Guía básica para depilarte las cejas en casa


A la hora de depilar tus cejas en casa la regla básica siempre debe ser "menos es más". Foto: Getty Images

Depilarte las cejas puede parecer trivial si estamos confinados en casa, voluntaria u obligatoriamente, pero durante la crisis puede ser una forma de mantener un poco de normalidad ante la incertidumbre.

La buena noticia es que, mantenerlas no tiene que ser complicado, pero sí debes restringirte lo más posible, pues si cometes un error, como depilar de más, no hay nada que puedas hacer para corregirlo, más que esperar al menos tres semanas. 

A continuación te compartimos una guía básica para hacer mantenimiento de tus cejas con pinzas, siendo el procedimiento más sencillo y seguro en casa.

Para empezar

Lo primero es tener la piel limpia y tener a la mano todo lo que necesitas, en este caso un lápiz para cejas, tus pinzas y un espejo. Una recomendación es hacerlo después de la ducha, ya que los folículos estarán más abiertos, lo que haría el proceso menos doloroso.

Y por favor, olvídate del espejo con lupa, pues haría que parezca que hay más pelos que quitar de la realidad, y el resultado podría no ser lo que buscas. Lo mejor es un espejo normal pero en una habitación bien iluminada, como recomienda Kristie Stricher experta en cejas. 

También te puede interesar: Frente a esta crisis que vivimos, píntate los labios de rojo

Determina la forma de tus cejas

Es quizá el paso más importante y para lograrlo solo necesitas tu lápiz para cejas. La regla general sería que las cejas comienzan arriba del lagrimal, alcanzan su punto más alto en la parte externa de tu iris, y de ahí bajan para terminar en la orilla externa del ojo.

Para medirlo de forma segura, coloca tu lápiz en la orilla de tu nariz en forma vertical, y haz una marca donde comenzará. Después, y sin moverlo de tu nariz, gira el lápiz en diagonal, y haz otra marca cuando esté alineado con la parte externa de tu iris. Finalmente, gíralo hasta la orilla externa de tu ojo y haz otra marca. Cuando hayas finalizado, une los puntos para trazar el contorno de tus cejas, como recomienda Ericka Gonzales, especialista en belleza cosmética.

Antes de depilar, dibuja el contorno de tus cejas y asegúrate de que estén parejas. Solo quita los vellos de la parte inferior. Foto: Getty Images

Repite con ambas cejas antes de tomar las pinzas, para asegurarte que estén alineadas. Y por favor, no intentes un diseño nuevo en casa, pues se trata de solo un mantenimiento. Deja los cambios para el esteticista cuando puedas acudir.

También te puede interesar: Aceite de aguacate: cómo y por qué incluirlo en tu rutina de belleza

Hora de depilar

Con los contornos de tus cejas dibujados, es hora de tomar las pinzas. La regla principal a seguir es “menos es más”, por lo que primero hay que quitar los vellos más pequeños. Recuerda que, si te pasas, no hay forma de ponerlos de regreso.

Nick Cayot, esteticista y artista de cejas, recomienda solo quitar los vellos que están fuera del contorno inferior de la ceja, evitando tocar el arco superior, pues este podría ser más difícil de hacer bien si no tenemos experiencia. 

Para evitar quitar de más, después de depilar un par de vellos, aléjate del espejo y observa cómo va quedando la totalidad. Quita solo aquellos vellos que estén fuera del contorno que has dibujado.

Hacerlo bien es importante, por ello es vital halar los vellos en su dirección de crecimiento, lo cual no solo hará que sea menos doloroso, sino que evitará futuros vellos enterrados. Tensa un poco tu piel, halándola con la otra mano, para facilitar el proceso. Y hazlo despacio, para evitar romperlos.

Recuerda, si en cualquier momento te salta la duda de dónde parar, detente. Es mejor dejar vellos de más. Esperar unos días, y después retomar. Recuerda que tendrás que repetir el proceso de dibujar el contorno para mayor seguridad.

Finalmente, no uses tijeras para cortar el largo. Cayot recalca que esta parte es más truculenta de lo que parece, y si cortamos de más, podríamos cambiar por completo la forma de las cejas sin quererlo. Deja este procedimiento en manos de un profesional, y si te hace falta, peina tus cejas y mantenlas en su lugar con un gel.

Cuando termines, limpia de nuevo tu piel para quitar bien las marcas y observar el resultado final. Puedes ahora sí usar cremas hidratantes o aceites para evitar que la piel se ponga roja. Abstente de repetir el proceso de inmediato.

Si después de leer todo esto, e incluso después de haber dibujado el contorno, tienes dudas, mejor no hagas nada, y espera a que puedas acudir con tu esteticista.

@travesabarros