Condenan a estrella de Instagram que retrató su vida como narcotraficante

Las redes sociales brindaron un éxito efímero a la canadiense de 24 años de edad, Melina Roberge, quien se hizo famosa por retratar sus viajes por el mundo, e incluso, sus peripecias como traficante de droga. La ya denominada como ‘instagramer traficante’ acaba de ser condenada a ocho años de prisión después de que en 2016 fuera detenida mientras introducía 95 kilos de cocaína en Australia cuando viajaba a bordo de un crucero de lujo. Desde allí publicó el último post de una vida de excesos junto a Isballe Lagace. 

A Roberge le podían las redes sociales. Incluso la juez australiana que la ha condenado, Kate Traill, afirmó que “le sedujo ese estilo de vida y la oportunidad de publicar posts de su glamour en Instagram desde diferentes partes del mundo”. 

Melina Roberge retrató su vida de lujosos viajes. Foto: Facebook.

Trabajaba como chica de compañía y acabó relacionándose con Andre Tamin, un traficante de droga de alrededor de 60 años de edad que contrató sus servicios con más asiduidad que otros clientes. La cautivó con todo tipo de lujos y viajes, como el último que realizaron juntos a bordo del crucero MS Sea Princess, el cual cuenta con 17 destinos en 11 países diferentes antes de terminar su travesía en Sydney. Cada movimiento de la ‘instagramer traficante’ se hacía público al instante porque, según la juez Traill, “ella siempre quiso ser la envidia de otros”.

Su cuenta de Instagram dejó de funcionar desde que fue detenida, sin embargo, antes de que eso sucediera, Roberge publicó las siguientes palabras.

Melina Roberge e Isballe Lagace llegaron a ser la envidia de miles de usuarios.

“Viajar es una cosa. Pero viajar con una vida abierta, preparada para saborear todo, ver todo, aprender de todo y salir fuera de la zona de confort es probablemente la mejor terapia y lección. Solía estar asustada por salir de mi pequeña ciudad y ahora siento que no quiero ver esa pequeña ciudad nunca más porque esto es tan bonito y vale tanto la pena”, publicó a los miles de fans que seguían con envidia sus experiencias alrededor del mundo. 

Probablemente, Roberge daría ahora lo que fuera por estar en su ciudad en lugar de cumplir una condena de cuatro años y nueve meses de los ocho con la que fue sentenciada. Será extraditada a Canadá, lugar en el que comenzó su desdicha. 

La Policía de Australia muestra los restos de cocaína incautada en 2016. Foto: News Corp Australia.

En 2015 conoció a Tamin, quien la invitó a viajar con él a Marruecos para, según la versión de Roberge, ayudarle a introducir droga en diferentes lugares. En junio de 2016 la invitó de nuevo, esta vez al crucero. Le dijo que podría ganar hasta 100,000 dólares. La aventura finalizó con un registro de la Policía de Australia en el puerto de Sydney, donde los perros antidroga localizaron rápidamente los 35 kilogramos que portaba en su equipaje y los 60 que llevaba Tamin. Las autoridades explicaron que Roberge llevaba tanta droga que apenas tenía espacio para su ropa interior

“Es una sentencia muy triste para su grupo de edad en esta sociedad que encuentra el placer con sus posts de Instagram. Es triste que tengan una existencia tan vacía en la que los ‘likes’ que reciben son su moneda. Esto refleja la influencia negativa de las redes sociales en esta joven mujer”, sentenció la juez.

También te puede interesar: