Cómo invertir en arte, un activo con un retorno doble

Cristina Campabadal
·9 min de lectura
Un visitante en The House of Fine Art - HOFA Gallery in London. (Foto: Dominic Lipinski/PA Images via Getty Images)
Un visitante en The House of Fine Art - HOFA Gallery in London. (Foto: Dominic Lipinski/PA Images via Getty Images)

Mi interés en el arte como inversión empezó el año 2015 en Bogotá. Decidí acudir a la Feria de Arte internacional de la ciudad, llamada ARTBOG y allí me presentaron a Susie Guzmán, una ex abogada que decidió dar un giro total a su vida y dedicarse al mundo del arte, llegando a ser nombrada una de las 20 mujeres más influyentes en el mundo del Arte en España. Ella es la que me ha enseñado todo lo que sé de este tipo de inversiones alternativas. 

Guzmán lleva más de quince años desarrollando su labor profesional en galerías de arte contemporáneo, tanto en Europa como en EEUU, y actualmente trabaja de manera independiente asesorando a particulares y empresas en la compra de obras de arte para crear o mejorar colecciones con el objetivo de mantener su relevancia artística o económica con el paso del tiempo.

Otra mujer digna de admirar en el sector, es la también española Rocío Ledesma, quien durante 25 años fue directora de los departamentos de Innovación y Productos en Banif y Andbank. Más adelante, decidió dar un cambio a su carrera convirtiéndose en socia fundadora en Navis Capital Desarrollo, SGEIC, gestora de fondos de inversión alternativa registrada en la CNMV, y manager en Dextra Corporate Advisors, boutique independiente de M&A y corporate. También forma parte de la asociación WA4STEAM, una comunidad internacional de mujeres business angels.

Para muchos, el arte traspasa la barrera de la inversión para convertirse en una pasión. Foto: Getty Images.
Para muchos, el arte traspasa la barrera de la inversión para convertirse en una pasión. Foto: Getty Images.

A Rocío la conocí hace unos años siendo ambas panelistas en un foro económico de Banca Privada y Family Offices en Madrid junto a Cayetano Martínez de Irujo, quien recordó la importancia de diversificar puesto que si tienes todas tus inversiones en obras de arte puedes dejar de tener liquidez, lo cual tiene un riesgo enorme y puede acabar suponiendo un grave problema. Eso me hizo pensar en la gran necesidad que hay de saber más sobre este tipo de activos.

En lo que llevamos de año y con la pandemia, ya se han batido récords mundiales en subastas virtuales y los precios de las obras de arte de gama alta continúan al alza. Las proyecciones estiman que este mercado moverá hasta 2,6 billones de dólares en el 2026.

¿Por qué invertir en arte en 2021?

Rentabilidad y crecimiento

El mercado del arte y las antigüedades ha crecido un 13% anual en los últimos 20 años y mueve 50.000 millones de euros al año a nivel mundial según un informe de Art Market Research.

Su venta online no deja de crecer y un informe del banco estadounidense Citi ha revelado que el mercado de arte a nivel mundial ha experimentado un crecimiento del 13% anual desde el año 2000, mientras que un estudio realizado por Art Market Research determinó que en los últimos 10 años las obras de los artistas contemporáneos han conseguido una rentabilidad anual media del 12,4%.

El contexto económico

En momentos como los que estamos viviendo como consecuencia de la pandemia, siempre surgen oportunidades de compra a precios más interesantes que en épocas de crecimiento, comenta Rocío Ledesma. A futuro, merece la pena tener en cuenta que, las nuevas medidas de estímulo por parte los bancos centrales tras la crisis mantendrán los tipos reales bajos durante más tiempo del que hace unos meses se esperaba, reduciendo el coste de oportunidad de poseer cuadros, lo cual se verá reflejado en los precios de las obras.

Se dice que tienen que pasar de 12 a 18 meses para que una recesión alcance al mercado del arte. Y aun así, la correlación que existe entre obras de arte y cualquier otro bien o indicador económico es mínima: las ventas y precios bajan pero en menor proporción que otros activos.

Visitantes en la feria de arte contemporáneo Art Russia Fair 2021 en Moscú. (Foto: Anton Novoderezhkin\TASS via Getty Images)
Visitantes en la feria de arte contemporáneo Art Russia Fair 2021 en Moscú. (Foto: Anton Novoderezhkin\TASS via Getty Images)

Valor refugio para los inversores

Además, el arte se considera un valor refugio por varias razones:

  • Es un bien que no depende exclusivamente del gobierno y sus acciones.

  • Fue uno de los sectores económicos que más rápido se recuperó de la recesión vivida durante la primera década del siglo XX.

  • En época de alta inflación, el arte se ha revalorizado, e incluso más que otros activos refugio como el oro.

La satisfacción del inversor

Además, de todo ello, Susie Guzmán hace referencia a otros alicientes que también merecen la pena: "Adquirir una obra de arte tiene un efecto placentero inmediato sobre el que la compra y su entorno. Refleja nuestros gustos e intereses, y sirve, no sólo para entendernos mejor a nosotros mismos si no para entender mejor el mundo que nos rodea. Adquirir obra en el mercado primario influye directamente en el conjunto de creadores y galerías creando flujo económico. Además, si la adquisición de obra de arte se hace con el asesoramiento adecuado, sin duda, nuestra colección se convierte en un activo con gran valor a medio y largo plazo´´.

Subasta de Christie's en Manhattan. REUTERS/Carlo Allegri
Subasta de Christie's en Manhattan. REUTERS/Carlo Allegri

Las formas en las que se puede invertir en arte

Compra directa al artista o la galería que lo representa

Hoy en día puedes acudir tanto al mercado primario, como hacerlo mediante la compra a marchantes privados y en subasta, conocido como el mercado secundario. 

Si no se es un experto en arte, la mejor manera de hacerlo es con la ayuda de asesores, como la propia Guzmán. Ellos ayudarán a acertar con la elección y también evitarán que nos estafen.  

Compra online

Internet es no sólo una fuente inagotable de información, si no también un gran mercado en el que adquirir obras de arte.

El marchante de arte online Artfinder registró las mayores ventas en sus siete años de historia. La plataforma vendió una obra de arte cada 12 minutos, ya que las ventas totales aumentaron un 65%.

Incluso las casas de subastas tradicionales Christie's y Sotheby's han aumentado sus ventas online para satisfacer la demanda. Hasta no hace mucho, este tipo de activos era prácticamente inalcanzable para un inversor común.

Cada vez va siendo un activo más líquido, gracias a las nuevas tecnologías. Un ejemplo es AmazonArt, que también permite vender obras de arte des del 2013.

Fondos de arte

Agrupar los servicios de asesoramiento en arte bajo el paraguas de una entidad regulada es un plus. En los fondos ya de por sí se diversifica al invertir en más piezas que las que el coleccionista por si solo podría comprar con el importe del que dispone en algunos casos.

Según Ledesma, la correlación del arte con respecto al resto de activos financieros es muy baja, e incluso negativa en algunos casos (sector inmobiliario y bonos). Es por ello que, al analizar carteras de distintos activos, la rentabilidad esperada de las mismas mejora si añadimos un porcentaje de arte. 

Por ejemplo, según International Art Exchange, para una rentabilidad esperada de 10,25% anual, el riesgo de una cartera equilibrada optimizada se reduce de casi el 12% al 8% después de incluir arte. Siempre que se añade arte a la selección de activos, se reduce el riesgo de la cartera global.

Trabajadores de la casa de subastas McTear's trasladan un cuadro. REUTERS/David Moir
Trabajadores de la casa de subastas McTear's trasladan un cuadro. REUTERS/David Moir

Inversores tipo de los activos artísticos

En el caso de Guzmán siendo asesora en arte para familias y enfocada a acudir al mercado primario y secundario, el perfil de sus clientes es muy variado. Desde jóvenes que se inician en el coleccionismo de arte a través de una conexión generacional o estética, hasta familias con décadas de experiencia coleccionando, en las que las obras pasan de padres a hijos y cuya colección va creciendo con cada generación.

Desde su experiencia, "todos comparten una inquietud intelectual y un compromiso con la creación artística". "Es verdad que estamos viendo un momento más conservador por lo que los coleccionistas buscan más pintura y escultura frente a otros medios como el video o la instalación. No obstante, hay una corriente todavía en sus inicios pero que está dando muchos titulares que apuesta por los NFT (non-fungible token o crypto art), arte que se define en relación a la tecnología que lo crea y lo distribuye, que permite que sea comercializado y rastreado en exclusiva en el mundo digital. A la mayoría de los coleccionistas todavía les motiva la posesión del objeto de arte".

Sin embargo, aquellos que invierten a través de fondos de arte según Ledesma, son family offices y particulares de banca privada. Los grandes grupos institucionales están empezando a analizar este tipo de alternativas, pero la mayoría aún no lo están incluyendo en carteras como activo financiero, aunque muchos de ellos (bancos, compañías aseguradoras, mutuas…) tienen arte directamente en sus fundaciones y compañías. Son grandes coleccionistas y exponen sus obras en sus sedes. Es un activo que tiene un componente emocional y pasional que pesa más de momento frente a la rentabilidad.

Conclusión sobre la inversión en arte

Es una inversión con doble retorno: el placer y disfrute de obtener el activo y la rentabilidad que puede generar esa obra.

Aunque como bien dice Ledesma, "el secreto de la revalorización de las obras de arte está en la gestión global que se realiza de las mismas". Según explica, No "se trata de 'apostar' por obras o piezas que puedan subir de valor sino de trabajar en el ámbito de la gestión para que esto ocurra. Por ello -continúa- es importante estar muy bien asesorado igual que recurrimos o consultamos a un asesor financiero sobre gestión de patrimonios. Y no hay que olvidar que el arte es un activo mucho menos líquido que las alternativas tradicionales y cuya inversión, si se quiere aprovechar todo el impacto de una buena gestión, hay que planteársela a largo plazo, como en un vehículo inmobiliario, de infraestructuras o renovables´´.

Si queréis saber más, la mayor base de datos sobre precios de obras de arte es: artprice.com que cotiza en la bolsa de París bajo el código PRC.

También te puede interesar:

VIDEO | Millonarios de las criptomonedas impulsan auge del mercado de arte digital