Los colores de cortinas que debes evitar para tu dormitorio

·3 min de lectura
Photo credit: D.R.
Photo credit: D.R.

Aunque no parezca una decisión demasiado importante, lo cierto es que la elección de las cortinas de nuestro dormitorio es un aspecto a tener en cuenta. Y es que, al igual que elegir un buen colchón y unas sábanas con las medidas correctas y de calidad, optar por un color adecuado para las cortinas puede contribuir a que tengamos un sueño reparador y se refleje en la calidad del sueño y el bienestar general por la mañana. Por eso, hay una serie de tonos que debes evitar o que, por lo menos, es mejor que uses en pequeñas cantidades. Te detallamos por qué a continuación.

Cortinas rojas

Aunque el rojo es apto para algunos tipos de decoración, es, sin duda, uno de los colores a evitar en el que coinciden todos los expertos. ¿El motivo? Que el rojo, según la cromoterapia, es uno de esos tonos que estimula nuestra actividad cerebral llevándonos a sentimientos de enfado o de nerviosismo. Vamos, que no es el más adecuado para conciliar el sueño. Además, el rojo se suele identificar con el peligro, el poder o la sangre por lo que no es lo mejor para un sitio en el que quieres descansar. Eso sí, si te decides por el rojo, intenta que sea en tonos rojos más oscuros (a poder ser que tienda al granate) que en colores intensos.

Photo credit: Michel GIBERT
Photo credit: Michel GIBERT

Cortinas amarillas

Aunque el amarillo, en sus tonos más pálidos, pueda ser uno de los colores que mejor combinan con casi toda decoración (de hecho, es una de las últimas tendencias en interiorismo), lo cierto es que no es el mejor color para las cortinas del dormitorio. Este color en sus tonos más potentes está relacionado con nuestro estado de alerta y se relaciona con nuestro sistema nervioso, activándolo y reforzando nuestro estado de atención. Aunque es perfecto si queremos fomentar la alegría y la confianza y despertar nuestro ánimo no es el más adecuado si queremos relajarnos: puede hacer que nos cueste dormir.

Cortinas naranjas

Muchas teorías de la cromoterapia relacionan el naranja con las mismas cualidades que el color rojo, por lo que tendría la misma influencia que este para el dormitorio. Así, el naranja está relacionado con la vitalidad y la energía. ¿Conclusión? No son lo mejor para dormir porque puede provocar que nos despertemos en estado de alerta o que nos cueste dormir.

Photo credit: ikea
Photo credit: ikea

Cortinas de color morado

Es el color de la meditación, de la reflexión y de esos que calman nuestro estado mental. De hecho, es uno de los más utilizados en la cromoterapia para entrar en estados de relajación. Entonces, ¿por qué no es el más adecuado para las cortinas del dormitorio? Porque no es conveniente pasarse con él para no crear precisamente demasiado efecto de relajación. El morado puede ser un tono demasiado oscuro, obstaculizando la entrada de luz por la mañana. ¿La conclusión? Mejor usar el morado en pequeños toques o utilizarlo en cortinas no demasiado opacas.

Cortinas de color negro

Aunque es un tono que se define por la falta de luz, el color negro se considera uno de los colores fríos. Esto es por su capacidad de bloquear la luz solar de manera total. Así, aunque pueda parecer uno de los colores perfectos para relajarnos, no es el más adecuado para despertarnos por la mañana y es demasiado potente para teñir unas cortinas. Sí que puedes utilizarlo sin embargo en pequeños toque decorativos como cojines, jarrones y hasta alguna pieza de mobiliario y el negro es perfecto para espacios como la cocina.

Photo credit: Sergey Ananiev
Photo credit: Sergey Ananiev