'CODA' y el día que los Óscar escucharon al corazón en vez de la razón

CODA ha cantado victoria en una gala de los Óscar amena y divertida, que lamentablemente pasará a la historia por el bochornoso puñetazo que Will Smith plantó a Chris Rock en pleno directo. Y es que después de ganar momentum a último minuto en la temporada de premios y cuando El poder del perro se había erigido como la gran favorita, el drama familiar más pequeño y emotivo de todas las nominadas se ha alzado con la estatuilla a mejor película.

La cinta sobre una adolescente y su familia sordomuda ha derrotado a grandes producciones como Dune y West Side Story, a favoritas de la crítica como la película de Netflix y Licorice Pizza, demostrando que esta vez los votantes de la Academia se han dejado llevar por el corazón más que la razón.

El reparto y productores de CODA acepta el premio a Mejor Película durante la 94 ceremonia de los Premios de la Academia en el Dolby el 27 de marzo de 2022. (Myung Chun / Los Angeles Times via Getty Images)
El reparto y productores de CODA acepta el premio a Mejor Película durante la 94 ceremonia de los Premios de la Academia en el Dolby el 27 de marzo de 2022. (Myung Chun / Los Angeles Times via Getty Images)

La belleza cinematográfica que derrocha la directora Jane Campion en El poder del perro la había colocado en la delantera desde que recibiera una ovación de cuatro minutos en el Festival de Venecia. Desde entonces era la candidata señalada en las quinielas para alzarse con el Óscar a mejor película. No en vano partía con 11 nominaciones en la 94 ceremonia de los premios de la Academia. Sin embargo, la magnífica producción se marchó con una sola estatuilla a mejor director para la australiana siendo la tercera mujer en conseguirlo en 94 años por detrás de Kathryn Bigelow y Chloè Zhao.

No obstante, CODA fue escalando posiciones a último momento. Si bien llevaba en el radar de la prensa especializada desde la buena acogida que tuvo a principio de 2021 en el Festival de Sundance, su estreno limitado y una taquilla baja no reforzaron su posición delante del gran público. Hasta que la temporada de premios comenzó a ponerla en la delantera, llegando a los Óscar como una fuerte candidata a arrebatarle el Óscar a El poder del perro.

Y así fue. CODA no solo se marchó con la estatuilla más importante sino que hizo pleno al ganar sus tres nominaciones, incluyendo mejor guion adaptado y mejor actor de reparto para Troy Kotsur. Y si bien podemos analizar lo poco que se entiende que premien a Jane Campion por su trabajo como directora pero el resto de sus departamentos bajo su mando no reciban premio; o que CODA gane mejor película sin haber cosechado ningun apartado técnico, esto no hace más que demostrar que la Academia ha dejado a un lado el preciosismo cinematográfico especializado, volviendo a premiar guiándose simplemente por la emoción contagiada.

Porque si algo consigue CODA es precisamente eso: emocionar hasta las lágrimas.

Secuencia de CODA (cortesía de TriPictures)
Secuencia de CODA (cortesía de TriPictures)

CODA coloca al espectador en el seno de los Rossi, una familia compuesta por un pescador, su esposa e hijo mayor, los tres sordomudos, y la hija menor que nació con todos los sentidos. Emilia Jones da vida a esa hija adolescente llamada Ruby, que carga con la responsabilidad y presión diaria de ser la intérprete familiar con el resto el mundo, de quien dependen para sacar el negocio adelante, poniendo sobre sus hombros la subsistencia general. Sin embargo, por primera vez en su vida tiene la oportunidad de comenzar su propio camino haciendo lo que más adora: cantar. Un talento natural que le apasiona pero que no puede compartir con su familia. No comprenden la emoción de la música ni lo que se siente al cantar. De esta manera, Ruby lucha entre la responsabilidad de su rol en el seno familiar, la dependencia sobre ella pero tambien la soledad que acarrea. Y es precisamente en esos momentos que intenta conectar a pesar de las diferencias, elevando la relación entre padre e hija, que la película brilla, emociona y nos activa el lagrimal sin darnos cuenta manteniendo un mensaje de esperanza todo el tiempo.

Así como pasó cuando el romanticismo de Shakespeare in love pudo con el perfeccionismo técnico de Salvar al soldado Ryan, o cuando Titanic, Gladiator o El señor de los anillos: el retorno del rey ganaron después de arrasar como verdaderos fenómenos de taquilla y espectáculos que apelaban al afán de entretenimiento popular, ahora CODA hace palpitar a los votantes a golpe de drama familiar.

Y es que hace tiempo que los Óscar se habían centrado en premiar a la película que técnicamente más lo merecía. Como fue el caso de Moonlight sobre La La Land, o Green Book sobre Roma. Atrás habían quedado los años de las ganadoras evidentes, como Spotlight o 12 años de esclavitud. Lo cierto es que la Academia llevaba una temporada elevando el mejor cine sin prestar atención a la taquilla o la reacción popular, llegando así a los dos últimas ceremonias que premiaron cintas que fueron las favoritas de la crítica, como Parásitos y Nomadland. Pero después de la pandemia parece que las ganas inmensas de vivir emociones universales en las salas habrían despertado algo diferente en los votantes.

Es decir, El poder del perro era la favorita técnica. La que transpiraba Óscar en cada plano de su metraje con su magnífica historia de identidad reprimida, machismo, bullying y ensayo visual de la descomposición del cowboy cinematográfico. Sin embargo, CODA es más cercana al apelar al corazón familiar que termina representándonos de una manera mundana, con emociones vitales que nos representan desde el rol que cada uno cumple en este momento de sus vidas. Ya seas padre, madre, hija, hermano… hay un personaje para sentirse identificado unido a la magnitud social que tiene la película al incluir una discapacidad como engranaje protagonista.

Benedict Cumberbatch como Phil Burbank; Kodi Smit-McPhee como Peter en El poder del perro. Cr. Cortesía de Netflix
Benedict Cumberbatch como Phil Burbank; Kodi Smit-McPhee como Peter en El poder del perro. Cr. Cortesía de Netflix

Por eso digo que la Academia se dejó llevar por el corazón. Porque la razón señalaba directamente a El poder del perro, pero si tenemos que votar con el corazón entonces CODA nos pone la elección más difícil. Porque estamos ante un drama familiar que nos conduce por un ejercicio de empatía espontáneo y natural, apelando a la importancia de la familia y tocando la fibra sensible hasta un derroche de lágrimas que se antoja inevitable. Todo esto impulsado por el poder de la inclusividad de la comunidad sordomuda, dando como resultado un drama familiar refrescante y original.

Y es que si bien estamos ante otro romance adolescente, otra historia de transición a la adultez (coming of age) y drama familiar en toda regla, CODA es sutil y delicada mientras apela a la desnudez de las emociones en crudo.

De las películas nominadas, CODA se encuentra entre las que tuvieron menos presupuesto ($10 millones), habiendo cosechado tan solo un millón en el mundo al haber sido comprada por Apple TV+. La película se estrenó en dicha plataforma en la mayoría de territorios, mientras que en España pasó por salas de cine, pero su recorrido no dio sus frutos habiendo cosechado tan solo 166.000 euros hasta el momento, según el Ministerio de Cultura y Deporte.

Es decir, ni taquillazo, ni estreno masivo ni disponibilidad en una plataforma de gran consumo como Netflix o HBO. No la dirige Spielberg ni es la inmensa Dune. Y aún así se alzó con el Óscar a Mejor Película. Y es que el mundo está necesitado de historias que inspiren, que nos llenen el corazón y nos evadan de los titulares oscuros y las noticias negativas. Y parece que los votantes de la Academia sienten lo mismo. Porque quizás en otro año CODA no hubiera obtenido el mismo reconocimiento, pero en una época de dificultades globales, de necesidad de conexión humana, de positividad e historias que nos enciendan por dentro, es justamente la película perfecta para ello.

Actualmente se puede encontrar CODA en algunas salas de cines a través de España, mientras que para verla en plataformas de pago toca esperar hasta el 10 de junio.

Más historias que te pueden interesar: