Coco Chanel: Su escalada hacia el sueño dorado americano

‘Inside Chanel’ es la serie que relata los ‘secretos’ de la mujer que está detrás del talento creativo de una de las marcas más poderosas e inspiradoras del mundo. Pero, ¿Cómo llegó Coco Chanel a la América dorada para conquistar el ‘sueño americano’?

Chanel logró cumplir su sueño americano VÍA https://www.instagram.com/simplicityvita/

Gabrielle Chanel y su sueño americano

La fascinación de esta consagrada diseñadora francesa empezó cuando todavía nadie la conocía. Cabe destacar que Gabrielle Chanel creció en un orfanato de monjas y ya allí tejía auténticas joyas de costura para sus muñecas.

La empoderada niña apuntaba maneras y su gran sueño era cruzar el charco para triunfar en América, tanto es así que ella, en su fantasía infantil, se inventó que su papá dejó Francia para cruzar el Atlántico y vivir en Estados Unidos.

La realidad fue bien distinta, Albert Chanel fue un vendedor ambulante que, al nacer su otra hija de un año, no tuvo dinero para mantener también a la recién nacida Gabrielle y la cedió a un orfanato religioso.

Cuando Gabrielle se volvió Coco Chanel

Viviendo en el primer mundo es imposible no conocer la marca Chanel y es que, Coco Chanel es la única mujer diseñadora que aparece en la lista de las 100 personas más influyentes del siglo XX que crea la revista ‘Time’.

Cuando fue adulta independiente, Coco cruzó el océano en barco y cargada de maletas para triunfar en Hollywood allá por 1931. Pero su reconocimiento real no llegó de inmediato sino que, con paciencia y duro trabajo, la suerte y el prestigio llegaron a su firma en 1954.

Aquel año Vanity Fair se hizo eco del vanguardismo de sus creaciones de moda y ganó el premio Neiman Marcus a la diseñadora más influyente del siglo… ¡casi nada!

Marilyn Monroe y su perfume

El icono por excelencia del Hollywood dorado, Marilyn Monroe, encumbró la fragancia de Chanel Nº 5 con unas declaraciones que todavía hoy son sinónimo de exclusividad hacia el perfume.

La rubia de Hollywood afirmó en una entrevista que dormía totalmente desnuda y con ‘unas gotitas de Chanel Nº 5 en el cuello… sin nada más’. Esta publicidad no tuvo precio para Coco Chanel que catapultó su perfume a la más absoluta gloria.

No sólo Marilyn Monroe cayó rendida a los diseños de Chanel sino que la diseñadora vistió a las grandes de la época como Katherine Hepburn (que interpretó la vida de Chanel en un musical), Elizabeth Taylor o la mismísma Marlene Dietrich entre muchas otras estrellas.

Coco Chanel, ¿agente nazi?

La mayor polémica que ha rodeado a su imagen y, en consecuencia, a la de su firma fue la nazi. Documentos de archivo desclasificados descubiertos por Hal Vaughan revelaron que la Prefectura de Policía francesa tenía un escrito sobre Chanel en el que fue descrita como: “Costurera y perfumista. Seudónimo: Westminster. Agente de referencia: F 7124. Señalado como sospechoso en el archivo”.​ Para Vaughan, “era una facilitadora. Conocía a todo el mundo y ayudó a los nazis… Todo lo que ella hizo era una paradoja. Era tan contradictoria. Por un lado, hizo comentarios antisemitas. Sin embargo, uno de sus mejores clientes era judío, como los Rothschilds, y de hecho su socio en el negocio era judío, y lo continuó siendo después de la guerra”

Chanel se involucró con la causa alemana nazi ya desde 1941 y trabajó para el general Walter Schellenberg, jefe de inteligencia de las SS quien coordinó sus relaciones comerciales con las autoridades de la ocupación.

Al final de la guerra, Schellenberg fue juzgado por el Tribunal Militar de Núremberg y condenado a seis años de prisión por crímenes de guerra. Fue puesto en libertad en 1951 debido a una enfermedad hepática incurable y se refugió en Italia. La diseñadora pagó los gastos cotidianos y de atención médica de Schellenberg, apoyado económicamente por su esposa y familia, y financió su funeral en 1952.

No sé hasta qué punto es posible diferenciar a la persona de sus logros profesionales pero, desde luego, ese pasado nazi deja mucho que desear. ¿Qué opinas tu del triunfo de Coco Chanel en América?