¿Cómo afectan los horarios de tus comidas a tu salud?

Nuestro metabolismo cambia durante las 24 horas del día. Por eso, una misma naranja no cae igual a nuestro organismo por la mañana que por la noche. La cronobiología puede ayudar a mejorar nuestros hábitos para vivir de una forma más sana y feliz

Los efectos de los alimentos varían según las horas en las que se ingieren; pueden condicionar nuestro peso y afectar a la salud. (Foto: Getty)

¿Te das cuenta de que a veces, dependiendo de la hora del día, te afecta más o menos una mala noticia? ¿Cuántas veces la lectura de un texto complicado te resulta mucho más fácil por la mañana que por la noche, o viceversa? ¿Por qué hacer un ejercicio específico te cansa más a una determinada hora del día?

Estos cambios de humor y energía son circadianos y están determinados principalmente por tus hormonas. Por ejemplo, muchas veces por la mañana te sientes alegre, pero tres horas después sientes una tristeza profunda sin que nada aparentemente importante haya cambiado en tu vida.

La medicina clásica ha evaluado al ser humano, ha diagnosticado la enfermedad mediante análisis puntuales realizados a una sola hora del día. Por ejemplo, los análisis de sangre para determinar los parámetros de salud, tales como los lípidos sanguíneos, el azúcar, el hematocrito o los valores de cientos de hormonas, se han hecho generalmente en ayunas, en las primeras horas de la mañana.

Sin embargo, hoy en día sabemos que no somos los mismos por la mañana que por la noche. Nuestro metabolismo cambia durante las veinticuatro horas del día. Así, el azúcar sanguíneo, el colesterol total, el ritmo cardíaco, la tensión arterial, o incluso el peso corporal, medidos una única vez a lo largo del día, solamente captan una ‘fotografía’ puntual de lo que sucede en nuestro organismo. Una fotografía que muchas veces es insuficiente para diagnosticar una enfermedad o para determinar nuestro estado de salud.

Ha sido solo recientemente cuando la medicina ha comenzado a ocuparse del estudio y conocimiento de los relojes de nuestra fisiología (cronobiología), y es todavía una quimera la aplicación de la cronobiología a la práctica clínica. Simplificando, la nueva ciencia de la cronobiología trata de estudiar la fisiología humana desde el punto de vista de «la hora del día» y se encarga del estudio de los ritmos circadianos del individuo (de circa, «alrededor», y diano, «día»).

El reloj interno de cada persona debe de marcar sus rutinas de alimentación. Descubre tus puntos algidos y haz las modificaciones necesarias para sacar partido a tu día. (Foto: Yahoo Canada Style)

De hecho, en reconocimiento a sus investigaciones para desentrañar los mecanismos moleculares que regulan los ritmos circadianos, los estadounidenses Jeffrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael W. Young han sido merecedores del Premio Nobel de Medicina. 

También sabemos gracias a la ciencia popular que los alimentos no nos sientan igual a todas las horas del día, y que dependiendo del horario tu sistema digestivo cambia. Las enzimas del estómago, del intestino o el funcionamiento de tu hígado, aumentan o mejoran a ciertas horas y por eso una misma naranja no cae igual a nuestro organismo por la mañana que por la noche.

Y es que “la hora a la que se come influye en el grado de obesidad o la pérdida de peso”, asegura Marta Garaulet, doctora en Farmacia, nutricionista, catedrática de Fisiología en la Universidad de Murcia y una de las mayores expertas mundiales en Cronobiología.

Estudios recientes de  la Universidad de Harvard han mostrado resultados tan sorprendentes como que en un grupo de personas que acuden a perder peso (420 individuos, la mitad hombres y la mitad mujeres) y que comen lo mismo y gastan la misma energía, aquellas personas que comen antes de las tres de la tarde pierden hasta cuatro kilos más de peso que quienes comen después de esta hora (los comedores tardíos).

Independientemente de estos cambios circadianos que nos afectan a todos, sabemos que no todas las personas somos iguales desde el punto de vista cronobiológico. Por ejemplo, hay personas ‘búhos’, que por la noche se sienten pletóricas,  y tienen fuerza y ganas de afrontar retos, mientras que otras son ‘alondras’, y solamente por la mañana se sienten capaces, por ejemplo, de jugar un partido de tenis, hacer un examen, o leer un texto complicado.

Los relojes circadianos de las personas pueden cambiar con el tiempo, incluso radicalmente, por ejemplo, con el uso de luces artificiales. (Foto: Getty)

En definitiva, la cronobiología y su conocimiento te va a permitir responder a muchas preguntas que se plantean en tu día a día, y además hacer cambios en tu vida para estar más sano. Pero, en primer lugar, te permitirá saber qué eres tú desde la perspectiva de la cronobiología.

En “Los relojes de tu vida”, el último libro de la Dra. Garaulet, podrás descubrir los tuyos para que sepas a qué hora debes realizar cada una de tus actividades o tareas cotidianas y conseguir mayores dosis de bienestar en general.

También te puede interesar:

¿Tu edad biológica coincide con los años que tienes o te ves más mayor?

Si te pasas la semana ‘grogui’ (atontado por el cansancio) deberías irte de acampada