Comer con Mindfulness para salir airoso de las pruebas más exigentes

Mónica De Haro

Parece absurdo. Sin embargo, dedicar 10 minutos a saborear, digamos, una onza de chocolate puede convertirte en un triunfador. Ésta y otras técnicas de entrenamiento Mindfulness pueden cambiarte la vida, para bien

Saborear tu comida favorita conscientemente te ayuda a mantener la atención plena en algo, y esto equilibrará tus emociones. (Foto: Getty)
Saborear tu comida favorita conscientemente te ayuda a mantener la atención plena en algo, y esto equilibrará tus emociones. (Foto: Getty)

¿Tienes un exámen, una entrevista de trabajo, vas a dar un discurso o has conseguido (por fin) quedar con esa persona que te quita el sueño? Pues haciendo esto que te vamos a contar podrás calmar tus nervios y hacer frente a estas y otras situaciones estresantes.

Los últimos años ha habido un creciente interés en la atención plena, un método para entrenar la mente y aprender a meditar cuyo propósito es mejorar el bienestar mental. Existe evidencia de que el entrenamiento de concienciación o atención plena puede mejorar los síntomas de problemas comunes de salud mental, como la ansiedad y la depresión.

Estos problemas, que nos afectan en mayor o medida a todos, pueden bloquearnos y complicar nuestro día a día. Se sabe, por ejemplo, que cada vez más estudiantes universitarios sufren episodios de ansiedad debido a los exámentes. En Reino Unido creció un 50 por ciento entre 2010 y 2015, y en España, el 67 por ciento de los estudiantes siente ansiedad durante la realización de los exámenes, según el estudio ‘El bienestar de los estudiantes’: resultados de PISA 2016 de la OCDE.

Pues bien, a pesar de que hasta ahora había poca evidencia sólida sobre la efectividad del entrenamiento ‘mindfulness’, las dudas se están disipando. Nuevas investigaciones avalan la teoría de que el entrenamiento sobre la meditación (‘mindfulness’) puede ayudarte a manejar tus emociones y conseguir mejores resultados.

Algo que certifica un ensayo aleatorio controlado llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, que concluye que el entrenamiento sobre la meditación (‘mindfulness’) puede ayudar a los estudiantes en riesgo de problemas de salud mental.

Al practicar Mindfulness estamos fortaleciendo áreas cerebrales y circuitos relacionados la con atención, concentración, memoria, flexibilidad cognitiva o el bienestar emocional

“Dada la creciente demanda de servicios de salud mental para los estudiantes, queríamos ver si la atención plena podría ayudar a los alumnos a desarrollar estrategias de afrontamiento preventivas“, explica Géraldine Dufour, directora del Servicio de Orientación de la Universidad de Cambridge.

Mindfulness es una práctica que permite entrenar nuestra atención y a su vez manejar el estrés. Cuando notes que este te atenaza, busca un lugar silencioso (también puedes hacerlo en tu propio escritorio) y deja de hacer la actividad que estás realizando. Durante tres minutos, inhala y exhala profundamente, llevando tu atención a la respiración y a tu cuerpo como un todo. (Foto: Getty)
Mindfulness es una práctica que permite entrenar nuestra atención y a su vez manejar el estrés. Cuando notes que este te atenaza, busca un lugar silencioso (también puedes hacerlo en tu propio escritorio) y deja de hacer la actividad que estás realizando. Durante tres minutos, inhala y exhala profundamente, llevando tu atención a la respiración y a tu cuerpo como un todo. (Foto: Getty)

En total, 616 estudiantes participaron en el estudio y fueron aleatorizados en dos grupos. A ambos grupos se les ofreció acceso a un soporte centralizado integral en el Servicio de Orientación de la Universidad de Cambridge, además del apoyo disponible de la universidad y sus facultades, y de los servicios de salud, incluido el Servicio Nacional de Salud.

A la otra mitad de la cohorte se les ofreció el curso ‘Mindfulness Skills for Students’, que consistió en ocho sesiones semanales cara a cara, basadas en el libro ‘Mindfulness: Una guía práctica para encontrar la paz en un mundo frenético’, adaptado para estudiantes universitarios. Se alentó a los alumnos a que también practicaran en casa, comenzando con meditaciones de ocho minutos, y aumentando a aproximadamente 15-25 minutos por día, así como otras prácticas de atención plena, como caminar y comer atentamente.

El curso de ‘mindfulness’ llevó a puntuaciones de angustia más bajas después del curso y durante el término del examen, mientras que los alumnos que recibieron el apoyo estándar se estresaron cada vez más a medida que avanzaba el año académico.

Te cuento todo esto para que veas hasta que punto nosotros mismos podemos boicotearnos o ayudarnos a sacar lo mejor de nosotros mismo. En este caso, la evidencia muestra que el entrenamiento de ‘Mindfulness’ puede ayudarnos a lidiar con el estrés acumulativo.

Para el carro y dedica entre 15 y 20 minutos al día a relajarte y despejar la mente, así rebajarás los niveles de estrés y recargarás las pilas. (Foto: Getty)
Para el carro y dedica entre 15 y 20 minutos al día a relajarte y despejar la mente, así rebajarás los niveles de estrés y recargarás las pilas. (Foto: Getty)

A la vista de los resultados de este estudio, los expertos consideran que hay 3 cosas que podemos hacer para tranquilizarnos cuando la vida nos ponga a prueba:

  1. Hacer respiraciones constantes. Cuando estamos nerviosos lo primero que hacemos, de manera inconsciente, es suspirar. Pues de eso va esto, de tomar aire, pero esta vez de forma consciente. Cierra los ojos, inspira lentamente notando como se llenan tus pulmones y cuenta hasta 40 respiraciones. Para hacerlo realmente bien debes realizar una inspiración suave, profunda y constante por la nariz.

  2. Realizar un escaneo corporal. Recorrer mentalmente tu cuerpo puede ayudarte a concentrarte y ser consciente de tu potencial. Debes hacerlo despacio, con los ojos cerrados y empezando por el cuero cabelludo hasta las uñas de los pies.

  3. Saborear una onza de chocolate. Esta prueba sensorial realmente funciona. Puedes escoger cualquier otro alimento (la única condición es que pirre, obviamente), pero tienes que tomarlo como si fuera la primera vez que lo haces y dedicarle 10 minutos. El mejor momento para hacerlo es en el desayuno, para empezar el día genial. Para ello, es necesario que te sientes en un lugar tranquilo y en silencio (ni tele ni móvil). Se trata de no tener distracciones. Cuando te dispongas a desayunar, intenta centrar tu atención en los sabores, los olores, el tacto de los alimentos o la bebida… !siéntelos! De esta manera, estarás con la atención en el momento presente, y verás la diferencia.

También te puede interesar:

¿Lo de meditar no va contigo? Deberías intentarlo (una vez más)

5 claves para evitar el problema de salud que se ceba con los menores de 35 años