Confirmada 'Matrix 4' con Keanu Reeves y Carrie-Anne Moss

Por Rafael Sánchez Casademont
Photo credit: Warner Bros.

From Esquire

Matrix solo es de 1999 y, a pesar de ello, ya es todo un clásico. La película no se olvida, eso de la pastillita roja o azul o lo de Neo esquivando balas jugando al limbo, se te queda en la memoria. Además, hay que verla para poder pensar, con razón o paranoia, que la posibilidad de que vivamos en Matrix es real. La película que acabó el siglo XX es una gran película y por eso no hace falta recordarla muy bien para acordarse perfectamente de ella. La cosa cambia con Matrix Reloaded, de la que solo vislumbramos la escena de Neo luchando contra decenas de Agentes Smith, y Matrix Revolutions, que a saber de qué leches iba eso.

Variety acaba de confirmar que, 20 años después de la primera, Lana Wachowski (esta vez sin su hermana Lilly) escribirá y dirigirá una cuarta entrega del universo. La noticia nos parecería un bluff, otro semiproducto explota nostalgia de Hollywood para sacar algo de dinero, si no fuese porque volverá Carrie-Anne Moss como Trinity y Keanu Reeves como Neo. No es que la cosa ahora sea distinta pero ¿A quién no le gusta que ese dúo se reúna dos décadas después?

Toby Emmerich, uno de los mandamás de Warner Bros. hablaba así del regreso del universo con una de sus creadoras originales:

No podríamos estar más contentos con la vuelta de Lana a 'The Matrix'. Es una verdadera visionaria, una voz singular y creativa, y estamos encantados de que esté escribiendo, dirigiendo y produciendo este nuevo capítulo del universo Matrix.

Dejando para otro artículo eso de que las películas y las trilogías han desaparecido, ahora solo hay capítulos de universos, Lana Wachowski defendió la necesidad de la vuelta de esta distopía filosófica y existencialista.

Muchas de las ideas que Lilly y yo exploramos hace 20 años sobre nuestra realidad son aún más relevantes hoy. Estoy muy contenta de tener estos personajes de vuelta en mi vida y agradecida por tener la oportunidad de trabajar con mis brillantes amigos y compañeros.

Pero, a ver, no es que no nos emocione este proyecto. De hecho, tiene posibilidades de ser más que interesante. Sí Matrix triunfó en los albores de la era tecnológica doméstica puede llegar aún más lejos en la dictadura del smartphone. No es eso, de verdad. Pero ¿no demostró la anterior trilogía que, si nos gustaba tanto la primera y tan poco las otras dos era precisamente por la imposibilidad de estirar más esa idea? Si la primera triunfó fue por la contundencia y sencillez de su base, ese despertar de un mundo simulado era una apuesta simple, muy atractiva, pero frágil. El estirar ese chicle ya dilapidó la carrera de sus creadoras, de Carrie-Anne Moss y la del pobre Keanu, que ha tardado 15 años en volver a robarnos el corazón a todos.

No nos engañemos, si ha triunfado El rey león con gatos tan realistas como inexpresivos, a los que les suenan voces encima sin que parezca que nada tenga que ver con ellos, sobre un horrible fondo color tierra, Matrix 4 debería ir bien. Aun no se sabe si regresará Laurence Fishbourne como Morfeo ni tampoco Hugo Weaving como el Agente Smith, pero con Trinity y Neo debería bastar. Si a esto le sumamos las mejoras tecnológicas en los efectos especiales la cosa parece bien encaminada. Pero ¿la historia tiene algo más que dar tras agotarse en las dos secuelas? ¿En la era del hackeo, las webcams y los rodajes sobre pantallas verdes con qué puede sorprender Matrix 4?

Photo credit: Warner Bros.