Las confesiones de Sharon Stone dejan en evidencia la cosificación sufrida en Hollywood

Cine 54
·4 min de lectura

Sharon Stone no se ha cortado un pelo a la hora de denunciar el trato cosificante que recibió a lo largo de su carrera en Hollywood. La actriz de 63 años publicará el próximo 30 de marzo The Beauty of Living Twice, un libro donde recoge sus memorias y relata incómodos momentos vividos en su carrera, tratos denigrantes por parte de directores y productores o cómo fue engañada durante el rodaje de Instinto Básico. Aunque el volumen todavía no ha salido a la venta, Vanity Fair ha publicado varios fragmentos en donde se dejan entrever estas confesiones.

Sharon Stone (Jordan Strauss; Gtres)
Sharon Stone (Jordan Strauss; Gtres)

En uno de sus relatos Stone revela cómo un productor la llevó a su oficina y le sugirió que se acostara con su coprotagonista para generar más química en la película. No revela ningún nombre, pero admite que tras negarse la industria pasó a etiquetarla como actriz “difícil”. "Insistieron en este actor cuando no pudo sacar una escena completa en la prueba .¿Ahora piensan que si me follo con él, se convertirá en un buen actor? Nadie es tan bueno en la cama”, explica.

También confiesa que su antiguo agente incluso llegó a decirle que nadie la contrataría por no ser “fo**able” y que un director con el que trabajó, al que simplemente se refiere como un “candidato del #MeToo”, rechazó grabarla porque “se negaría a sentarse en su regazo”. Y admite que el estudio no movió ni un dedo.

Tampoco le fue fácil obtener su mítico papel como Catherine Tramell en Instinto Básico de Paul Verhoeven. Stone declara que tuvo que luchar con uñas dientes durante meses para que le hicieran una prueba para el papel. "Ya había hecho Desafío Total con Paul, pero Michael Douglas no quería probar conmigo", confiesa Stone. "Oye, yo no era nadie comparado con él, y esta era una película muy arriesgada. Así que Paul probó conmigo y siguió con mi prueba después de todas los demás”, continúa la actriz.

Stone explica que después de que otras 12 actrices rechazaran el papel de Catherine, Michael Douglas accedió a trabajar con ella, aunque también reconoce que aprendió mucho trabajando con el actor y que a día de hoy siguen siendo amigos. Aunque Instinto Básico le trajo más quebraderos de cabeza. Ya había hablado anteriormente de este incidente, pero en sus memorias vuelve a recordar cómo fue rodar la mítica escena del cruce de piernas. Según relata, la primera vez que tuvo ocasión de ver esa secuencia fue en un cine rodeada de gente, después de que le hubieran asegurado que en la película no se vería nada. “Así fue como vi la toma de mi vagina por primera vez, mucho después de que me dijeran: «No podemos ver nada, solo necesito que te quites las bragas porque el blanco refleja la luz, así que sé que las tienes puestas»”.

La actriz afirma que tras ver la escena abofeteó a Verhoeven y llamó a su abogado, quien le aseguró que podía presentar una demanda contra la película y cancelar su estreno. "Después de la proyección le conté a Paul las opciones que Marty me había presentado. Por supuesto, negó con vehemencia que tuviera opciones. Yo era solo una actriz, solo una mujer; ¿qué opciones podía tener?", admite. "Pero tenía opciones. Así que pensé y pensé y decidí permitir esta escena en la película. ¿Por qué? Porque era correcta para la película y para el personaje; y porque, después de todo, lo hice", concluye Stone.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Sin embargo, Paul Verhoeven desmintió estas declaraciones en una entrevista con Empire en 2017. El director afirmó que la actriz conocía sus intenciones desde un principio, que no hubiera sido posible hacer esa toma sin que lo hubiera sabido. Además, a petición de Stone dejó la grabación de la escena para el final del rodaje y se grabó en muy pocos planos con la sola presencia del director de fotografía, el encargado de sonido y el supervisor de guion.

Lo cierto es que Instinto Básico consagró a Sharon Stone como una estrella en Hollywood y la impulsó a obtener su primera nominación a los Globos de Oro, un éxito fue reafirmado cuando en 1995 obtuvo su primer Óscar tras trabajar con Martin Scorsese en Casino.

Después se la pudo ver protagonizar producciones como Rápida y Mortal, Diabólicas, Un mundo a su medida, Esfera, Círculo de engaños, Beautiful Joe o La Casa, mientras que en 2006 volvió a ponerse bajo la piel de Catherine Tramell en Instinto Básico 2: Adición al riesgo, aunque esta vez bajo las órdenes de Michael Caton-Jones y no de Paul Verhoeven.

Más historias que te pueden interesar: