¿Conoces el test que detecta las lesiones precursoras del cáncer de colon?

Mónica De Haro

Es un método sencillo y útil para la detección temprana del cáncer de colon. El grupo de ‘riesgo medio’ (hombres y mujeres entre 45 y 70 años) es el que más beneficiado sale; entonces ¿por qué rehúsan hacerse la prueba?

La baja participación y el rechazo a realizar el test de sangre oculta en heces sigue siendo un problema en España, lo que afecta a la detección temprana del cáncer del colon. (Foto: Getty)
La baja participación y el rechazo a realizar el test de sangre oculta en heces sigue siendo un problema en España, lo que afecta a la detección temprana del cáncer del colon. (Foto: Getty)

La Alianza para la Prevención del Cáncer de Colon, en la que participan 14 asociaciones (sociedades científicas, asociaciones de pacientes y organizaciones no gubernamentales), promueve la prevención y la detección precoz como las principales herramientas para combatir este tipo de tumor, que si se detecta a tiempo puede curarse en el 90 por ciento de los casos.

Por ello, la recomendación de los expertos de la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD) para la población es participar en los programas institucionales de cribado de la comunidad donde se resida si se tienen más de 50 años o si se forma parte de los grupos de riesgo.

En este sentido, los programas de cribado tienen como principal objetivo la detección de las lesiones precursoras (los pólipos) y el tratamiento de los mismos, así como el diagnóstico del cáncer en estadios precoces, antes de la aparición de los síntomas, facilitando un tratamiento mucho más fácil y eficaz de la enfermedad.

En España el cáncer colo-rectal (CCR) es el tumor maligno más frecuente, si sumamos hombres y mujeres, diagnosticándose cada año más de 40.000 nuevos casos, y es la segunda causa de muerte por cáncer en España y en Europa.

A nivel nacional, en el 2014 murieron 9244 hombres y 6205 mujeres por CCR. Según la Unión Europea de Gastroenterología (UEG) un europeo muere por este cáncer cada 3 minutos. Mientras que en EEUU, un estudio reciente mostró que el mayor aumento se observa en adultos jóvenes, de los 20 a los 29 años.

(Foto: Thomas Barwick - Getty Images)
El cáncer de colon es el más frecuentemente diagnosticado en España, siendo el segundo en mujeres, después del cáncer de mama, y el tercero en frecuencia en hombres, después del de pulmón y próstata. (Foto: Thomas Barwick – Getty Images)

El CCR es un problema sanitario muy importante, estudios recientes muestran que la tendencia es que su incidencia siga aumentando, en gran medida debido a la influencia de factores de riesgo muy vinculados al estilo de vida. La incidencia en 2017 ha sido de 44.332 casos/nuevos/año, lo que supone unos 1.023 diagnósticos nuevos cada semana y 144 casos/día.

Entre los principales factores destacan la edad (las probabilidades se incrementan a partir de los 50 años), los antecedentes familiares de cáncer de colon o de recto, haber padecido ya algún otro tipo de tumor (adenomas o cáncer de colon) u otras patologías digestivas como la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (Colitis Ulcerosa o Enfermedad de Crohn), así como algunos síndromes hereditarios. “Aumenta el riesgo cuando el familiar afecto es un familiar directo (padre, madre o hermanos), cuánto más joven es la persona que padece el cáncer y cuántos más familiares haya con esta enfermedad”, explica la Dra. Mileidis San Juan Acosta, especialista de la FEAD.

La ausencia de síntomas en las fases precoces de su desarrollo es el motivo por el que muchos pacientes no consultan hasta que la enfermedad se encuentra ya en estadios avanzados.

El 90 por ciento de los casos de CCRl se presenta en personas mayores de 50 años. El diagnóstico precoz, entre las mujeres y los hombres de 50 a 69 años sin antecedentes personales o familiares de cáncer, se realiza recogiendo en casa una pequeña muestra de heces, que posteriormente se analizará para saber si hay sangre.

Obtener un resultado negativo en la prueba indica que es muy poco probable que tenga cáncer de colon, y habrá que repetir la prueba cada dos años.

En cambio, si el resultado es positivo es imprescindible evaluar el colon mediante una colonoscopia (en este vídeo la especialista explica todo lo que hay saber sobre esta prueba), la cual se realiza con sedación y cuyo riesgo de complicaciones es muy bajo.

Según los datos disponibles, la implementación de programas poblacionales de cribado, ahorra recursos al sistema sanitario, ya que evita el diagnosticar muchos CCR en estadios avanzados.

Actualmente las 17 Comunidades Autónomas cuentan con un programa de cribado, más o menos consolidado. Es importante recordar que los programas solo son efectivos si la población los conoce y participa activamente en ellos. Aún hoy, existe entre la población general un gran desconocimiento sobre el CCR y sobre las medidas de prevención como el cribado y en concreto el test de sangre oculta en heces, como método sencillo y útil para detectar precozmente este cáncer.

“Gracias al cribado no solo se identifican las lesiones existentes de forma precoz, sino que se evita que los pólipos se conviertan en tumores malignos. Según los datos disponibles, una vez realizado el test, se estima obtener sangre oculta en heces positiva entre 5-8 por ciento de las pruebas realizadas, y es solo a este grupo a quienes se les indica un paso más de control con la colonoscopia. De estas colonoscopias, entre un 40 y un 50 por ciento presentan pólipos o lesiones precancerosas, que según sus características pueden tratarse durante dicho procedimiento”, explica la Dra. Acosta.

El desconocimiento es en sí mismo un factor de riesgo, ya que hace que las personas no sean conscientes de las posibilidades que tienen de evitar una enfermedad grave.

La baja participación y el rechazo a realizar el test de sangre oculta en heces sigue siendo un problema en España, lo que afecta a la detección temprana del cáncer del colon. Las principales excusas tienen que ver con la incomodidad de hacer algo que se sale de la rutina y con el miedo de afrontar lo que significa un test de sangre oculta en heces positivo

Existen numerosos motivos –que van desde el miedo a causas sociales y culturales– que disuaden a muchas personas de hacerse las pruebas. “La situación ha mejorado bastante en los últimos años, pero todavía existen ciertas barreras y es necesario entender que los beneficios globales de un programa de detección precoz se obtendrán a largo plazo”, ha señalado el Dr. Josep Maria Augé, especialista en Bioquímica Clínica, consultor del Servicio de Bioquímica y Genética Molecular del Centro de Diagnóstico Biomédico del Hospital Clínic de Barcelona y representante de la la Sociedad Española de Medicina de Laboratorio (SEQC).

“A pesar de los esfuerzos de los gestores y de todo el personal vinculado con los programas de detección precoz, todavía es necesario acercarse más a la población, además de convencer a la administración de la necesidad de invertir de forma adecuada en los programas de detección precoz”, ha añadido.

Es muy importante escuchar a tu cuerpo
Gran parte de los casos de CCR podrían evitarse si se actúa sobre los factores de riesgo vinculados al estilo de vida. En este sentido se ha demostrado que evitar el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol, asociados a un programa de actividad física regular y una alimentación equilibrada, rica en frutas y verduras y baja en carnes rojas y alimentos procesados, pueden disminuir el riesgo de presentar esta enfermedad.

Consumir <span>ciertos vegetales (cebollas, col, brócoli, ajos y puerros) puede reducir la inflamación intestinal y el riesgo de cáncer de colon</span>, según <span>un estudio publicado en el Asia Pacific Journal of Clinical Oncology. </span>(Foto: Getty)
Consumir ciertos vegetales (cebollas, col, brócoli, ajos y puerros) puede reducir la inflamación intestinal y el riesgo de cáncer de colon, según un estudio publicado en el Asia Pacific Journal of Clinical Oncology. (Foto: Getty)

La presencia de antecedentes familiares de CCR, especialmente cuando aparece en familiares cercanos y a edades jóvenes, constituyen un factor de riesgo que debe alertar sobre la necesidad de consultar al médico, quien indicará la pauta de actuación y las medidas de prevención más recomendables.

¿Hay algún indicio?

En las primeras etapas del cáncer de colon, las personas a menudo no presentan síntomas. Esta es la razón por la cual la evaluación regular que comienza a los 45 años (y antes para aquellos con factores de riesgo) es una inversión importante en tu salud. Es importante tener en cuenta, también, que los síntomas que se mencionan a continuación no son, de ninguna manera, un indicio de “diagnóstico de cáncer de colon”. De hecho, podrían indicar otro problema en los intestinos, como una infección (por ejemplo, diverticulitis aguda), hemorroides o inflamación (por ejemplo, enfermedad de Crohn). Por eso resulta de vital importancia ser evaluado por tu médico.

En todo caso, los cambios en los hábitos intestinales pueden ser muy reveladores. Por eso es importante estar alerta ante cualquier cambio en su patrón normal de movimientos intestinales.

  • Un cambio persistente (más de unos pocos días) en la frecuencia (la forma y el color) de las heces es un signo potencial de cáncer de colon.

  • Tener la sensación persistente de que se necesita tener una evacuación intestinal aún acabando de hacerlo.

  • Sufrir episodios más o menos continuos de estreñimiento intermitente (alterno) y diarreas. Esto puede ocurrir cuando hay una obstrucción parcial en el intestino debido a un tumor.

  • Malestar abdominal: el dolor abdominal, los cólicos o los calambres puede ser una señal.

  • Gas e hinchazón: Los factores desencadenantes de la dieta (por ejemplo, las bebidas carbonatadas, los productos lácteos y los alimentos ricos en fibra) y los trastornos digestivos (por ejemplo, la enfermedad inflamatoria intestinal) son los culpables más comunes. Y aunque es normal que pase gas por el intestino hasta 23 veces al día, el exceso puede ser un signo de cáncer de colon. Si el gas y la hinchazón se deben al cáncer de colon, tienden a ser síntomas tardíos causados ​​por un tumor obstructivo en el colon. La hinchazón también puede deberse a la propagación del cáncer a los ganglios linfáticos cercanos.

  • Náuseas y vómitos. Es importante recordar que la aparición de náuseas y vómitos solo, sin otros síntomas de cáncer de colon, es una indicación poco probable de cáncer. Hay muchas razones para sentirse mal y vomitar. Dicho esto, si las náuseas y los vómitos se acompañan de otros signos preocupantes, como estreñimiento, calambres abdominales y / o distensión abdominal, el cáncer de colon puede ser la causa.

¿Eres reacio a este tipo de pruebas o te someterías al test si tuvieras estos ‘síntomas’?

También puede interesarte:

Este es el cáncer (evitable) que más preocupa a los oncólogos

La dieta que puede reducir el riesgo de cáncer

Si te suenan las tripas y no es por hambre

Depende de ti, vivir una década más o morir de forma prematura

¿Qué relación hay entre la comida y el cáncer de mama?

7 pilares anticáncer que reducen (en un 40 por ciento) la posibilidad de padecerlo

6 síntomas que ellos no deben ignorar