¿Realmente sabes elegir la ropa interior que usas?

Está en contacto con zonas sensibles de nuestro cuerpo como los senos y la vagina, por lo que es importante elegir con cuidado el material y la talla de la ropa interior que nos ponemos, y se calcula que hasta 80% de las mujeres no usaría el sujetador adecuado.

Calzones o pantaletas

Lo primero a considerar es elegir la talla correcta, pues si tus panties son muy ajustadas, resultarán incómodas, además de que no sería saludable. Pero si son muy grandes se moverían demasiado, aumentando la fricción. 

La talla adecuada de tus pantaletas no solo las haría más cómodas, sino más saludables. Foto: Getty Images

Los materiales

El material ideal sería el algodón, pues las fibras sintéticas podrían causar irritación. Además, el algodón es respirable, lo que reduciría la humedad, la cual es un ambiente idóneo para la proliferación de bacterias y levaduras, aumentando el riesgo de infecciones vaginales y urinarias. La buena noticia es que muchas pantaletas sintéticas cuentan con entrepiernas de algodón.

Sin embargo, no existen estudios que sugieran que el algodón sería mejor que los materiales sintéticos para la humedad, como recoge la ginecóloga Jennifer Gunter. Pero sí habría que evitar el plástico por completo, y usar las de látex durante cortos periodos de tiempo.

Sí es importante, al hacer ejercicio, elegir materiales adecuados y en estos casos el algodón podría sentirse muy húmedo, y las fibras sintéticas serían la opción. 

Por otro lado, los Spanx o shapewear diarios no serían la mejor idea, pues son muy apretados, lo que podría aumentar también el riesgo de infecciones. Lo mejor sería solo usarlas un par de veces por semana, y de preferencia con ropa interior de algodón primero.

También te puede interesar: Lo que tu vello púbico podría revelar de tu cuerpo y tu salud

¿Y las tangas?

La recomendación popular es evitarlas, pues su diseño podría transmitir bacterias del colon a la vagina y así provocar infecciones. Sin embargo, un estudio de 2005 y otro de 2018 no pudieron corroborar esto, concluyendo que estos problemas serían más un resultado de salud sexual e higiene.

Sin embargo, si son muy apretadas, sí podrían causar irritación. En estos casos lo mejor sería preferir que sean de algodón.

Sujetadores

Un estudio de 2008 determinó que hasta el 80% de las mujeres estarían utilizando una talla inadecuada de sujetador, lo cual implicaría algunos riesgos como:

  • Dolor en los pezones. Debido a la fricción provocada por utilizar ropa muy entallada o suelta, pues esta los rozaría e irritaría.

Otros problemas que pueden presentarte con los sujetadores son:

  • Dermatitis o eczema, como resultado de los detergentes utilizados.

  • Excoriación. Podría ser causada por un exceso de humedad, producto de materiales no respirables que irritarían la piel. Esto podría darse en el seno, o en la piel en contacto con los tirantes. Cabe mencionar que este problema sería más común en corredoras.

Se calcula que hasta 80% de las mujeres usarían una talla de sujetador inadecuada. Foto: Getty Images

Cómo elegir la talla adecuada

Hay varios detalles a considerar a la hora de elegir un sujetador, siendo el primero siempre probártelo. 

  • Que el panel que conecta ambas copas, o puente, se pegue al pecho, al esternón, sin dejar espacios.

  • Que la banda trasera quede paralela al piso una vez lo tengas ajustado. Esta no debe subirse por tu espalda, y tampoco debería hundirse en tu piel, al igual que las alas laterales.

  • Si las copas tienen varilla, estas deben rodear tus senos para mantenerlos cómodos y contenidos. No debe salir nada de tu busto por debajo de ellas, siendo así una talla pequeña.

  • Tampoco deberían salirse tus senos por encima de la copa, pues sería señal de que es pequeña para ti.

  • Si hay espacio entre tu seno y tu copa, una vez ajustado el sujetador, es que es muy grande para ti. Las copas tampoco deberían verse arrugadas.

  • Si los tirantes se te hunden en la piel o te dejan una marca roja, también sería señal de una talla o ajuste incorrecto.

También te puede interesar: ¿Por qué te pican los pezones?

Además, es importante que, si haces ejercicio, consigas un sujetador adecuado para ello, y garantizar el soporte necesario. Para evitar fricción, dolor, exceso de humedad, dolor de espalda, y sobre todo que se cuelguen por el rebote que puede estirar la piel. Pero no todos son iguales.

  • Bajo impacto, ideal para yoga, pilates, caminar o levantar pesas.

  • Medio impacto, para boxeo, bicicleta o hiking.

  • Alto impacto, para correr, aeróbics, HIIT, deportes de campo o bailar.

En todos los casos, debes sentir apoyo, pero no constricción y debes poder respirar cómodamente. Además, si los usas constantemente, no deberían cumplir un año de uso, pues van perdiendo soporte al desgastarse sus materiales.

Ante cualquier duda, pide ayuda. Existen boutiques y muchas tiendas con especialistas para ayudarte a encontrar tu talla adecuada, y hasta las mismas vendedoras. No dudes en acudir a ellas.

Los materiales importan

Lo principal sería preferir los sujetadores de materiales naturales o de preferencia respirables, que ayuden a alejar la humedad y mantener el área fresca y cómoda. Aunque podrían ser de una mezcla con sintéticos, como para que sean más elásticos y ajustables. 

Lo que sí, ojo si tienen látex o seguros de niquel, pues estos podrían llegar a provocar sensibilidad en algunas personas.

Otra razón, para evitar los materiales sintéticos, es que su proceso de manufactura utiliza toxinas que podrían permanecer en la tela durante más tiempo de lo que pensamos, provocando sensibilidad o irritación.

@travesabarros