Adiós al 'Comando DEC': así se ha desintegrado el núcleo duro de Antena 3 que llegó a Sálvame

Nuria Hernández
·8 min de lectura

Eran como una familia, o al menos así nos lo hicieron creer. ¿Dónde estás corazón? -que más tarde se haría llamar DEC- se estrenaba en Antena 3 en julio de 2003 con un plantel de seis periodistas del corazón dispuestos a comerse el mundo. María Patiño, Gema López, Antonio Montero, Chelo García Cortés y Gustavo González fichaban por el programa de entrevistas de la cadena de San Sebastián de los Reyes y dejaban ver que además de compañeros de plató, eran muy buenos amigos.

Poco queda de la amistad del Comando DEC.
Poco queda de la amistad del Comando DEC.

Pero esa amistad y ese buen rollo que aparentaban comenzó a desmoronarse en 2011 cuando el espacio que había sido la estrella de los viernes por la noche tuvo que emitir su último programa tras la incursión en 2009 en Telecinco de Sálvame Deluxe, un formato muy similar pero con un toque divertido, golfo y moderno que le hizo ser líder de audiencia en poco tiempo. Con el cierre total de DEC, sus colaboradores tuvieron que buscarse la vida. En Sálvame les tenían en el punto de mira e incluso bromeaban diciendo que eran periodistas que trabajaban en la cadena triste, como llamaban a Antena 3, y no les consideraban con el suficiente sentido del humor como para hacerles frente.

Pero la sorpresa llegaba en 2011 cuando María Patiño se sentaba en el plató de La Noria para participar en una entrevista sobre su relación y disputas con Bárbara Rey. Desde ese momento, estuvo claro que la sevillana había llegado para quedarse. Y así lo hizo. Comenzó a colaborar en El Programa de Ana Rosa y en Sálvame Deluxe para poco después ser parte de la edición diaria del programa que presenta Jorge Javier Vázquez. Ella fue la primera. Después llegarían Gema López, Chelo García Cortés, Gustavo y Antonio (el último en sentarse en una de las sillas de Sálvame).

Chelo, ‘chaquetitas’ para sus ‘amigos’

Desde su aterrizaje en el programa de La Fábrica de la Tele, los que hasta entonces eran una piña, una gran familia televisiva, comenzaron a separarse hasta llegar a la desintegración total del Comando DEC. La primera en sufrir los embistes de sus excompañeras fue Chelo. Al llegar a Sálvame fue el blanco de todas las críticas e incluso ella se dejó a los pies de los caballos con una grabación en la que juraba y perjuraba que jamás se sentaría en Sálvame. Y ahí estaba ella en el plató tratando de recular y salir por peteneras. Las más duras con Chelo fueron María y Gema, que aseguraron que la periodista más veterana ponía a caer de un burro a Sálvame cuando estaban en Antena 3 y que no entendían muy bien qué hacía ahora ahí como orgullosa colaboradora.

Chelo y Gema han roto su amistad hace ya unos años.
Chelo y Gema han roto su amistad hace ya unos años.

Luego llegó el momento de calificarla como ‘chaquetitas’ porque cambiaba de parecer en cada una de sus breves y escasas opiniones, y muchos otros compañeros, como Kiko Hernández, aseguraban que se pasaba las cuatro horas de programa casi casi sin abrir la boca. Y ahí tampoco obtuvo el respaldo de las que habían sido ‘su familia’ en DEC. El colmo del mal rollo llegaba años después con la participación de Chelo en Supervivientes al asegurar que se había sentido “machacada” en Sálvame antes de su partida y que durante su estancia en la isla echaba de menos a sus compañeros... “menos a Gema y a María”. Desde ese momento, su amistad quedó quebrada para siempre. “Cuando te han defraudado tres veces lo que te queda es el vacío, es que Chelo es así y la tengo que aceptar”, decía después Gema.

Hace apenas unas semanas, Kiko Matamoros aseguraba en Sálvame que Chelo cobraba más que sus compañeros en DEC y que le pagaban la casa en Madrid. Además explicó que a la hora de negociar su contrato con Sálvame hubo mucha polémica porque ella tenía grandes exigencias y llegó a ofrecer llevar a plató a Isabel Pantoja, algo que nunca cumplió. Chelo ha mantenido siempre un perfil bajo pero no ha dudado en atacar a sus compañeros cuando ellos han criticado su trabajo, algo que le ha costado la amistad con muchos de ellos.

Gustavo y Gema prácticamente han dejado de hablarse.
Gustavo y Gema prácticamente han dejado de hablarse.

Gustavo, en entredicho

Otro de los que no ha salido bien parado tras llegar a Sálvame ha sido Gustavo González. Muy cuestionado siempre por el resto de colaboradores por su manera de trabajar como paparazzo, lo peor llegaría al conocerse su divorcio para mantener una relación con María Lapiedra, con la que vivía un romance en la clandestinidad desde hacía muchos años, incluso desde que estaban todos en DEC todavía. Gema y María se sintieron traicionadas por él cuando su nueva novia las criticó duramente y él no hizo nada para callarle la boca.

Gema ha dicho en más de una ocasión que no tiene ninguna relación con Gustavo y ni siquiera le quiso dar un abrazo el día de su cumpleaños. Incluso se llegó a decir que Gustavo, en su labor como paparazzo, había tratado de vender supuestamente unas fotos de Gema tras su separación y de María Patiño, ambas muy discretas siempre con su vida privada. Para ella, que había tapado a su amigo en muchas ocasiones y que hasta le defendió cuando se hizo pública su deslealtad de años con Lapiedra, fue una traición absoluta su comportamiento tras conocerse su relación con la exactriz porno.

María Patiño no aguantó las traiciones de Gustavo González.
María Patiño no aguantó las traiciones de Gustavo González.

Ni María ni Gema han perdonado las formas de Gustavo, su cobardía a la hora de defenderlas frente a las acusaciones de su novia y tampoco su manera de actuar con su exmujer y sus hijos mayores. “Te crees un macho y te regodeas en eso y no eres un macho, es un hombre que te separas como los demás", le ha llegado a decir Patiño al que fuera su amigo.

“He sido muy legal con él y cuando le digo mentiroso gritando no es que me siente orgullosa, pero sí decepcionada. Creí que Gustavo era de otra manera, que nunca me iba a mentir”, añadía. “Si inconscientemente no te considero mi amiga, me gustaría volver a sentirlo porque me compensa haberte tenido en mi vida y quiero tenerte en mi vida”, replicaba Gustavo tras someterse al polígrafo y asegurar que ya no consideraba su amiga a la sevillana. Al final, siguen sin resolver sus diferencias.

Antonio Montero ha perdido todos sus apoyos en Sálvame.
Antonio Montero ha perdido todos sus apoyos en Sálvame.

El más polémico: Antonio Montero

Ha sido el último en tener una silla en Sálvame, pero Antonio Montero ha cargado con todo y contra todos en los últimos tiempos convirtiéndose en uno de los más ‘odiados’ por todos sus compañeros, pero en especial por los que los fueron en sus años en DEC. “Iba de chulito. Dije como la Pantoja, que no tenían ceros para que yo fuera”, contaba Antonio sobre su llegada a Sálvame.

Hace tan solo unos días, Montero, que va de bueno con esa cara de no haber roto nunca un plato, concedía una entrevista a José de Santiago donde aseguraba que sus compañeras Patiño y Gema se habían tomado demasiado en serio sus salidas de tono en plató. "Me parece exagerado, fue por una cosa absurda. Me hago el malo para divertirme, no hago las cosas para hacer daño”, dijo. Pero es que días antes, Antonio había dicho en La última cena que Patiño ha dicho tantas veces que Jesulín y Campanario se van a divorciar que, si algún día ocurre ese suceso realmente, habrá acertado por casualidad. Algo que sentó como un tiro a María y dijo sin tapujos que no quería ser su amiga nunca más porque está harta de sufrir.

Montero contra todos en La última cena.
Montero contra todos en La última cena.

"Es la primera vez que siento en televisión que las cosas se te pueden ir de las manos y que puedes perder el control. La situación se ha ido de madre”, comentó Montero, pero poco después en la citada entrevista describía a sus compañeras de programa y precisamente no calmaba demasiado los ánimos. “María es ‘la loba’; Chelo García Cortés es una hiena porque se aprovecha de los cadáveres de las presas de otros y Gema López es ‘la raposa”, un calificativo que muchos en las redes sociales identificaron con su sinónimo, ‘la zorra’.

Ahora Montero está más solo que nunca, no tiene ningún apoyo en Sálvame, ya que también ha cargado con dureza contra Lydia Lozano tras salir otra vez a la luz el caso Ylenia. "Es la peor persona con la que he trabajado en su vida”, ha llegado a decir Patiño sobre él tras conocerse que Montero había insinuado que tanto ella como Gema pactaban robados con fotógrafos cada verano en sus vacaciones en la playa. Sin duda, es el que peor parado ha salido de todo este juego televisivo.

Gema López y María Patiño, amigas y cómplices a pesar de todo.
Gema López y María Patiño, amigas y cómplices a pesar de todo.

Gema y Patiño, amistad a prueba de bomba

Parece que la única amistad que dura con el paso de los años es la de Gema López y María Patiño. Amigas, cómplices y compañeras de fiestas y eventos, su unión es indestructible pese a que algunos se empeñen en dinamitarla. El propio Antonio Montero dejaba caer que entre ellas no había tan buen rollito como dan a entender y que en muchas ocasiones han tenido celos profesionales la una de la otra.

Parece que el rápido ascenso de Patiño como presentadora sustituta en el Deluxe y al frente de Socialité, no habría sentado nada bien a su amiga que se sentiría supuestamente menos valorada que su gran amiga. Ambas lo han desmentido. “Yo mataría por Gema López porque la idolatro y porque ha sido mi mejor consejera a lo largo de mi vida. La quiero a morir”, quiso zanjar Patiño.

Más historias que te pueden interesar: