Complejos a la hora de acudir al ginecólogo

·3 min de lectura
Photo credit: Siriporn Kaenseeya / EyeEm
Photo credit: Siriporn Kaenseeya / EyeEm

“¿Cómo hay que ir vestida al ginecólogo?” es una de las sugerencias que nos hace Google para auto-completar la búsqueda. Como esta pregunta, encontramos otras tantas que responden a los mitos más extendidos sobre las visitas a consulta. Que si hay que llevar una ropa determinada, que si hay que ir bien depiladas… nada más lejos de la realidad. Para ir al ginecólogo, lo mejor es no hacer nada especial.

Uno de los regalos que derivan del ambiente distendido y de confianza que se genera en mi consulta es que mis pacientes comentan conmigo, entre risas, los mitos que han escuchado por ahí y que, con las sucesivas visitas, se dan cuenta de que son falsos o quizá no del todo ciertos.

Estos son algunos de los mitos que suelo escuchar sobre las visitas al ginecólogo:

“Para ir al ginecólogo tengo que ir bien depilada”: No es en absoluto necesario ir depilada al ginecólogo. Cada uno es muy libre de ir como quiera a hacer sus revisiones.

Curiosamente, es algo que a vosotras os preocupa mucho (algunas incluso piden hora previamente con su esteticien), pero os aseguro que a nosotros no nos preocupa nada, de hecho la mayor parte de las veces ¡ni nos fijamos!

“Es necesario haberme lavado bien la zona íntima antes de ir”: ¡FALSO! No es necesario hacer ningún tipo de higiene específica antes de ir a tu revisión. Por supuesto, no se te ocurra hacer ninguna ducha vaginal o utilizar ningún desodorante vulvar, ¡NO hace falta! Basta con acudir a tu cita ginecológica con tu ducha diaria habitual. Y si antes de la visita no has podido pasar por casa: KEEP CALM, NO PASA NADA.

“La citología duele mucho”: Creo que los ginecólogos compartimos pódium con los dentistas como los profesionales a los que más pereza nos da visitar, entre otras cosas por el miedo al dolor. Todas nos hemos hecho citologías alguna vez, y aunque entendemos que la posición no es agradable y la colocación del espéculo (separador) tampoco, NO es cierto que te tenga que doler. Los ginecólogos siempre procuramos lubricar bien el espéculo antes de introducirlo y hasta seleccionar el tamaño que más se adapta a cada una. Acepto que pueda provocar alguna sensación un poco incómoda, pero nada más.

“Es necesario evitar las relaciones sexuales los días o las horas antes de acudir a la revisión ginecológica”: Falso. No hace falta mantener ningún periodo de abstinencia sexual determinado antes de hacer tu citología, se puede tomar la muestra sin ningún problema.

“Hay que evitar ir al ginecólogo los días de la regla”: Es cierto que los dos días de sangrado más abundante no se podría coger la muestra de una forma adecuada para la citología, pero el resto de los días ¡sin problema! Recuerda que para la ecografía ginecológica NO es necesario que estés sin sangrar. De hecho, muchas veces realizamos esta prueba durante la menstruación para averiguar el origen del sangrado.

“No puedo hacerme la citología si llevo colocados óvulos o cremas vaginales o espermicidas”: A este le damos la razón. Es mejor EVITARLO ya que estos productos sí que pueden interferir en la toma de la muestra de la citología, de ahí que sea recomendable que el día en los días previos no los utilices salvo prescripción médica.

Si te fijas, para la revisión ginecológica no tienes que hacer prácticamente nada antes de acudir a la consulta. Con tu ducha diaria normal bastará, y no deberás preocuparte si no has podido pasar por casa hacer una higiene expresa de la zona, o de si vas depilada. Los ginecólogos estamos mucho más pendientes de hacer nuestro trabajo lo mejor posible, de intentar no hacerte daño y hacer que te sientas cómoda. Todo lo demás, lo dejamos a tu elección.