El síndrome que hace que las personas con Alzheimer sufran una crisis al atardecer

·5 min de lectura
Las últimas horas de la tarde pueden ser difíciles para algunas personas con la enfermedad de Alzheimer que experimentan inquietud, agitación, irritabilidad o confusión; unos síntomas que empeoran a medida que la luz del día comienza a desvanecerse. (Getty)
Las últimas horas de la tarde pueden ser difíciles para algunas personas con la enfermedad de Alzheimer que experimentan inquietud, agitación, irritabilidad o confusión; unos síntomas que empeoran a medida que la luz del día comienza a desvanecerse. (Getty)

El término 'demencia' describe más de 100 condiciones diferentes que afectan la memoria, el pensamiento y el comportamiento. Se usa parareferirse a un abanico tan amplio de deterioros cognitivos diferentes que puede ser difícil identificar sus síntomas. Sin embargo, tal y como apunta la Clínica Mayo, existen algunas señales de alerta que pueden hacerte pensar que es hora de programar una prueba de detección temprana. Entre ellos se encuentra un síntoma muy particular que ocurre al final de la tarde o al anochecer.

Cuando el sol se pone nuestro ánimo decae y nuestro 'reloj biológico' nos advierte de que debemos dormir. Precisamente en ese momento del día, al atardecer, es cuando se produce el 'síndrome de la puesta de sol', un fenómeno que afecta sobre todo a las personas mayores que padecen alguna demencia.

Aunque si bien es cierto que el 'síndrome de la puesta de sol' se suele presentar junto con alguna forma de demencia, como la enfermedad de Alzheimer, hay que aclarar que no todas las personas con enfermedad de Alzheimer o demencia llegarán a tenerlo. 

El 'síndrome de la puesta de sol' se caracteriza por la aparición o el incremento de síntomas neuropsiquiátricos como agitación, confusión, ansiedad y agresividad al final de la tarde, al anochecer o por la noche. Se cree que está asociado con una alteración del ritmo circadiano, factores ambientales y sociales y una alteración de la cognición.

Los cambios de humor, la actitud anormalmente exigente, la desconfianza e incluso las alucinaciones visuales y auditivas también se consideran características clínicas de 'la puesta del sol'. Muchas personas que lo experimentan sienten la necesidad urgente de ir a algún lugar o hacer algo, pero no siempre pueden explicar por qué. Para algunos, este tipo de comportamiento desaparece enseguida. Para otras personas, continúa durante horas, cambiando sus horarios de sueño y provocando que estén completamente despiertos toda la noche y con sueño durante el día.

"Los ciclos de sueño, que en una persona sin alteraciones cognitivas se repiten de forma cíclica y natural regidos por nuestro reloj biológico interior, no se dan con la misma regularidad en enfermos con demencia. Ellos carecen de ese 'aviso' natural que nos da nuestro cuerpo y que nos dice cuándo debemos dormir y cuándo despertar", señala la doctora Conchita García, especializada en la gestión de residencias de mayores y directora médica de Vadeluz Mayores.

Pero no sólo es un trastorno relacionado con las demencias, también se da en aquellas personas que tienen una depresión estacional. Y es que los expertos asocian este fenómeno de agitación a la oscuridad. ¿Por qué? Durante los meses de otoño e invierno se adelanta la caída del sol, hay menos horas de luz, por lo que este hecho conlleva la presencia de sentimientos de tristeza, ansiedad o irritabilidad.

"Puede tener que ver con la luz (la sensación de que es hora de cambiar de actividad o 'irse a casa') u otros factores, como fatiga extrema, hambre, sed, dolor o malestar, o cambios hormonales que ocurren con el sol. El anochecer y la oscuridad pueden aprovechar los temores de ser inseguro", según recoge este artículo de Bestlife.

'Ocaso' o 'delirio nocturno' son otros términos asociados a este trastorno que como decíamos podría ser un indicador de demencia o un signo temprano de la depresión que está por venir. Por eso, los médicos aconsejan que nos fijemos en cómo nos sentimos y comportamos al final de la tarde o al anochecer ya que cuando el sol se esconde nuestra energía decae (también en las personas sanas), y detectar a tiempo estas anomalías conductuales puede servirnos por un lado, para frenar el desarrollo y el avance de la demencia, y por otro para testar nuestro estado de salud mental.  

Este trastorno se ha asociado también a la melatonina, por lo que entre los tratamientos que se suelen hacer y que resultan más efectivos destaca la fototerapia. Para prevenir la ansiedad y el resto de síntomas del 'síndrome de la puesta de sol' se recomienda:

  • Reducir los ruidos a la hora de dormir, apagando televisores o radios, o reemplazándolos por música relajada.

  • La iluminación es un punto muy importante, y se recomienda exponerse a luz natural o artificial entre las seis y las nueve de la mañana para evitar que su despertar esté marcado por la oscuridad. También se pueden dejar iluminadas zonas como los pasillos o los baños durante la noche.

  • Realizar actividades como visitas o excursiones en los momentos en los que se suele está más activo.

  • Salga o al menos siéntese junto a la ventana; la exposición a la luz brillante puede ayudar a restablecer el reloj biológico de la person

  • Practicar algún tipo de deporte moderado, que además de aumentar la fuerza muscular y el apetito, también reduce la tensión, el estrés, y la conducta agresiva.

  • Evitar las siestas durante el día; de esta manera se mejora el sueño nocturno. 

  • Hablar de las preocupaciones o frustraciones que te acechan por la tarde y tratar de evitar los eventos estresantes o perturbadores. Es fundamental que quienes vivan con personas que sufren el 'ocaso' les escuchen con calma.

  • Hay muchas cosas que pueden ayudar a superar el miedo al atardecer como tomar tentempié o realizar alguna de tus actividades favoritas, por ejemplo, leer o salir a caminar. También puedes distraerte con alguna tarea simple como doblar toallas o aprovechar esas horas del día para hablar con algún familiar o amigo.

  • También conviene tomar nota de los cambios de comportamiento y los posibles desencadenantes. Llevar un diario servirá para darle detalles al médico y que pueda contar con toda la información antes de solicitar las pruebas adecuadas para poder realizar un diagnóstico certero.

Si a pesar de llevar a la práctica estos consejos los problemas persisten y al final de la tarde o al anochecer te pones de mal humor y tiendes a confundirte o comportarte de manera extraña, hazte un chequeo para ver si es demencia. Podría haber otras causas detrás del 'síndrome de la puesta del sol' como dolor no identificado, un trastorno del sueño o un efecto secundario de un medicamento. 

A veces puede resultar difícil distinguir el 'síndrome de la puesta del sol' a veces también con el delirio que provocan otras patologías y problemas de salud como una infección del tracto urinario, una bajada de azúcar, un derrame cerebral, intoxicación por monóxido de carbono o problemas pulmonares o cardíacos. Pero el delirio suele comenzar repentinamente, es temporal y no ocurre a horas específicas. Mientras que el 'síndrome de la puesta de sol' continúa y se vuelve más pronunciado por la tarde y por la noche.

Independientemente de la causa, si una persona comienza a mostrar signos de confusión o agitación, debe buscar ayuda médica ya que podría tener una afección que requiera atención urgente.

Más historias que te pueden interesar:

El signo temprano de demencia que se confunde con el Covid-19

Alucinaciones olfativas, por qué tenemos la falsa sensación de oler algo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente