Comer de cuchara: así se transforma el plato más humilde en una comida sustanciosa

Si te lo propones podrás preparar desde caldos en crudo, en pocos minutos, hasta guisos a fuego lento. Pero, ¡oye! No olvides que hasta las sopas más ligeras resultan deliciosas, tonificantes y completas. (Foto: Getty)

La sopa es el “vestido negro clásico” del mundo culinario. Además de ser el reconstituyente estrella, es una de las elaboraciones más versátiles que podemos preparar en la cocina. Caliente o frío, el plato humilde que todos tenemos en mente puede transformarse en una comida sustanciosa e interesante gracias a sus infinitas posibilidades. Combinar ingredientes y aderezos es la clave para lograr platos saciantes, nutritivos y deliciosos.

Nos lo cuenta, Amber Locke, una fotógrafa culinaria que comparte en Instagram su pasión por la alimentación saludable con recetas tan nutritivas como coloridas. Todas, creadas por ella misma e ilustradas con sus propias fotografías.

Vamos a ver, no seamos cerriles, la crema de calabaza se puede hacer sin patatas ni nata, y queda riquísima. (Foto: Getty)

Locke comenzó a interesarse por el universo vegetal de niña; sus padres cultivaban un gran huerto, y esto hizo que siempre tuviera a mano un abundante suministro de plantas aromáticas, frutas y hortalizas frescas, que aprendió a cocinar de la mano de su madre.  De esa época guarda recuerdos imborrables y  consejos valiosos que ahora ha querido plasmar en ‘Sopas para la salud’  (Lunwerg Editores) donde revela cuáles son los pasos básicos para una sopa diez:

  1. Elige bien los ingredientes. Las frutas y hortalizas de cultivo ecológico dan mejor sabor.
  2. Usa la cantidad de aceite mínima. Las verduras, por ejemplo, pueden hacerse al vapor antes de incorporarlas a la sopa.
  3. El caldo es la base de la sopa. Deberá ser ligero si se busca un sabor sutil, pero para conseguir platos más potentes puedes añadir cilantro o jengibre, por ejemplo.
  4. El toque maestro: hay muchos aderezos que te ayudarán a hacer especial cada plato y multiplicar su valor nutricional. Las semillas germinadas, los cacahuetes tostados molidos o los picatostes crujientes son algunas sugerencias.

Y ya que te pones a ello, aquí tienes otra tanda de sugerencias que te ayudarán a preparar, servir y conservar tus platos de cuchara en las mejores condiciones.

  • Cocina de más. Las sopas y cremas se conservan de maravilla en el congelador, así que siempre se puede tener a mano una opción saludable que no cuesta tiempo preparar.
  • No tires las sobras de las hortalizas: se pueden usar para hacer un buen caldo reconstituyente que agradecerás tener a mano cuando llegues de la calle cansado y aterido de frío.
  • Enriquece las sopas con hortalizas ralladas crudas o cocinadas en dados antes de servir. Es la fórmula perfecta para conseguir que tus platos de cuchara tengan una textura y un sabor cremoso, sin lactosa; por ejemplo a base de anacardos triturados y previamente puestos en remojo. También puedes añadir arroz, patata o copos de avena para espesar la sopa.
Si quieres una sopa liviana y nutritiva que haga las veces de plato único puedes preparar esta de espinacas y pescado fresco tipo tilapia o pargo. (Foto: Getty)
  • Para contrarrestar el exceso de sal puedes usar almidón… se puede ir añadiendo patata, pasta o arroz.
  • Evita la cocción excesiva que reblandece los alimentos y hace que pierdan su sabor y sus propiedades.
  • Un chorrito de limón es el truco perfecto cuando hay que realzar el sabor.
  • Utiliza ollas de cocción lenta para las sopas que requieran tiempo, como las de legumbres.
  • Cocina con antelación: las sopas mejoran unos días después de cocinarse, cuando los sabores se combinan y transforman.
  • Asegúrate de que la sopa está fría cuando vaya a guardarse en recipientes para congelarla.

Todo esto y mucho más es lo que encontrarás en Más de 100 recetas sabrosas y reconfortantes (pensadas para 2-6 comensales) para que comer hortalizas se convierta en un placer para el paladar. Son propuestas saludables perfectas para integrar en cualquier dieta y contienen una explicación nutricional que aclara sus beneficios para la salud y variados consejos de presentación y acompañamiento.

También te puede interesar:

Cómo hacer la sopa perfecta (rica y nutritiva) sin ser un cocinillas

Los 7 alimentos perfectos para combatir el frío