El consejo de belleza que Cindy Crawford dio a Kaia Gerber que todas hubieramos querido recibir

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

Kaia Gerber ha querido seguir los pasos de su madre, la icónica Cindy Crawford, en la industria de la moda. La joven modelo ha comenzado a despuntar en la industria realizando sus primeros desfiles y los diseñadores han reconocido su innegable talento. Sus éxitos van más allá y también ha protagonizado campañas de lujosas firmas de belleza. Sin embargo, Kaia cuenta con una gran ventaja respecto a su progenitora y es que en ella tiene una guía que le puede brindar los más valiosos consejos tras su gran trayectoria en el mundo de la moda.

Photo credit: LOIC VENANCE - Getty Images
Photo credit: LOIC VENANCE - Getty Images

La belleza de la joven es indiscutible y su rostro se ve sublimado por los productos de lujo que las firmas ponen a su alcance, estos en las manos de los grandes profesionales que los aplican, cobran todo su valor. Además de esto, el rostro de Kaia tiene un claro sello de identidad que le aporta gran personalidad: sus cejas. Tienen una forma bastante curvada, son gruesas, pero están muy definidas. A pesar de que las últimas tendencias marcan la vuelta de las cejas finas, Kaia se mantiene fiel al diseño natural de las suyas y esto le aporta una diferenciación y mayor singularidad como modelo.

Photo credit: Bruce Glikas - Getty Images
Photo credit: Bruce Glikas - Getty Images

Pero la decisión no es fruto de la casualidad, pues en una reciente entrevista a la edición británica de la revista In Style, la hija de Cindy Crawford reveló algunos detalles de esas conversaciones madre-hija, veterana-principiante, que tienen con asiduidad. Entre las indicaciones que le ha brindado su madre, la joven atesora con especial mimo un par de ellas: "Dos de los consejos más importantes que me dio mi madre fueron que nunca me tocara las cejas y que me inclinara hacia una apariencia más natural", explica la modelo en la publicación.

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

Y es que Cindy Crawford sabe muy bien de lo que habla, pues el punto álgido de su carrera coincidió con una etapa, los años 90, en la que las cejas se redujeron a la mínima expresión a base de depilación. Los expertos coinciden con la top de los 90 y desaconsejan estas depilaciones de raíz tan drásticas, pues hacerlo en repetidas ocasiones puede debilitar el folículo piloso en el que nace el pelo, dando lugar a que no crezca más el vello. Esto, teniendo en cuenta que las modas son cambiantes y en cuestión de unos cuantos años podemos pasar de las cejas pobladas que Cindy lucía en los 80 a las finas de los 90, no es recomendable.

Intentar volver a una ceja más gruesa, cuando se han aplicado durante años métodos de depilación de cejas de raíz, pasa en muchas ocasiones por procedimientos de reconstrucción de la misma. Aquí entran en juego técnicas actuales como el microblading, la micropigmentación y la otros procedimientos que se han ido derivando de estos dos para obtener resultados realistas y adecuados a lo que cada cliente necesita.