Cómo debes cepillar tu lengua

El cepillado de la lengua es una fácil adición a tu rutina dental diaria. Los expertos recomiendan convertirlo en un hábito regular./ Foto: Instagram ustna_medicina

Te acuerdas de limpiar tus dientes y usar hilo dental, sin embargo… podrías saltarte un paso fundamental en tu aseo bucal: el cepillado de la lengua. Y es que hacerlo es fundamental para combatir el mal aliento o simplemente para tener buena salud dental.

Después del cepillado, las bacterias comienzan a acumularse en la superficie de los dientes, las encías y la lengua, por lo que la limpieza de la lengua es necesaria para evitar problemas de salud oral, entre ellos, caries, explica el sitio Healthline.

“Las bacterias se acumularán en gran medida en las áreas de la lengua entre las papilas gustativas y otras estructuras linguales”, dice el dentista John D. Kling. “Hay grietas y elevaciones en toda la lengua, y las bacterias se ocultan en estas áreas a menos de que se eliminen”.

Para cepillar tu lengua, sigue estos tres pasos según Kling:

  1. Cepilla hacia adelante y hacia atrás.
  2. Cepilla de lado a lado. No lo hagas muy fuerte, ya que puedes lastimar la piel.
  3. Enjuaga tu boca con agua.

TÓMALO EN CUENTA

  1. El enjuague bucal no funcionará. Según Kling, cuando se usan enjuagues bucales, solo se destruyen las células externas, pero no las que se ocultan en los pliegues de la lengua.
  2. Usa un raspador de lengua. Está diseñado para deslizarse a lo largo de la superficie de la lengua, quitando la capa de moco, así como las bacterias y los desechos que atrapa. Sin embargo, la Asociación Dental Americana (ADA por sus siglas en inglés) dice que no hay evidencia de que los raspadores prevengan la halitosis (mal aliento).
    Para usar el raspador efectivamente, colócalo en la parte posterior de la lengua y deslízalo con una presión homogénea desde abajo a lo largo de la superficie hasta la punta. Una vez que se haya raspado toda la superficie, limpia y seca bien el raspador, cepilla y usa hilo dental de forma normal, precisa el portal 123 dentist.
  3. No raspes con demasiada fuerza. Tu lengua se compone de piel delicada que se puede inflamar cuando se irrita, por lo que si se sientes malestar, no la limpies durante un día o dos hasta que la piel vuelva a restaurarse a sí misma y luego vuelve a intentarlo suavemente.

    Las bacterias y otros restos atrapados en la lengua pueden causar mal aliento y una decoloración blanca de la lengua. Usar un rascador puede evitarlo. / Foto: Instagram taconicdental

Controla las náuseas

La limpieza de la lengua puede ser un desafío para aquellos que tienen un reflejo nauseoso muy sensible, ya que tocar la parte posterior  a veces puede desencadenar respuestas involuntarias, subraya el mismo portal de 123 dentist. Si esto te pasa, intenta limpiarla lentamente para acostumbrarte a la sensación. Un truco es sacar la lengua y, cuando estés a punto de tocar una parte sensible, relájala completamente mientras exhalas por completo. Exhalar generalmente anula el reflejo nauseoso y te permitirá continuar con tu rutina de aseo.

.Además de cepillar tu lengua regularmente, es importante llevar una dieta saludable que limite las bebidas y los refrigerios azucarados, así como visitar a tu dentista regularmente para la prevención y el tratamiento de enfermedades dentales.

¿Acostumbras cepillar tu lengua?

También te puede interesar:

10 cosas que debes saber sobre los brackets

Beber té de frutas, ¿malo para tu sonrisa?

-Buena salud oral, buena salud sexual