Cómo distinguir las castañas buenas de las secas cuando vas a hacer la compra

·4 min de lectura

Noviembre es, sin duda, el mes de las castañas: llegan las tradicionales fiestas otoñales con el protagonismo de este fruto seco y las calles se llenan de puestos en los que se venden asadas. También es el momento de sus llegadas a mercados y fruterías. Si queremos prepararlas en casa, conviene estar atentos a la hora de comprarlas para distinguir las de mejor calidad de las que no lo son tanto. Para asesorarnos con sus sabios consejos hemos consultado a Rocío Vázquez de Castañas El Común, que cuentan con sus propios castañares en Extremadura. Es decir, que las recogen y las comercializan a través de su página web, así que saben de lo que hablan.

Elegir las mejores castañas para asar, todo un arte. Foto: Getty Creative
Elegir las mejores castañas para asar, todo un arte. Foto: Getty Creative

La variedad importa. En Castañas El Común comercializan castañas de la variedad verata y señalan la importancia de saber que castaña se está comprando, "aunque normalmente es una información que no se proporciona y es esencial". La variedad verata es fácil de pelar una vez asada y resulta dulce por la cantidad de hidratos de carbono que contiene, pero "en España hay otras de mucha calidad, como las de la zona de el Bierzo", explica Vázquez, por lo que explican que es buena idea preguntar de dónde vienen.

No elijas las más grandes. En relación con lo anterior, hay que decir que no siempre lo que entra más por los ojos es lo mejor. "Hay castañas gordísimas que pensamos que son mejores que las de un tamaño menor pero suele ser al revés. Las castañas chinas, por ejemplo, son de gran tamaño pero tienen un sabor a madera muy poco agradable. Es mejor elegir las que tienen un tamaño mediano", cuenta Vázquez.

Los castañares de Castañas El Común. Foto: Castañas El Común
Los castañares de Castañas El Común. Foto: Castañas El Común

Si chocas una con otra, descubrirás si están secas. El tacto nos puede decir mucho sobre una castaña. "Si están secas, podemos descubrirlo chocando una con otra para ver si suenan a hueco o simplemente presionando para detectar si hay una cámara de aire en el interior. En ese caso, sin duda la castaña se habrá secado o deshidratado" nos dicen desde Castañas El Común.

Ojo a los agujeros. Los agujeros en la cáscara pueden darnos información sobre la existencia de gusanos o larvas. "Esto se evita esterilizando las castañas en un tratamiento de vapor de agua a 48 grados durante más de media hora. Se suele llevar a cabo antes de que lleguen al mercado, pero a veces no se hace, con lo que se multiplican los problemas que pueden aparecer en la castaña", comenta Vázquez.

No es lo mismo castaña que castaña pilonga. En el momento de comprar las castañas, conviene tener claro si queremos las castañas habituales o las llamadas pilongas: "Las pilongas son castañas secas que necesitan ser rehidratadas cociéndolas antes de ser consumidas, por lo que conviene tener claro para qué las vamos a utilizar al optar por unas u otras".

La variedad de la castaña importa: la verata, por ejemplo, es dulce y fácil de pelar. Foto: Getty Creative
La variedad de la castaña importa: la verata, por ejemplo, es dulce y fácil de pelar. Foto: Getty Creative

No las compres fuera de temporada. El hecho de que se consuma en otoño principalmente tiene sentido porque es un producto peredecero, que solo se produce durante un periodo determinado del año: "Empieza a venderse en septiembre pero hasta Navidad se suele consumir. Fuera de esas fechas, mejor no comprarlas", comentan en Castañas El Común.

En casa consérvalas al fresco. El calor es enemigo de las castañas, por lo que en el punto de venta se guardan en cámara. En Castañas El Común explican que, en casa, es conveniente conservarlas "al fresco" para evitar que se echen a perder.

Para asarlas, hazles siempre un cortecito. Para evitar que revienten al asarlas, hay que hacerles un pequeño cortecito en la cáscara de modo que la castaña "respire". Vázquez también señala que, pese a que pueden prepararse en el microondas, es preferible prepararlas en el horno o en una sartén calvotera, muy habitual en Extremadura y que cuenta con una serie de agujeritos. "Pero no solo se pueden asar, sino que son perfectas para hacer un puré para acompañar el pavo de Navidad, cociéndolas pelándolas y triturándolas".

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente