La cocina de este piso familiar es tan dulce y fresh que enamora

·6 min de lectura
Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa

Los propietarios de esta vivienda de 135 metros cuadrados en Barcelona, decidieron contar con el savoir faire de la interiorista Pia Capdevila para adaptar su hogar a sus nuevas necesidades, redistribuyendo por completo los espacios. De este modo, y sin falta de modificar la estructura original del piso, ganaron los tres dormitorios dobles y los tres baños que deseaban.

Aumentar la capacidad de almacenaje fue otro de los requerimientos de la reforma, algo que se logró con el mobiliario diseñado a medida. En la zona de día, el mismo mobiliario del recibidor se extiende hacia la cocina y se alarga hasta el salón. Y en la zona de noche, todo el almacenaje de los dormitorios y los baños está pensado para conseguir la máxima capacidad de almacenaje.

Del proyecto de decoración destaca el uso del mismo tono de roble en el mobiliario de toda la vivienda y el mismo color de pared en los lacados, excepto en los muebles de la cocina y en la pared trasera del sofá.

Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa

En el recibidor, Pia Capdevila decidió instalar un original mueble diseñado a medida que ha conseguido dar amplitud visual a la planta al mismo tiempo que ofrece mucho almacenaje. El mueble incluye un armario para abrigos, un cajón zapatero y una zona que oculta los contadores eléctricos.

La puerta corredera que separa el recibidor de la vivienda y da acceso directo al comedor se ha diseñado para que pueda estar en tres posiciones distintas según el momento: desplazada hacia la derecha para dar acceso directo al comedor y al mismo tiempo cerrar el espacio de la cocina; movida a la izquierda para cerrar el recibidor al resto de la vivienda y dejar la cocina abierta al comedor; o quedar fija en el medio a modo de biombo separador de las tres estancias, pero con un amplio espacio para un acceso cómodo a cada una de ellas.

Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa

El color piedra escogido para el mobiliario del recibidor se ha trasladado también hacia el comedor y la cocina, combinado en este último caso con un tono verde que destaca especialmente en los muebles bajos y el papel pintado.

Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa

La cocina se ha trabajado con un enmarcado lineal muy pequeño y sutil. La vitrina con puertas acristaladas a juego con la puerta-biombo que separa las zonas de comedor, recibidor y cocina, es una de las protagonistas.

Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa

La nueva distribución y el diseño de paneles separadores acristalados y correderos ha conseguido que la cocina reciba la luz natural de la fachada principal, ya que originalmente solo recibía luz de las ventanas que dan al patio.

Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa

Desde la cocina se accede a un pequeño laundry con mobiliario diseñado a medida en el mismo color verde, a juego con un papel pintado con motivos botánicos. Una estancia de pequeñas dimensiones en la que se ha conseguido un toque de frescura, así como una sensación de limpieza y amplitud.

Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa

El espacio destinado al comedor es el que separa la cocina y el recibidor del salón. Por las particularidades de esta zona, Pia Capdevila ha escogido una mesa de comedor cuadrada con un diseño de madera extensible y, para darle un aire diferente, ha combinado sillas y bancos alrededor de la mesa.

Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa

Para el salón se ha diseñado un mueble a medida con gran capacidad de almacenaje que incluye una librería abierta con espacios cerrados en la zona inferior, un amplio rincón destinado al televisor y, situado junto al gran ventanal, un escritorio como zona de trabajo. Asimisimo, este ventanal que da salida a un pequeño balcón exterior, baña de luz natural toda la zona de día.

Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa

Para el salón, de planta especialmente alargada, se ha escogido un sofá de seis plazas acompañado de una chaiselongue de estilo vintage, y mobiliario auxiliar de madera a tono con la de la zona del comedor y el recibidor.

Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa

Los colores de la chaiselongue se repiten en los bancos del comedor y en las cortinas, y las rayas verdes de los cojines del los bancos del comedor van a juego con los diferentes textiles escogidos en el salón.

Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa

La terraza debía albergar las máquinas de aire acondicionado, así que para poder optimizar al máximo el espacio, Pia Capdevila ha diseñado una caja de madera que oculta la maquinaria con un banco anexado que consigue una pequeña zona donde poder relajarse en el exterior. Este último, se ha vestido con cojines.

Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa

Desde el comedor se accede al dormitorio principal a través de una antesala que hace de gran vestidor. La zona de dormir se ha diseñado compacta para poder darle mayor espacio y capacidad al vestidor, pero la gran entrada de luz que accede por la balconera junto a la cama, amplía visualmente este espacio.

Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa

La distribución interior de los armarios del vestidor se ha personalizado al máximo, incluyendo iluminación interior para mayor comodidad.

Los pomos en bronce, piedra y mármol y el enmarcado de las puertas consiguen un resultado elegante y sobrio.

Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa

Desde el vestidor se accede al baño, diseñado para ser un espacio cómodo y práctico con plato de ducha y muebles amplios con mucha superficie de apoyo.

El punto decorativo lo aportan los espejos y los apliques dorados a juego con los pomos del vestidor.

Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa

En la habitación de la niña también se ha querido ganar la máxima capacidad de almacenaje. Para ello, Pia Capdevila ha diseñado un mobiliario a medida que incluye una cama nido con cajones inferiores, cuyo cabecero se convierte en una amplia zona de escritorio que coincide con la entrada de luz natural de la ventana y que termina en un armario de gran capacidad. En cuanto a la gama cromática, se ha utilizado una base neutra para poder jugar con textiles verdes y estampados florales, dándole un toque romántico y femenino.

Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa

El baño del pasillo es utilizado por la niña, pero también como aseo de cortesía. Por este motivo, se ha dado el máximo protagonismo al lavabo y al revestimiento de la pared con una pieza de cemento gris a juego con una decorativa en formato terrazo, y se ha situado la ducha en una de las paredes que no se ven al abrir la puerta. Además, se ha instalado un armario de más de tres metros de largo.

Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa

La habitación del niño con baño integrado está al final del pasillo, donde también se ha buscado la máxima capacidad de almacenaje a través del mobiliario a medida y los textiles masculinos coordinados con los acabados del baño.

Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa

El baño se ha diseñado para ser funcional y masculino a través de un color base en azul y una pieza cerámica de imitación textil en azules, grises y blancos.

Photo credit: Jordi Canosa
Photo credit: Jordi Canosa

Proyecto e información: Cortesía de Pia Capdevila. Estilismo: Mar Gausachs.