Cómo combatía Elizabeth Olsen sus ataques de ansiedad

Photo credit: Rich Fury - Getty Images
Photo credit: Rich Fury - Getty Images

Elizabeth Olsen comenzó a actuar cuando tenía tan solo cuatro años. Precedida por sus hermanas, las famosas gemelas Olsen, la actriz se fue haciendo poco a poco un hueco en la industria hasta llegar al reconocido lugar que ocupa ahora, en el que ha dado vida a Wanda, uno de los personajes femeninos más importantes del Universo Marvel.

Sin embargo para llegar hasta ahí no todo ha sido un camino de rosas. Como ha reconocido en una entrevista en la revista Variety, a los 21 años empezó a sufrir ataques de pánico. "Recuerdo que los sufría cada hora. Vivía en la calle 13, entre la 6 y la 7. Estaba cruzando la 6ª avenida por la 14ª calle, y me di cuenta de que no podía cruzar la calle. Me puse de pie contra la pared, y simplemente pensé que iba a caer muerta en cualquier momento" recuerda Elizabeth.

"Si pasaba de frío a calor, de calor a frío, de llena a hambrienta, de hambrienta a llena... Con cualquier tipo de cambio en mi cuerpo pensaba: '¡Algo va mal!'. Y simplemente comenzaba a entrar en una espiral. Era muy extraño. Un otorrinolaringólogo dijo que podría estar relacionado con el vértigo, porque todo giraba de verdad. Así que fueron seis meses interesantes".

Photo credit: Pascal Le Segretain - Getty Images
Photo credit: Pascal Le Segretain - Getty Images

Cómo consiguió controlar sus ataques de ansiedad

"Tenía una amiga que iba al neuropsiquiatra -o al psicólogo, no sé exactamente si se medicaba- porque tenía ataques de pánico antes que yo. Y aprendió un montón de juegos cerebrales. En realidad, era muy parecido a un ejercicio de actuación que hacíamos en Atlantic, que se llama repetición, en el que estás constantemente haciendo observaciones sobre la persona que tienes delante y sólo intentas conectar" explica la actriz.

"Cuando iba por la calle, empezaba a nombrar todo lo que veía en voz alta para salir de la espiral de pensamientos de mi cerebro. Fue una herramienta útil. Pero se convirtió en una práctica que me sacaba de ella" recuerda Elizabeth. Unos juegos que consiguieron mantener a raya sus ataques de ansiedad sin tener que llegar a tomar ningún tipo de medicación.

Photo credit: Matt Winkelmeyer - Getty Images
Photo credit: Matt Winkelmeyer - Getty Images

"No quería medicarme, pero tenía medicamentos en caso de que sintiera una emergencia y el hecho de tenerlos en mi bolso me hacía sentir bien. Es muy extraño porque yo no era una niña ansiosa. Era muy ruidosa y confiada" confesó la pequeña de las Olsen en su entrevista.