El compositor de 79 años de 'Los Simpson' demanda a Fox por despedirlo, acusando de "discriminar su edad y enfermedad"

A sus 79 años y después de crear la música de Los Simpson durante 27 años, el compositor Alf Clausen fue despedido de la serie en agosto de 2017. Pero el músico no se quedó de brazos cruzados y presentó una demanda que la semana que viene será objeto de una audiencia legal, en la que Clausen aspirará a demostrar las verdaderas motivaciones de la cadena para despedirle.

Alf Clausen, el compositor de Los Simpson durante 27 años, sostiene que fue despedido por padecer Parkinson. (Imagen: Twitter @TheAlfClausen / Fox - 20th Television)

En efecto, Clausen denunció conjuntamente a Disney y a sus divisiones de Fox asegurando que su destitución se debía a una discriminación por la edad y por la enfermedad. Y es que el compositor parece la enfermedad de Parkinson y, según él, esta sería la verdadera razón por la que los productores decidieron despedirle para fichar a la compañía de Hans Zimmer.

El pasado mes de abril, en un intento por lograr que la demanda fuera desechada, Fox ofreció su versión de los hechos –tal y como la recoge The Hollywood Reporter. Según los documentos judiciales del abogado defensor, Clausen fue despedido después de que los productores le expresaran su preocupación por su trabajo en un episodio de la serie relacionado con el hip-hop

El productor James L. Brooks cuestionó que Clausen fuese la persona adecuada para crear música rap, mientras que otros se habrían escandalizado al descubrir que Clausenhabría estado delegando en terceros la composición de parte de la música de Los Simpson –incluyendo a su propio hijo, Scott Clausen. Según las declaraciones de otros productores de la serie, en última instancia se convino que la música de Los Simpson mejoraría si Clausen era reemplazado.

Los acusados han presentado pruebas de que la decisión de no emplear a Clausen como compositor de futuros episodios de Los Simpson tuvo que ver con motivaciones relativas a la libertad de expresión”, escribió un abogado de la serie.

Mentiras y engaños”, escribió en respuesta el abogado de Clausen.

Las pruebas del señor Clausen demuestran que, al menos desde 2008, Fox sabía que él delegaba regularmente la composición de la música en miembros de su equipo”, señala el documento.

Este hecho es confirmado no solo por las hojas cue de la propia Fox, sino también por emails intercambiados entre Matt Selman, Al Jean, Carol Farhat e incluso James Brooks, en los que las menciones a Scott Clausen y otros compositores son innegables”.

Los abogados del demandante añaden: “La idea de que el señor Clausen era incapaz de plasmar la visión de los productores es igualmente ridícula. El señor Clausen ha ganado dos Emmys y cinco premios Annie, y se convirtió en el compositor con más nominaciones de la historia de los Emmys, sumando el récord de 23 nominaciones al Emmy por su trabajo en Los Simpson”.

El mero hecho de que Al Jean y Matt Selman se saltasen habitualmente las sesiones de grabación indica cuánta fe y confianza tenían en que el señor Clausen plasmara su visión”.

En cuanto a la supuesta incapacidad de Clausen para crear hip-hop, el abogado del compositor afirma que Brooks solo revela “sus creencias discriminatorias de la edad, según las cuales el señor Clausen solo valía para hacer estilos viejos de música y no otros más actuales, como rap, electrónica, etc., incluso aunque las pruebas y su historial musical demostrasen lo contrario”.

Gracias a todos por vuestro apoyo. Por desgracia, la noticia es verdadera”, escribía el compositor en su cuenta de Twitter al comunicar su despido en 2017.

Así que el próximo miércoles 5 de agosto, la audiencia en el Tribunal Supremo de Los Ángeles dirimirá no tanto si los productores de Los Simpson tenían justificación para despedir a Clausen –quien además subraya que siempre se ha mantenido dentro de los presupuestos–, sino si el despido tuvo que ver realmente con la música o no.

Porque si fue así, Fox tendría todas las de ganar con una moción anti-SLAPP. Recordemos que estas siglas designan lo que se conoce como “strategic lawsuit against public participation”, una demanda cuya intención no sería tanto ganar como censurar, intimidar y silenciar a los críticos lastrándolos con el abrumador coste de una defensa legal, hasta que abandonen su crítica u oposición

El estatuto de SLAPP de California tiene precisamente el propósito de deshacerse rápidamente de demandas frívolas que interfieren con la libertad de expresión de alguien. Por ello, al analizar un posible caso de SLAPP, el juez examina si una acción legal determinada surge de una acción que impulsa la actividad de Primera Enmienda de la parte defendida en relación con un asunto público. 

Pero dicho análisis se complica en lo que respecta a compañías mediáticas y de entretenimiento. Y es que los tribunales no quieren pasar por alto ninguna discriminación pero, por otro lado, los jueces tienen en mente que la función habitual de estas entidades es precisamente producir “expresión”. Esto implica que a veces una decisión controvertida tomada por una empresa mediática o de entretenimiento puede estar conectada con una importante cuestión de libertad de expresión.

Así que la pregunta que el juez deberá responder es si el despido de Clausen estuvo motivado por un deseo sincero y legítimo de mejorar la música de Los Simpson –como sostiene Fox– o si esta razón se trató meramente de un pretexto para deshacerse de un trabajador indeseado por su condición física.

Más historias que te pueden interesar: