La condición de la piel por la que salen ronchas en forma de líneas al mínimo roce

Detalle del brazo de una mujer que padece una afección de la piel llamada dermografismo o
Detalle del brazo de una mujer que padece una afección de la piel llamada dermografismo o "escritura en la piel", que consiste en una tendencia exagerada a la producción de habones en la piel cuando esta se rasca. Se trata de un tipo de urticaria común y benigno que produce líneas rojas e inflamadas al rascarse. Aunque no es grave, puede ser incómodo. (Foto: Getty)

Cuando la presión moderada sobre la piel da lugar a la aparición de ronchas o habones en la piel puede indicar la existencia de un trastorno conocido como 'dermografismo'.

Así lo explica la doctora Marta Ferrer Puga, jefe de Alergología e Inmunología de la Clínica Universidad de Navarra (CUN): "Hay un tipo de urticarias que se denominan urticarias físicas que se producen en la zona en la que la piel entra en contacto con algún estímulo físico como frío, vibración, presión, agua, exposición al sol, etc. La más frecuente de este grupo se denomina "dermografismo", que se produce tras el roce o rascado".

Se trata de un trastorno infradiagnosticado que puede conllevar otras manifestaciones. Por ejemplo, puede generar mucho picor. De hecho, este suele ser el síntoma inicial, pero después, como consecuencia del rascado, surgen ronchas con trayectos lineales que representan los trazos que el afectado se ha hecho al frotarse la piel. De ahí que el dermografismo también se conozca como "escritura en la piel".

Si tienes otras enfermedades de la piel, como la piel seca o la dermatitis, es posible que seas más propenso a contraer dermografismo. Cualquier enfermedad de la piel que causa una necesidad frecuente de rascarse puede aumentar el riesgo.

Si bien se considera que podría tratarse de una respuesta fisiológica exagerada a cierta presión, esta afección de la piel es más habitual en adultos jóvenes y en principio no se asocia a enfermedades de otros órganos, ni alergia alimentaria o trastornos autoinmunes.

No obstante, la comunidad científica parece tener consenso y piensa que el trauma o la presión sobre la piel puede liberar antígenos que produzcan una reacción alérgica inmediata, mediada por IgE, en la zona traumatizada, con la subsiguiente liberación de histamina.

Además, la conexión entre el dermografismo y la enfermedad autoinmune no se comprende del todo. En algunos pacientes, el dermografismo podría ser el principal síntoma de presentación de una nueva afección autoinmune no diagnosticada, tal y como publica Verywellhealth. De manera que cuando se trata la condición autoinmune, el dermografismo y la urticaria a menudo también entran en remisión.

Quienes padecen dermografismo no suelen acudir a consulta por ser esta esporádica (las lesiones suelen curarse en unas dos horas), pero a veces presenta una evolución crónica que deriva en brotes y tiende a desaparecer espontáneamente en un periodo que oscila entre 5 y 7 años.

Aunque no lo parezca, este sería un aspecto positivo de esta enfermedad benigna; en la gran mayoría de los casos, la urticaria crónica desaparece por sí sola (entre los 2 meses y los 10 años) sin dejar ningún tipo de secuela. Y tiene una duración media de 5 años.

Los síntomas del dermografismo pueden desencadenarse por cosas simples. Por ejemplo, el roce con la ropa o las sábanas puede irritar la piel. A veces, el dermografismo es precedido por una infección, un disgusto emocional, situaciones de estrés o preocupaciones, o por un medicamento, como la penicilina. ¡

Pero en general, las personas con dermografismo gozan de buena salud, solo muy ocasionalmente tienen alguna afectación tiroidea.

Además, suele empeorar con el calor (por ejemplo, tras tomar un baño caliente), al llevar ropa que aprieta (cinturón, tirantes de sujetadores, elásticos de calcetines), aplaudir, utilizar ciertas herramientas de trabajo manual... y, como indicabamos antes, debido a las emociones o el ejercicio, especialmente si existen áreas de presión como en el judo, rugby, etc.

El dermografismo se diagnostica mediante el rascado de la piel de la espalda (con un bolígrafo o un depresor lingual, esa espátula o palito con la que los médicos presionan la lengua para ver la garganta.

Los síntomas de la dermatografía son peores durante la noche. El alcohol, el estrés y las altas temperaturas pueden aumentar la picazón y el malestar asociado.

Para prevenir el dermografismo se aconseja:

  • Evite frotar, rascar o aplicar demasiada presión sobre la piel.

  • Mantener una temperatura corporal agradable, sin sobrecalentarse ni demasiado frío.

  • Usar ropa holgada.

  • Manejar el estrés.

  • Cuidar la piel y evitar usar jabones, lociones u otros productos que puedan secar o irritar la piel.

  • Evitar el uso de telas que produzcan picazón, como la lana.

  • Usar crema hidratante con frecuencia.

También es importante secarse la piel de forma suave tras nadar o bañarse, usar protector solar y evitar la sobreexposición a la luz del sol, e ingerir muchos alimentos no inflamatorios: mariscos, verduras de hoja como la col rizada y las espinacas, tomates, frutas y aceite de oliva.

Por otro lado, "si la urticaria no mejora, se repite, se acompaña de hinchazón importante (con complicación respiratoria) o si se sospecha que el causante ha sido un alimento o un medicamento, se requiere un estudio por parte del especialista en alergia", apunta la doctora Ferrer Puga. Y es que cuando las lesiones en la piel provocadas por la urticaria crónica aparecen sin interrupción, se deben buscar los factores desencadenantes.

La especialista señala que "al no cesar el proceso, puede provocar angustia y desestabilización emocional al paciente. De ahí que sea necesario analizar la posibilidad de que sea reflejo de una enfermedad más seria y profunda".

En la mayoría de los casos el dermografismo no se trata, ya que se piensa que está producido por una respuesta fisiológica exagerada o una tendencia constitucional a la formación de habones que afecta a cualquier grupo de edad, que persiste durante toda la vida y que no tiene ninguna repercusión clínica.

No obstante, se puede ayudar a sobrellevar la incomodidad de los síntomas con medicamentos 'antihistamínicos'. Así se alivia la picazón al bloquear la respuesta histamínica que provoca la urticaria. Algunas cremas que se aplican directamente sobre la piel también pueden ayudar, pero por lo general, no son tan eficaces como los antihistamínicos orales.

Más historias que te pueden interesar:

VIDEO: Ana María Aldón desvela en Instagram los pasos que sigue en su rutina de belleza

El síntoma de la dermatitis que impacta en el sueño preocupa a los dermatólogos

Urticaria por oruga procesionaria: claves para identificar reacciones alérgicas y qué hacer

La explicación a por qué los mosquitos nos pican más en los tobillos