Comer esto (con toda su grasa) baja el colesterol malo

Se ha llegado a decir que es uno de los peores alimentos para tu salud pero resulta que ayuda a reducir los niveles malos de colesterol. Te descubrimos la “paradoja del queso”

Tras la dieta del bocadillo y la del <a href="https://es.vida-estilo.yahoo.com/atenci%C3%B3n-chocolate-adictos-tomar-este-dulce-para-103722239.html" data-ylk="slk:chocolate;outcm:mb_qualified_link;_E:mb_qualified_link;ct:story;" class="link  yahoo-link">chocolate</a>, llega una nueva revelación: las personas que comen mucho queso son <strong>más delgadas</strong> que las que no lo hacen, y que en realidad<strong> no aumenta los niveles de colesterol.</strong> (Foto: Getty)
Tras la dieta del bocadillo y la del chocolate, llega una nueva revelación: las personas que comen mucho queso son más delgadas que las que no lo hacen, y que en realidad no aumenta los niveles de colesterol. (Foto: Getty)

Lo que sabíamos hasta ahora era que para adelgazar y mantener la línea debíamos renunciar a este sabroso alimento porque es rico en grasas saturadas, lo que además de bloquear las arterias, nos hace engordar.

Sin embargo, una nueva investigación contradice la teoría de que el queso entero (especialmente el cheddar y el stilton) aumentan el riesgo de sufrir un ataque cardíaco. Además, no influye en tu peso tanto como pensabas.

Según informa el Daily Mail, comer 120 gramos de queso al día durante seis semanas ayuda a reducir los niveles malos de colesterol.

¡Eh! ¡No te pases! Si quieres obtener beneficios respeta las porciones de queso recomendadas, que no te harán ningún daño. (Foto: Getty)
¡Eh! ¡No te pases! Si quieres obtener beneficios respeta las porciones de queso recomendadas, que no te harán ningún daño. (Foto: Getty)

En ese sentido, tomar un pedazo del mencionado alimento (similar al de una rodaja de una manzana o un gajo de una naranja de mesa) todos los días para los brindaría este inesperado beneficio.

Para demostrarlo, los autores del estudio realizaron un experimento de seis semanas con un grupo de voluntarios, a los que dividieron en cuatro grupos. Los del primero, tenían que comer 120 gramos de queso cheddar irlandés al día; los del segundo, una cantidad muy pequeña de queso y mantequilla; los del tercero, una cierta cantidad de mantequilla acompañada de suplementos de proteínas, que equivalían al valor nutricional de 120 gramos de queso; y los del cuarto grupo, no tenían que comer nada de queso ni de mantequilla.

A todos los participantes se les dijo que limitaran su ingesta de leche a 56 g por día.

Tras analizar los resultado observaron que, aunque los miembros de los cuatro grupos redujeron sus niveles de colesterol, los que más lo hicieron fueron los del primero, los que comieron los 120 gramos diarios de queso. ¿A qué de debe este sorprendente efecto? De momento no hay una respuesta suficientemente clara pero los investigadores sospechan que puede ser debido a que la grasa de este producto lácteo no resulta dañina cuando se consume en forma de queso, y si cuando se consume de otro modo. Es lo que han bautizado como “la paradoja del queso“.

Los resultados sugieren que, si bien los que comen queso bajo en grasa, mantequilla y suplementos lácteos también ven disminuir sus niveles de colesterol, la mayor reducción se produce entre los que comen queso con toda su grasa.

Además, determinaron que ninguna persona subió de peso por su consumo durante la evaluación, y tampoco ocasionó cambios en los niveles de insulina o de azúcar en la sangre de los participantes.

A diferencia de otras formas de productos lácteos, el queso contiene una membrana alrededor de cada una de sus gotas de ácido graso, que puede estar detrás de sus efectos reductores del colesterol. (Foto: Vidayestilo)
A diferencia de otras formas de productos lácteos, el queso contiene una membrana alrededor de cada una de sus gotas de ácido graso, que puede estar detrás de sus efectos reductores del colesterol. (Foto: Vidayestilo)

Se cree que el queso con alto contenido en grasa reduce el colesterol más que otras formas de lácteos, como la mantequilla, debido a la forma en que sus nutrientes, como el calcio y la proteína caseína, están dispuestos en la “matriz del queso”.

Según la autora principal, la Dra. Emma Feeney, del University College Dublin: “Debemos dejar de pensar en los alimentos en términos de su contenido graso y su grasa saturada, y pensar en ellos como un alimento integral”.

Por tanto, estiman que este lácteo debe ser considerado un alimento completo, y no como un suplemento o como parte de una dieta baja en grasas.

¿Tomas queso a menudo, restringues su consumo por miedo a engordar o te lo ha prohibido el médico? ¿Qué efecto perjudicial te provocaba?

También te puede interesar:

Tomar esto por la noche te ayuda a perder peso (y equivale a una hora en el gimnasio)

¡Híncale el diente sin remordimientos! Vas a adelgazar comiendo pan

¡Atención chocolate-adictos! Tomar este dulce para desayunar puede ayudarte a perder peso

Ni el queso ni la comida picante tienen la culpa de tus pesadillas

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente