Cómo detectar si alguien está sufriendo una hipoglucemia y cómo actuar para salvarle la vida

·5 min de lectura
Se considera que una hipoglucemia es grave cuando los síntomas inhiben la capacidad de reacción frente a la situación, y requiere de la ayuda de otra persona. Esto ocurre cuando se presenta un nivel tan bajo en sangre que el cerebro no tiene suficiente glucosa para funcionar adecuadamente. (Foto: Getty)
Cuando se trata de una hipoglucemia grave los síntomas empeoran, por lo que la persona que la sufre necesita asistencia de un tercero al no valerse por sí misma para resolver su episodio de hipoglucemia grave.(Foto: Getty)

La diabetes es una enfermedad crónica con la que conviven casi 6 millones de personas en España, y la hipoglucemia grave es una complicación asociada a esta enfermedad.

La hipoglucemia ocurre cuando los niveles de azúcar en sangre son demasiado bajos, generalmente por debajo de 70 miligramos por decilitro (mg/dl). Se considera que una hipoglucemia es grave cuando los síntomas inhiben la capacidad de reacción frente a la situación, y requiere de la ayuda de otra persona. 

Esto ocurre cuando se presenta un nivel tan bajo en sangre que el cerebro no tiene suficiente glucosa para funcionar adecuadamente. El cuerpo tampoco tiene la energía que necesita para encarar la crisis y genera síntomas de debilidad o malestar. Sin tratamiento, niveles tan bajos de azúcar en sangre pueden provocar convulsiones y poner en peligro la vida. 

La hipoglucemia grave es una urgencia médica. Sin embargo, es fácil de corregir a corto plazo siempre que una persona reconozca los signos. Por eso es importante que tanto el enfermo como sus familiares aprendan a reconocer los síntomas para instaurar el tratamiento cuanto antes. 

Los primeros síntomas en aparecer son los adrenérgicos o relacionados con los intentos del cuerpo por mantener unos niveles de glucosa normales:

  • Hambre

  • Palidez en el rostro

  • Sudor frío

  • Ansiedad

  • Irritabilidad

  • Náuseas

  • Temblores

  • Palpitaciones

Si la hipoglucemia se prolonga sin ser tratada aparecen nuevos síntomas originados en el cerebro como consecuencia de la falta de azúcar que se conocen como neuroglucopénicos. Por ejemplo: dolor de cabeza, falta de concentración, confusión, debilidad, visión borrosa, alteración de la conducta, falta de memoria y coordinación y pérdida de conocimiento. 

Y sabemos que estamos ante una hipoglucemia grave cuando estos síntomas son tan fuertes que inhiben la capacidad de reacción del afectado frente a la situación, y necesita de la ayuda de otra persona. Esto ocurre cuando la persona afectada no puede ingerir alimentos, ha perdido la consciencia o tiene convulsiones.

Según la gravedad de los síntomas, así deberás actuar

Si la persona está consciente se aconseja comprobar el nivel de glucosa en sangre. Hay que confirmar que efectivamente se trata de una hipoglucemia realizándonos un control. No podemos confiar sólo en lo que notamos, pues hay momentos en los que, a pesar de tener síntomas de hipoglucemia, no tenemos hipoglucemia. Esto se denomina “hipoglucemia falsa” y se produce cuando los niveles de glucosa bajan muy rápidamente. 

Si se confirma la hipoglucemia o los síntomas no nos permiten realizar el control, debemos tomar algo de azúcar inmediatamente. Hay que ingerir hidratos de carbono de absorción rápida. Aunque la cantidad que se ha de tomar variará de la edad y del nivel de glucosa, lo normal para adultos es tomar unos 10-15 gramos de azúcar contenidos, por ejemplo, en dos terrones de azúcar o un vaso de leche o zumo de naranja y tres galletas.

Después hay que esperar 15 minutos y volver a comprobar el nivel de glucosa. Si no se ha remontado, se debe repetir la toma, y llamar al servicio de emergencias. Una vez que se haya recuperado debe tomar alimentos que contengan azúcares de absorción más lenta, por ejemplo pan o yogur, para evitar que reaparezca.

Por precaución no se debe realizar ningún tipo de ejercicio físico hasta que todos los síntomas de hipoglucemia hayan desaparecido, y tampoco es conveniente quedarse solo. Una vez resuelta la hipoglucemia deberíamos anotarla en nuestro cuadernillo de diabetes y pensar por qué se ha producido esa “bajada”.

Cuando alguien se encuentra inconsciente o presenta una convulsión, está prohibido dar alimentos por boca, esto pondría a la persona en riesgo de sufrir broncoaspiración. En estos casos se debe inyectar un medicamento llamado glucagón vía subcutánea o intramuscular y llamar al servicio de emergencias. 

El glucagón es una hormona secretada por el páncreas que aumenta los niveles de glucosa en la sangre. La acción de esta hormona es contraria a la insulina, es decir aumentar los niveles de glucosa en sangre. Por lo que se trata de una medicación de rescate para ayudar a superar el episodio de hipoglucemia grave.

Las personas con diabetes deben tener una acceso fácil a esta medicación, y es muy importante que sus allegados sepan cómo y cuándo usarlo (ante una persona con diabetes que está inconsciente, convulsionando o con una disminución del nivel de conciencia que le impide comer o beber). Suele venir en un kit de plástico de color naranja que contiene el glucagón en polvo y jeringa pre-llenada con disolvente para solución inyectable. Hay que verificar la fecha de caducidad y reemplazarlo antes de que caduque. 

Antes de inyectarlo debe prepararse mezclando el polvo del glucagón y el líquido siguiendo las instrucciones que trae el kit. Luego hay que colocar al enfermo de lado porque las náuseas y vómitos son efectos secundarios frecuentes del glucagón; en esta posición se evita que se ahogue si vomita.

A continuación se debe inyectar el glucagón en el muslo, nalga o brazo, vía intramuscular o vía subcutánea, de la misma manera como se inyecta la insulina, y realizar un control de glucemia tan pronto como sea posible.

Una vez se haya recuperado la conciencia en unos 10 o 15 minutos, hay que aplicar las fases del tratamiento de la hipoglucemia que ya hemos explicado con anterioridad: ofrecer un hidrato de carbono de acción rápida y un hidrato de carbono de acción lenta para mantener los niveles de glucosa en sangre en una franja segura. Posteriormente realizar un control de glucemia. En caso de no contar con un kit de glucagón, llamar inmediatamente al servicio de emergencias.

Pero, si no tenemos la capacidad de inyectar el glucagón, y estamos ante un caso de urgencia por hipoglucemia grave es mejor acudir al hospital.También si se recupera pero presenta fuerte dolor de cabeza o insensibilidad en brazos o piernas, si no recupera la consciencia pasados unos 15 minutos después de haber administrado el glucagón, y si la convulsión persiste cinco minutos después de haber administrado el glucagón.

Más historias que pueden interesarte:

El próximo fármaco para tratar la diabetes que supera a todos los que conocemos hasta el momento

De los superalimentos al ayuno intermitente: los bulos sobre la dieta especial de los diabéticos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente