un comunicado con las conclusiones preliminares de la visita que hizo la semana pasada a España, y que incluyó un desplazamiento a esa ciudad fronteriza con Marruecos, Mijatovic carga contra las devoluciones en caliente a Marruecos de 470 migrantes “sin que se respetara ningún procedimiento legal”.

Además, considera que lo ocurrido ese día en la frontera de la ciudad autónoma muestra “la necesidad urgente de mejorar las medidas de responsabilidad y solidaridad entre los Estados miembros del Consejo de Europa”, el organismo del que depende esta comisaria y cuya misión es la defensa de los derechos humanos y el Estado de derecho.

Como ya lo había hecho el pasado 1 de julio cuando reclamó al ministro español del Interior, Fernando Grande-Marlaska, una investigación en profundidad sobre esa tentativa de salto masivo de la verja en la que participaron cerca de 2.000 migrantes, Mijatovic fija un marco para lo que debería ser la cooperación con Marruecos.

“Aunque todos los Estados tienen derecho a controlar sus fronteras y a cooperar con otros Estados para hacerlo, esto debe hacerse en plena conformidad con todas las normas internacionales de derechos humanos”, subrayó.

Sobre todo, insiste en que al igual que los otros miembros del Consejo de Europa, España “no debe contribuir directa o indirectamente a las violaciones de los derechos humanos con medidas adoptadas en su cooperación con terceros países”.

Una forma de decir que no puede delegar en Marruecos actuaciones policiales que vulneran esos derechos básicos.

Pero más allá de los hechos de ese 24 de junio, el diagnóstico de la comisaria del Consejo de Europa, que visitó el perímetro fronterizo de Melilla, donde se entrevistó con la delegada del Gobierno, Sabrina Moh, con el presidente de la ciudad autónoma, Eduardo de Castro, y con altos cargos de la Policía Nacional y la Guardia Civil, es particularmente severo con la posibilidad real de solicitar asilo allí.

Su conclusión es que “en la práctica, no parece haber otra forma de entrar en Melilla y solicitar protección a las autoridades más que nadando o saltando la valla, arriesgando la vida”.

Por eso pide que ese problema sea abordado “de manera integral para asegurar que las personas que necesitan protección puedan acceder al territorio por vías legales y seguras”.

Mijatovic, que también abordó durante su visita en España con diferentes autoridades otras cuestiones referidas a los derechos sociales o sexuales, se entrevistó entre otros con los ministros de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá; Justicia, Pilar Llop, y Exteriores, José Manuel Albares.

No le recibió, sin embargo, Grande-Marlaska, que está en el centro de la tormenta política por ese salto masivo de la valla en Melilla en junio. En el departamento de Interior se entrevistó con ella el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

También te puede interesar...