Cómo saber si estás sufriendo un infarto testicular

·6 min de lectura
El dolor abdominal también puede estar relacionado con una torsión testicular. Si va acompañado de mareos, náuseas o vómitos, debes acudir a urgencias. (Foto: Getty)
El dolor abdominal también puede estar relacionado con una torsión testicular. Si va acompañado de mareos, náuseas o vómitos, debes acudir a urgencias. (Foto: Getty)

Esta semana saltaba la noticia de que un jugador de futbol peruano se había tenido que retirar de la competición debido al fuerte dolor provocado por una lesión atípica: una torsión testicular. 

Se trata de una condición poco frecuente que se suele presentar en chicos jóvenes en edad prepuberal o en la adolescencia (entre los 12 y los 18 años), pero también puede suceder a cualquier edad, desde bebés recién nacidos hasta hombres mayores. De hecho, según apunta la Asociación Española de Pediatría (AEP), supone la tercera causa más frecuente de dolor testicular agudo en la infancia, y ocurre en 1 de cada 4.000 hombres menores de 25 años.

La torsión testicular consiste en el giro de un testículo sobre su eje, lo cual retuerce los vasos sanguíneos del conducto espermático reduciendo la llegada de sangre al testículo. Como consecuencia de ello el testículo se queda sin riego sanguíneo lo que produce su destrucción progresiva. 

Sin suministro de sangre al testículo, es probable que se produzca un infarto (muerte del tejido), lo que provocaría un cambio notable en la apariencia externa del testículo, así como una alta sensibilidad y un aspecto rojo e inflamado. De modo que la hinchazón del escroto hará que un testículo parezca más grande que el otro y puede hacer que un testículo se coloque más alto de lo normal o en un ángulo extraño. El enrojecimiento u oscurecimiento del escroto también es común.

La torsión testicular requiere una cirugía de emergencia para salvar el testículo. Pero cuando el suministro de sangre se ha cortado durante períodos prolongados, puede provocar daños en el testículo o, en el peor de los casos, la pérdida del testículo.

"Una contracción brusca puede hacer girar el cordón testicular estrangulando y obstruyendo el paso de la sangre hacia el testículo, lo que ocasiona una falta de vascularización que puede llevar a la necrosis", explica el doctor César Vargas, especialista en Urología.

"No es infrecuente a ciertas edades, y lo más importante es acudir con rapidez a las urgencias. Hay personas que esperan a ver si se soluciona el dolor pero si hay isquemia y no llega la sangre es una situación de urgencia porque pasadas unas horas no se puede recuperar el testículo", señala el urólogo.

La torsión testicular suele afectar a un solo testículo. Ocurre cuando el tejido que lo rodea no se adhiere por completo, lo que permite que el testículo gire. Esto, a su vez, hace que el cordón espermático, que se extiende desde el abdomen hasta el escroto, se retuerza, cortando el único suministro de sangre a los testículos. (Imagen: https://bcshah.com)
La torsión testicular suele afectar a un solo testículo. Ocurre cuando el tejido que lo rodea no se adhiere por completo, lo que permite que el testículo gire. Esto, a su vez, hace que el cordón espermático, que se extiende desde el abdomen hasta el escroto, se retuerza, cortando el único suministro de sangre a los testículos. (Imagen: https://bcshah.com)

El síntoma principal de la torsión testicular es el dolor de gran intensidad que suele comenzar bruscamente tras la realización de una actividad física intensa, tras un pequeño traumatismo testicular, tras el coito o incluso durante el sueño. Pueden existir otros factores desencadenantes como la exposición al frío, la inflamación local por otros procesos o la estimulación sexual. El rápido crecimiento de los testículos durante la pubertad también puede causar la afección.

La torsión produce un dolor de gran intensidad que va creciendo y derivando en una serie de incidentes a cada cual más grave: estrangulamiento de las arterias que llevan la sangre al testículo, isquemia o reducción del flujo sanguíneo a través de las arterias y, si no se corrige la situación, acaba produciéndose un infarto del mismo. Esto genera necrosis o muerte testicular.

El dolor suele ir a más en las horas siguientes, puede irradiarse a la región inguinal o a la parte inferior del abdomen, e ir acompañado de náuseas, vómitos y sudoración fría. Si evoluciona, puede aparecer fiebre secundaria a la necrosis (degeneración por muerte celular) testicular.

El testículo afectado suele presentar signos inflamatorios como el enrojecimiento y endurecimiento de la piel escrotal, en grado variable dependiendo del tiempo de evolución. Es posible que el testículo esté elevado y en posición horizontal dentro de la bolsa escrotal, siendo muy doloroso a la palpación.

La elevación del testículo hacia la ingle aumenta el dolor. A las 12-24 horas se produce una gran inflamación con acumulación de líquido en la membrana que rodea al testículo y enrojecimiento del escroto.

El diagnóstico de una torsión testicular se basa en los síntomas. En los casos en los que hay dudas está indicado realizar una ecografía que es una prueba muy sensible y específica que permite valorar la circulación sanguínea e identificar todas las estructuras dentro del escroto. La ausencia de circulación sanguínea a nivel testicular indica una probable torsión. En los casos en los que no se puede realizar una ecografía de forma inmediata, o si los resultados de la prueba no son concluyentes, se debe realizar una exploración quirúrgica.

La torsión testicular puede ser hereditaria y afectar a varias generaciones, así como a los hermanos. Se desconocen los factores que contribuyen a un mayor riesgo, aunque en algunos casos existe una predisposición anatómica debido a la fijación inadecuada, incompleta o ausente del testículo, así como a un cordón espermático más alargado de lo normal.

Cuando el testículo no está bien fijado a la pared del escroto, en personas con un cordón espermático largo con mucha movilidad, este puede girar sobre sí mismo retorciendo los vasos sanguíneos y obstruyendo la llegada de sangre al mismo. Esto puede deberse a un rasgo congénito conocido como deformidad en "badajo de campana". El badajo es el nombre que recibe la pieza metálica de la campana (normalmente en forma de pera) que golpea las paredes para hacerlas sonar. 

Saber que otros miembros de tu familia han experimentado torsión testicular puede ayudarte a reconocer de inmediato los síntomas y solicitar ayuda. Recuerda que el daño testicular es irreversible tras 12 horas de torsión. Por eso se considera una urgencia médica que debe tratarse de forma inmediata. Sin embargo, no todas las personas que experimentan esta afección tienen una predisposición genética a padecerla. Aproximadamente el 10 por ciento de las personas con torsión testicular tienen antecedentes familiares de la afección, según un pequeño estudio.

El tiempo es un factor crítico

En los procesos de torsión de testículo el tiempo transcurrido desde el comienzo de los síntomas es muy importante. A medida que pasan las horas aumenta el porcentaje de atrofia testicular de modo que se considera una urgencia médica que debe tratarse de forma inmediata.

Antes de las 6 horas se salvan el 90 por ciento de los testículos, pero por encima de las 24 horas, la totalidad de los testículos se atrofian. También es importante para el pronóstico el grado de torsión, pues a mayor número de vueltas del cordón espermático menor riego al testículo.

Usar una copa protectora para cualquier deporte de contacto o de alto impacto podría ayudar a evitar torsiones u otras lesiones en los testículos.

Más historias que podrían interesarte:

Los chequeos que pueden librarte de padecer cáncer de próstata

6 causas de Balanitis (la infección masculina más común) que no tienen que ver con el sexo

Teabagging, la tendencia sexual más hot y delicada

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente