Con una caguama intentó salvar a un joven que estaba a punto de suicidarse

Rodrigo Neria Cano
Rodrigo Neria
Foto: Twitter vía @arma_dc y Facebook vía MultimediosLagunaLive

El pasado 4 de enero, un sujeto identificado como Jonathan, de 26 años, escaló una Torre de la Comisión Federal de Electricidad en Torreón, Coahuila. El joven estuvo arriba por más de 12 horas y causó una gran movilización de Bomberos, Protección Civil y de la Guardia Nacional.

Los testigos dijeron que el joven se dedicaba al transporte de materiales y que en ese momento se encontraba bajo los influjos de una droga.

Según reportó el diario Milenio, luego de varias horas de estar sobre la torre, Jonathan comenzó a gritar que quería ver a su abuela y reclamó que nadie le prestaba dinero y hasta gritó que quería cervezas.

Fue justo ahí que apareció una señora con una caguama bien fría y cuya imagen se está haciendo viral. Según información de Televisa, la señora se acercó y le gritó “Bájate, mira lo que te traje”, y le enseñó la cerveza, sin embargo, Jonathan no accedió a bajarse de la torre.

A la media noche, los paramédicos creían que debido al intenso frío el joven sufriría de hipotermia y caería al vacio. Sin embargo a 03:30 de la madrugada, Jonathan descendió por su propia voluntad.

Medios locales mencionan que al bajar su abuelita lo abrazó y lo convenció de que fuera atendido por la Cruz Roja; los médicos indicaron que ya tenía síntomas de hipotermia y estaba deshidratado.

La agencia Golfo Pacífico recogió las declaraciones del alcalde de Torreón, Jorge Zermeño Infante, quien dijo sobre el caso, “Es gente que está mal de la cabeza, que se droga y que hace este tipo de cosas. Tenemos que trabajar con ellos de manera especial, porque es gente que tiene problemas familiares, pero sobre todo por la droga que los trastorna”.

También te puede interesar:

Ana Gabriela Molina, la Miss mexicana que no tiene brazos y es todo un ejemplo de superación

La fantástica foto de un mariachi en Canadá que está exaltando en el mundo el orgullo mexicano

La triste historia de un vendedor de hot dogs de Querétaro que generó una gran muestra de solidaridad