Negroni, la historia de esta bebida, con apenas 100 años, que Stanley Tucci viralizó

El actor Stanley Tucci, se volvió viral hace unos días cuando compartió en Instagram su receta para crear un Negroni. Para muchos este cóctel es quizás una novedad, pero es todo un clásico de origen italiano, que nació como muchas cosas, por casualidad.

El Negroni habría nacido al cambiar otro cóctel clásico, el Americano, y aunque no lo parezca, no es nada dulce. Foto: Getty Images

De dónde surgió

El Negroni es una de las bebidas con historia bastante rastreable. Habría surgido en el Caffe Casoni, en Florencia Italia, cuando el conde Negroni, en 1919, se presume le pidió al barman que hiciera más fuerte su cóctel preferido, el Americano. 

Cabe mencionar que el Americano se prepara con partes iguales de Campari, vermú y agua mineral, por lo que Forsco Scarselli, el barman, reemplazó el agua mineral por ginebra, y el resultado fue tan agradable, que se volvió un favorito del conde, de ahí que se quedara con su nombre.

Hay que agregar que el Conde Negroni en cuestión, era todo un personaje, que llegó a viajar a Estados Unidos, donde vivió la vida de un cowboy, de donde se supone que regresaba al momento de crearse el cóctel. Además en Londres, la ginebra comenzó a tomar mucha fuerza, quizá por ello el barman decidió utilizarlo.

Al menos está es la versión que se recoge en el libro “Sulle tracce del conte: la versa storia del cocktail Negroni”, pues hay que mencionar que no fue hasta los años 50 que la receta del Negroni comenzó a aparecer en los libros. 

Sin embargo, la familia Negroni sí aprovechó la fama de la bebida para crear su propia destilería en Italia, llamada Antico Negroni, que sigue abierta al día de hoy. En ella crean su propia versión ya mezclada de la bebida.

Habría sido en 2015 que esta bebida comenzó a retomar fuerza, aunque dos años antes se creó la Semana Nacional del Negroni en EEUU. Se lleva a cabo en junio, y la iniciativa invita a que durante todo el mes esta bebida forme parte principal en los bares, y parte de las ganancias obtenidas por ello, se dediquen a alguna caridad.

Cómo preparar un Negroni clásico

El Negroni es quizá uno de los cócteles clásicos más simples, elegantes y balanceados. La buena noticia es que es tan balanceado, que es muy difícil hacerlo mal. Eso sí, a pesar de su aspecto, no es nada dulce. De hecho tiene notas amargas.

En sí, se utilizan partes iguales de ginebra, vermú dulce y Campari. Esto se mezcla para integrar todo muy bien, y tradicionalmente se sirve en un vaso bajo y en las rocas, acompañado de un poco de cáscara de naranja. 

Además, considera algunas otras claves, como al elegir la ginebra, asegúrate que sea de buena calidad y evita las que tengan muchos toques herbales, y el vermú debe tener carácter.

Por lo demás, un Negroni siempre, siempre, se sirve frío.

Por supuesto que puedes hacer la versión de Stanley Tucci, que introduce un par de variaciones, sobre todo en las proporciones.Y es que Tucci agrega 2 partes de ginebra, por una de vermú y otra de Campari. Además, él utiliza un shaker, con hielos, enfriando la bebida mientras la mezcla, y la sirve en una copa en lugar de en las rocas, de ahí que diga que es un ‘up’, un término que en coctelería se refiere a las bebidas que se sirven frías, pero sin hielo. Además agrega la rodaja de naranja, delgada, en lugar de solo la cáscara.

Variaciones del Negroni

Recordemos que el Negroni se habría creado al variar el Americano, que no tiene tanta popularidad al día de hoy. Por eso no es de extrañar que existan variaciones de nuestro cóctel, y algunas bastante famosas. Y eso sí, en todas las versiones hay un ingrediente que nunca se sustituye: el Campari.

La primera se supone que es el Negroni Sbagliato, que se habría creado en 1967 por error, cuando un barman sustituyó la ginebra por prosecco por un despiste, pero agradando mucho al cliente. 

De ahí vienen varias versiones que reemplazan la ginebra:

  • Agavoni, que usa tequila.

  • Bencini, que utiliza ron.

  • Boulvedier, que sustituye por bourbon o whisky de centeno.

Si cambias solo el vermú, usando uno seco en lugar de dulce, crearás un Cardinale. Y si además, cambias la ginebra por whisky, será un Old Pal.

El barrel-aged negroni es obra de Jeffrey Mongenthaler, dueño del restaurante Clyde Common en Portland, Oregon, quien ha creado versiones añejadas de cócteles. En 2010 que dio a conocer su versión del negroni, que añeja en barricas de whisky.

También hay versiones que reducen la cantidad de Campari, como el Perfect Negroni, cuya mezcla es 1 parte de ginebra, ½ de vermú y ½ de Campari. 

Por supuesto que existen otras versiones, porque los mixólogos no se están quietos, y hay algunas que agregan otros ingredientes, como:

Presidente Negroni, creada por el argentino Seba García:

  • 30 ml de Campari

  • 30 ml de whisky Barrel Aged Genever

  • 15 ml de jerez Medium Sherry

  • 15 ml de vino Barolo Chinato

Negroni 1808, es una versión atrevida del alemán Andreas Till:

  • 30 ml de Campari

  • 20 ml de vermú Cinzano 1757

  • 20 ml de ginebra Bulldog Gin

  • 29 ml de soda de limón

  • Toque de aguardiente de frambuesa

@travesabarros