El consejo de Chicho Ibáñez Serrador a Marta Sánchez para triunfar hoy estaría en tela de juicio

·5 min de lectura

Por Mike Medianoche.- Esta semana Televisión Española ha cumplido 65 años desde su primera emisión y para ello se han emitido entregas especiales de Viaje al centro de la tele y de Lazos de sangre. En el caso de este último programa, el cual presenta Boris Izaguirre, el contenido giró alrededor de la figura del insigne Narciso ‘Chicho’ Ibáñez Serrador, creador de formatos que cambiaron nuestra pequeña pantalla como la serie Historias para no dormir, el concurso Un, dos, tres, responda otra vez y el programa divulgativo Hablemos de sexo, por citar algunos ejemplos.

En el programa hablaron muchos de los artistas cuya carrera despegó de la mano de Chicho, como Silvia Marsó, Lydia Bosch o la propia Mayra Gómez Kemp, a la que convirtió en la primera mujer al frente de un concurso no ya en España sino en el mundo. También se pasó por allí Marta Sánchez, a pesar de que nunca tuvo una calabaza Ruperta entre sus manos, ni multiplicó por 25 pesetas las respuestas acertadas por los concursantes, sí que le debe mucho a Ibáñez Serrador y al Un, dos, tres, pues el creador del concurso supo ver su lado más sensual. “Aunque no lo sepa España, fue el creador de esa sex symbol que decían que había en mí”, reconocía la intérprete de ‘Desesperada’.

Habría que remontarse al año 1986 para ver la primera aparición de Marta Sánchez en el programa; junto con el grupo Olé Olé, del que era vocalista, acudió a cantar el tema ‘Lili Marlen’ en una entrega dedicada a la juventud (cada capítulo tenía una temática concreta). Entonces Marta apareció vestida con unas medias tupidas, un pelo rubio con raíces negras muy cardado y un gran chaquetón de pieles que tapaba su piel casi al completo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Un año después, en 1987, se programó una entrega dedicada a Berlín, y Chicho volvió a contar con el grupo para cantar de nuevo la misma canción, que iba como anillo al dedo. Pero se decidió entonces enseñar una Marta Sánchez muy diferente a la de las pieles. 

No me acuerdo qué llevaba, creo recordar que era un traje de charol color morado y me dijo no, no, con eso no va a salir Marta”, recordaba Sánchez en Lazos de sangre. Así, le aconsejó ir con él a vestuario y eligieron otras prendas mucho más atrevidas. “Y fue el famoso top de cuero con la minifalda, que era más bien un cinturón que una minifalda. Fue un boom, porque en esa época no sé si nadie, pero casi nadie vestía tan sexy”.

Pues aquí está, por si alguien tampoco lo recordaba como Marta:

Desde entonces la imagen de Marta Sánchez se convirtió en un mito erótico de nuestro país, llegando incluso a posar en revistas como Interviú. Ella aprendió a explotar bien su encanto natural, y le cogió el gusto a vestir más corto o a lucir generosos escotes. Como curiosidad, tan icónica fue aquella actuación con la minifalda que incluso fue replicada en Tu cara me suena cuando Rocío Madrid pasó por el clonador en la última temporada que pudimos ver.

Sin embargo, con ojos de hoy, resulta muy llamativo que el director de un programa de televisión le dijese a una cantante que vendía miles de discos cómo debía vender. Porque algo estaba claro: a Chicho le gustaban mucho las mujeres, y si eran enseñando pierna por televisión, mucho más. El propio hijo de Ibáñez Serrador, Alejandro Ibáñez Nauta, dijo en Lazos de sangre que a su progenitor le gustaban todas, sin importar el físico.

Sería fácil tildar a Chicho como un hombre machista, fruto sin duda de su tiempo. Él instauró la figura de la azafata o secretaria de televisión que era más bien un florero bonito. En el primer programa de Mayra, allá por 1982, una azafata veterana le dio el relevo a una nueva y al entregarle de forma simbólica las gafas le regaló un consejo: “Una, que cada vez en el camerino te subas un poco más la falda, y otra, que mastiques un poco más de chicle cada vez que hables”. Un consejo, dicho por una mujer a otra, que hasta da escalofríos en la actualidad.

El director Narciso Ibáñez Serrador
El director Narciso Ibáñez Serrador "Chicho" durante el Un dos tres (Radialpress, Gtres)

Sin embargo, si analizamos la historia del Un, dos, tres, veremos que Chicho hizo mucho por la integración de la mujer en la televisión. Durante la citada etapa de Mayra el programa estuvo llevado íntegramente por mujeres: Mayra presentaba (y como dijimos se convirtió en una pionera a nivel mundial), las hermanas Hurtado ejercían de Tacañonas o parte negativa del programa, y todo el equipo de secretarias eran mujeres. Los hombres no aparecían más que en la parte final, la conocida subasta, y como cómicos.

Del mismo modo, supo aprovechar el potencial de esas azafatas y secretarias para convertirlas en auténticas estrellas de la televisión. Cada vez les dio un peso mayor, presentando pequeñas pruebas dentro del concurso, permitiéndoles cantar con su voz todo tipo de números musicales y orquestando puestas en escena propias de un gran musical. Rompió con la figura de la mujer florero (que ciertamente él había potenciado), y gracias a eso consiguieron despuntar las mencionadas Silvia Marsó y Lydia Bosch, pero también Paula Vázquez, Nina o María Abradelo, por citar algunos ejemplos.

Desconocemos qué habría sido de Marta Sánchez si Chicho no le hubiera cambiado el vestuario; habría sido una gran cantante, sí, pero sin duda con una proyección muy diferente. Sea como fuere, lo que está claro es que no hay que juzgar con ojos de hoy las cosas que sucedían en nuestro país (y nuestra televisión) hace 20 o 30 años. Y más cuando la persona que dio un consejo que podría calificarse de machista hizo tanto por la integración de la mujer en un ámbito laboral tan dominado por el hombre como es la televisión.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente