Cómo ahorrar en ropa y complementos para la nieve

Esther Bedia Alonso

Chollos, gangas, descuentos... ¿A quién no le gusta comprar barato y seguir presumiendo de ropa y complementos? Los famosos outlets (ventas de producto en stock o fuera de temporada a precios rebajados) son cada vez más habituales y se han convertido incluso en ganchos que las oficinas de turismo del mundo ofertan como rutas complementarias a los museos y catedrales. Las víctimas de la moda están por todas partes. También en los deportes de invierno.



Hossegor es una pequeña población francesa, en el departamento de Landas, a unos 30 kilómetros de Bayona y unos 80 de San Sebastián. Oficialmente no llega a los 4.000 habitantes. Sin embargo, todos los años, durante la Semana Santa, miles de personas peregrinan a esta localidad atraídas por grandes descuentos en ropa y material deportivo: surf, esquí, snow, skate, escalada...

Es la llamada Braderie d'Hossegor o las carpas que las fábricas de grandes marcas de la industria deportiva ubicadas en la zona arman para vender su stock. Una locura de feria de moda que este año se celebra desde el jueves 17 al lunes 21 de abril en un recinto de 11.000 metros cuadrados. En algunos casos los descuentos llegan al 80% y las colas de ávidos compradores frente a las carpas de RipCurl, Billabong, Volcom o Carhartt pueden alargarse cinco o seis horas.

Precisamente fue la empresa RipCurl la precursora, hace 25 años, de esta iniciativa, cuando decidió vender, finalizada la temporada de invierno, la ropa y el material de esquí que todavía tenía en el almacén. Desde entonces más de 100 empresas mantienen la tradición.

[Relacionado: ¿Cómo se fabrica un esquí?]

“Es increíble”, comenta Silvia, una asturiana residente en Madrid, sobre su primera visita a las carpas de Hossegor. “Lo conocí a través de una amiga que había ido ya tres años. Desde Madrid tardamos unas cinco horas y cuando llegas allí parece un festival de música”, recuerda. Se puede pagar con tarjeta, pero es aconsejable ponerse un límite o hacer una lista de lo que necesitas porque una vez dentro la orgía consumista enloquece casi a cualquiera.

“Todo está a unos precios... Por ejemplo, en complementos como gorras que en tienda cuestan 20 euros, allí están a cinco y si compras cinco te salen a cuatro euros. Un chico del grupo se gastó 600 euros pero haciendo el cálculo de lo que le habría costado fuera de Hossegor serían unos 3.800 euros. Una cazadora Element, que en tienda vale 280 euros, allí está a 35. ¡Y no es ropa de hace mil años!”, explica Silvia.

Cuenta también que encontrar alojamiento para esas fechas no es sencillo, ya que el pueblo se llena de cientos de franceses, españoles e ingleses: “Hay gente que ahorra para ir y comprar para todo el año. Y se ven muchas familias con niños”. Eso sí, cuidado con las colas. Si no quieres pasarte el día en una fila es recomendable madrugar: “En la carpa de Nixon, por ejemplo, era brutal. Es por los relojes. Cuestan 300 euros pero allí los venden por 40 ó 50”.
Compra barato sin salir de casa

Hoy por hoy casi todas las tienda físicas convencionales ofertan en distintas épocas del año ropa, complementos y material rebajado. Tienen sus ventajas como la cercanía o la asesoría personal, pero si en tu ciudad no hay lo que buscas las tiendas online son un recurso de lo más cómodo y, con paciencia, también de lo más barato.

Entre las múltiples opciones para deportes de invierno cabe destacar Made4Ski, con outlet, liquidaciones y ofertas de buenas marcas; Outlet Esquí, con descuentos de más del 50%; Blue Tomato, con rebajas de invierno; y las ventas privadas de Label-Park.

[Galería: