Con este calor, ¿hay que vacunarse de la gripe?

Este año el buen tiempo se ha prolongado más de lo habitual pero esto no quiere decir que los virus vayan a desaparecer. Retrasar la vacunación antigripal puede ser peligroso

Las altas tempuraturas y la falta de lluvia están generando una alta contaminación; los expertos además prevén una gripe peleona que nos van a hacer pasar un invierno muy malo a nivel respirarorio. (Foto: Getty)

Aunque a veces sus síntomas se confundan, resfriado y gripe no son lo mismo. La gripe es una enfermedad producida por un virus, que produce fiebre y, principalmente, aunque no de forma exclusiva, síntomas respiratorios como congestión nasal, molestias de garganta, tos seca, dolor de cabeza y dolores musculares, así como pérdida de apetito y malestar general.

Aunque se trata de una enfermedad causada por un virus, pueden producirse complicaciones por otros virus o bacterias, “las más frecuentes son neumonías, otitis, sinusitis y bronquitis, además, puede empeorar enfermedades crónicas que ya se padezcan como asma, diabetes, enfermedades cardíacas, neurológicas o respiratorias”, explica la Dra. María Rosa Albañil, pediatra y miembro del Grupo de Trabajo de Patología Infecciosa de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap).

La enfermedad se contagia por vía respiratoria a través de las gotitas que eliminan las personas enfermas al hablar, toser o estornudar, también puede transmitirse por contacto directo a través de superficies contaminadas por el virus.

Un 45 por ciento de los españoles cree erróneamente que los antibióticos funcionan contra los resfriados y la gripe. (Foto: Getty)

“Los niños ocupan un lugar muy importante en la propagación de la gripe, por ello es muy importante no solo la prevención, sino también enseñarles a mantener medidas generales de higiene como lavado de manos frecuente y, especialmente tras contacto con secreciones, evitar tocar ojos, boca y nariz y tapar boca y nariz con el brazo antes de estornudar o toser”, afirma la experta.

Asimismo, y puesto que la gripe está causada por un virus, “es importante recordar a los padres que los antibióticos no son eficaces para tratarla, aunque sí puedan ser útiles para tratar algunas complicaciones de la gripe causadas por bacterias”, explica la Dra. Albañil.

Según datos del Eurobarómetro de 2016, la población española tiene creencias erróneas sobre el uso
de los antibióticos: un 48 por ciento de los españoles dice que matan a los virus y el 45 por ciento cree que son efectivos contra resfriados y gripes.

En la web Familia y Salud de la AEPap se incluyen varios documentos y materiales sobre uso
racional y utilidad de antibióticos y resistencias microbianas, así como el Decálogo del buen uso de los antibióticos.

Por qué y quién debe que vacunarse (cada año)

La vacuna de la gripe debe administrarse cada año ya que el virus gripal experimenta cambios de
forma periódica y la vacuna debe adaptarse a estos cada temporada, siendo la Organización Mundial de la Salud (OMS) el organismo que cada año recomienda cómo debe ser la composición de dicha vacuna.

La eficacia de la vacuna comienza a las dos semanas de su administración y dura meses, además la experta asegura que “su porcentaje de eficacia es de entre 50-65 por ciento siendo menor en niños menores de 2 años de edad”.

Según advierten desde la AEPap deberían vacunarse contra la gripe los siguientes grupos:

  • Todas las personas mayores de 65 años.
  • Personas de entre 6 meses y 65 años con mayor riesgo de complicaciones; siendo estos los que
    padecen enfermedades crónicas que afectan a distintos sistemas como por ejemplo
    respiratorio, cardiovascular grave, metabólico, renal, hematológica, etc.; pacientes que
    presenten enfermedades o reciben tratamientos que disminuyen las defensas.
  • Personas malnutridas, con obesidad importante, antecedentes de prematuridad, pacientes
    con síndrome de Down, personas que siguen tratamiento continuado con ácido
    acetilsalicílico, embarazadas y niños de 6 meses a 5 años institucionalizados tutelados por la
    administración.
  • Personas que pueden transmitir la gripe a aquellas que tienen un alto riesgo de presentar
    complicaciones; incluyendo convivientes con lactantes de menos de 6 meses, trabajadores
    sanitarios y cuidadores de ancianos o de enfermos crónicos, entre otros.
  • Grupos de profesionales cuyo trabajo tiene una importante repercusión en la sociedad; como
    es el caso de fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, bomberos, servicios de protección civil
    y emergencia, trabajadores de instituciones penitenciarias y centros de internamiento.
  • Trabajadores en contacto con aves con sospecha o confirmación de infección por virus de gripe
    aviar altamente patogénico.
Los pediatras de Atención Primaria insisten en la importancia de la vacunación antigripal en los grupos de riesgo para proteger a los niños. (Foto: Getty)

También es importante conocer las contraindicaciones de la vacunación antigripal en algunos de
escenarios muy concretos que deben comentarse con el pediatra de Atención Primaria:

  • Niños menores de 6 meses.
  • Alérgicos al huevo o con antecedentes de reacción alérgica severa a la vacuna de la gripe.
  • Durante enfermedades con fiebre alta.
  • Precaución y valoración de riesgo individual en pacientes que hayan presentado síndrome de
    Guillén Barre y /o púrpura trombopénica autoinmune después de haber recibido una dosis de
    vacuna antigripal.

También te puede interesar:

La gripe ya está aquí (y no viene sola)

La ‘democracia infecciosa’: lo que hemos conseguido por no vacunar a nuestros hijos

El raro pero grave síndrome que podrías provocar al darle (a tu hijo) una aspirina contra la gripe

Las 10 vacunas ‘de repesca’ que todos deberíamos ponernos