Coleman deja la silla de ruedas para entrenar con 58 años

·2 min de lectura
Photo credit: Dave Kotinsky - Getty Images
Photo credit: Dave Kotinsky - Getty Images

El tiempo no ha tratado bien a Ronnie Coleman. Con 58 años necesita de unas muletas para permanecer en pie y de una silla de ruedas si los desplazamientos son más largos. Es el precio pagado para ser Míster Olympia en ocho ocasiones y ser uno de los mejores culturistas de la historia. Cuando ha vuelto a mostrar imágenes de sus entrenamientos actuales ha reconocido sus dificultades para llevar una vida normal pero no quiere renunciar a todo.

En un un vídeo publicado en su cuenta oficial de Instagram, Ronnie Coleman ha querido volver a sentir las mismas percepciones que en su adolescencia y así lo ha compartido con sus seguidores. "Sé lo que estáis pensando, tíos. ¿Por qué casi con 60 años este tipo está entrenando? Ya no tiene nada que probar", escribió en su publicación Ronnie Coleman junto a un vídeo en que se ve cómo trabaja los brazos en una máquina del gimnasio.

"Bueno, ansío hacer mi afición todos los días. Uno de mis hobbies es pescar pero no tengo barco y mi condición inestable me hace un poco difícil ir al lago, alquilar un barco, poner un cebo en la caña y todo eso", justificó un culturista al que se le ve incluso con algunos problemas para sostenerse en pie o caminar hacia la máquina tras el ejercicio.

El antiguo deportista confirma que le encantaría seguir con sus habituales aficiones pero que sus problemas físicos lo hacen imposible. Por eso, recuerda los momentos que disfrutó en casa y los alrededores cuando era un chaval. "De verdad que encantaba ir a pescar lo hacía todos los días cuando estaba en el instituto porque Bayou estaba justo en la calle que bajaba desde mi casa. Solía ir en bicicleta cada día. No capturé ningún pescado pero me divertí mucho intentándolo y era muy relajante. Esos eran los buenos viejos tiempos que echo tanto de menos. No había redes sociales, no había correo electrónico, no había teléfonos móviles. Rara vez había cámaras entonces. Era muy aro", rememoró el estadounidense.

El mensaje de Ronnnie Coleman ha tenido el respaldo de miles de seguidores. Le animan a seguir entrenando con sus límites y a llevar a cabo sus aficiones. Todos saben que en la motivación está la clave para que el ocho veces ganador de Míster Olympia no deje de entrenar.