Los conejos de América del Norte tienen su propio virus del que preocuparse y que amenaza su existencia

Mientras el mundo entero hace frente al coronavirus para intentar frenar su contagio, la naturaleza hace frente a otro que se extiende casi con la misma rapidez y que está poniendo en jaque a la población de conejos en América del Norte amenazando su existencia. A día de hoy, la preocupación sobre sus efectos es creciente, pero se desconoce cuál puede ser su evolución por la falta de datos.

La población de conejos silvestres de América del Norte se está viendo amenazada por un virus que se propaga sin control. (Foto: Education Images/Universal Images Group via Getty Images)

La enfermedad que trae de cabeza a los ecólogos es, según detallan en CNN, es una cepa de la conocida como enfermedad hemorrágica viral del conejo (RVHD, en sus siglas en inglés) y de la que se ha detectado su presencia recientemente en zonas del oeste de Estados Unidos. Los primeros casos que llamaron la atención de los expertos fueron los aparecidos en conejos salvajes del sur de Nuevo México a principios de marzo. Después se detectaron casos cerca de El Paso (Texas), Arizona, Colorado y, en mayo, el virus había llegado a California.

Sin cifras oficiales de animales afectados, lo que se puede leer en la página del Departamento de Pesca y Vida Silvestre de California es que esta es una enfermedad que afecta a conejos, liebres y picas (también conocidas como liebres silbadoras o conejos de roca). Los efectos que producen en los especímenes contagiados son inflamación y sangrado interno. El problema reside en que no se detecta hasta que ya es demasiado tarde para el animal, una vez ha muerto, y la facilidad con la que se propaga.

La enfermedad hemorrágica viral del conejo no afecta a los humanos, pero el hecho de que sea relativamente reciente hace que, como está ocurriendo con el coronavirus, se sepa poco de ella y de la forma de controlarla y hacerle frente. De ahí la comparación que hacen algunos expertos. Matt Gompper, ecólogo de enfermedades y jefe del Departamento de Peces, Vida Silvestre y Ecología de Conservación de la Universidad Estatal de Nuevo México, ha señalado en declaraciones a la CNN las similitudes entre ambas enfermedades.

Además de la rapidez de contagio, ha comentado también el hecho de que de ambos virus se cree que han “saltado” de una especie a otra. En el caso de la Covid-19, de un animal al ser humano. En el de la RVHD el origen habría estado en los conejos domésticos pasando de estos a los salvajes. La dificultad de controlarla está provocando que quienes deben hacerle frente tengan poco margen de maniobra.

Una de las teorías que se barajan es que el origen de la enfermedad esté en los conejos europeos, conocidos como comunes. Se trata de la especie más vendida en Estados Unidos como mascota, según explicó Gompper a la CNN. Lo que no está claro aún es cómo habría saltado de los domésticos a los salvajes y como llegó el tipo 2 al país. Pero, de momento, todo son hipótesis en estudio.

Uno de los problemas al que se enfrentan los ecólogos en las falta de datos objetivos, pero alertan del peligro de que siga extendiéndose sin control. De no ponerle freno el problema no se constreñirá a los conejos, sino que puede afectar a su ecosistema.

Si la población de estos animales se ve reducida de manera considerable sus depredadores perderán una importante fuente de alimentación. “Los conejos, donde quiera que se encuentren, tienden a tener un impacto relativamente sólido en su entorno porque son herbívoros primarios. Si el impacto del virus será tal que veremos cambios ecológicos muy drásticos como efecto, eso aún se desconoce”, aclaró Gompper.

Más historias que te pueden interesar: