Cómo evitar que te salga (otra vez) una calentura

Exponernos al sol en verano aumenta el riesgo de que aparezca el herpes labial, un virus altamente contagioso que afecta a 13 millones de personas en España. ¿Sabes tratarlo?

Young man suffering from painful herpes on his mouth
El herpes más común aparece en los labios, la boca y la cara. No tiene cura y una vez que se adquiere permanece en el tejido de los nervios de la cara reactivándose una o dos veces al año. (Foto: Getty)

En los meses de julio y agosto las personas afectadas por herpes labial aumentan un 20 por ciento. La razón es que la radiación UV del sol estimula la reproducción del virus, sobre todo en los labios, como respuesta a la inflamación de la mucosa.

Este virus, que se mantiene latente y nunca abandona el cuerpo, afecta a 13 millones de españoles. Y un 80 por ciento de estos asegura tener entre uno y dos al año, según datos extraídos de un estudio de Ipsos Omnibus para GlaxoSmithKline Consumer Healthcare.

¿Qué es el herpes labial?

Se conoce comúnmente como calentura y es el resultado de una infección vírica muy contagiosa y frecuente. Es altamente contagioso y puede pasar de persona a persona por la saliva, compartir vasos, toallas etc.

El virus que lo provoca es el virus del herpes simple 1 (VHS-1). Se trata de una infección que suele aparecer en forma de protuberancias rojas o ampollas alrededor de los labios.

Puedes tomar medicamentos antivirales, con receta, para acelerar el proceso de curación. (Foto: Getty)
Puedes tomar medicamentos antivirales, con receta, para acelerar el proceso de curación. (Foto: Getty)

Si no se trata, el herpes evoluciona a lo largo de cinco fases durante ocho y diez días. Aunque hay casos en los que puede durar hasta dos semanas.

El virus empieza a manifestarse con un hormigueo en los labios y, poco a poco, se formará una ampolla, que posteriormente evolucionará a úlcera y remitirá hasta dejar una ligera hinchazón residual.

El virus VHS-1 no tiene cura, ya que tras la primera infección el virus no se puede erradicar. Si bien, en la mayoría de los casos permanece inactivo en el sistema nervioso e inaccesible al sistema inmunitario del organismo, hasta que se reactiva.

Qué lo activa

Una vez se tiene el virus, los factores desencadenantes principales de la aparición de un brote de herpes labial (además de la exposición excesiva al frío, viento o sol) pueden ser:

  1. El estrés,

  2. El cansancio (falta de sueño),

  3. Y las enfermedades comunes tipo gripe o catarro, sobre todo si dan fiebre.

En cualquier de estos casos, nuestro cuerpo está muy bajo de defensas, agotado y vulnerable. Es la ocasión perfecta para que el virus se reproduzca en forma de ampollas.

Practicar alguna actividad relajante, hacer ejercicio, beber mucho líquido, comer de forma saludable y descansar pueden ayudar a fortalecer el sistema inmunitario a controlar un nuevo brote.

Con el sol, los labios al carecer de melanina, están expuestos a los daños de la radiación solar, y más concretamente a la UVB, responsable de la inmunosupresión del sistema inmune de la piel. Por ello, hay un alto riesgo de queilitis actínica, un trastorno potencialmente maligno producido por la exposición solar, o herpes labiales.

Para que no se extienda

  • No lo toques.

  • Si lo haces, lávate bien las manos después de tocarlo para evitar extenderlo a otras zonas del cuerpo o contagiar a las personas que te rodean.

  • Mantenlo limpio.

  • No beses a los demás.

  • No compartas nada que esté en contacto con tu saliva como toallas, pajitas, vasos o cubiertos.

  • Reconoce el hormigueo para actuar desde el primer momento.

  • Evita los factores desencadenantes.

  • Extrema la precaución para evitar el contagio, sobre todo en niños.

Para que desaparezca cuanto antes

Si eres propenso a ello, debes protegerte a diario con bálsamos hidratantes que combinen emolientes (humectantes) y protectores (ceras), ¡sin sabores ni olores! La vaselina de toda la vida sería lo propio.

Si vas a exponerte al sol debes aplicar siempre un protector labial con factor de protección alto (como por ejemplo los de Isdin, Neutrogena o Eucerin) que evitan que el virus se active.

Sin embargo, en ocasiones, es inevitable que el herpes labial termine apareciendo. En estos casos puedes combatir el virus con productos específicos como Zoviduo, de GSK, una crema de doble acción que combate el virus reduciendo la inflamación y evitando la aparición de la ampolla. En ese sentido, según datos del citado estudio, de una muestra de población de 624 consumidores españoles, el 81 por ciento confirmó que este es uno de los tratamientos más efectivos para acabar con los herpes labiales.

También puedes probar con una pomada o crema de aciclovir (consulta aquí todas las opciones) o un parche para calenturas (como este de Compeed), y no descartes tomar algún fármaco si así te lo aconseja tu médico.

¿Un remedio casero?

Debido a su efecto antibiótico, el ajo puede calmar el ardor o picor inicial; aplícalo pelado y triturado sobre la zona afectada. Déjalo actuar unos minutos y después enjuaga la zona con agua tibia.

El aceite del árbol del té también puede acortar el proceso. Y cuando la lesión haya remitido puedes aplicar aloe vera, pero debes esperar a que desaparezca la ampolla y la costra.

Y tú, ¿cómo cuidas tus labios?

También puede interesarte:

¿Reconoces estas erupciones en la piel?

La 'democracia infecciosa': lo que hemos conseguido por no vacunar a nuestros hijos

¿Qué virus (aunque lo pasaras de pequeño) puede reactivarse en forma de herpes?

Cómo curar el herpes labial rápidamente