Clubs y coworkings solo para mujeres

·3 min de lectura
Photo credit: Edward Berthelot
Photo credit: Edward Berthelot

Cuando hablamos de gimnasios, clubes o centros de coworking exclusivos para mujeres, lo primero sería plantearnos por qué todavía, en pleno 2022, siguen siguen siendo necesarios este tipo de enclaves que pondrían los pelos de punta al presidente Grover Cleveland, que en 1905 no titubeó él declarar que el club mejor y más seguro para las mujeres era su hogar. En Barcelona acaba de nacer Juno House, el primer club concebido por y para la mujer actual, un imponente espacio que promueve de forma activa el bienestar personal, el desarrollo profesional y la creación de una gran comunidad colaborativa que haga que las cosas sucedan. “Hemos creado un concepto urbano en el que centralizar las experiencias y los servicios que las mujeres quieren tener en un mismo lugar. Desde el espacio de negocio y el workshop de la nave hasta la habitación de podcast y el escenario central, hemos querido diseñar un espacio para la mujer moderna que busca llevar su carrera al siguiente nivel. Juno House está hecho por y para mujeres, es un espacio seguro en el que poder ser nosotras y crecer, aunque encontramos con lugares en los que los hombres pueden venir como amigos, clientes y parejas”, explica Natalie Batlle, una de las socias fundadoras.

Photo credit: angelperezmartin
Photo credit: angelperezmartin

Las periodistas Jane Cunningham Croly y Fanny Fern fundaron en 1868 el primer club para mujeres, Sorosis, en Nueva York. ¿La razón? A Fanny Fern, aclamada columnista de la época, le negaron la entrada a una cena celebrada en honor a Charles Dickens organizada por el New York Press Club. Desde entonces, no han parado de surgir oasis exclusivos para que las mujeres puedan desarrollar sus carreras en entornos seguros. Incluso las comunidades online se han sumado a esta tendencia, como ocurre con el Club Barcelonette, donde más de 30.000 mujeres comparten, aprenden, se acompañan y se cuidan. "Con los ojos bien abiertos y con varias startups a mis espaldas, un mes antes de la llegada de la pandemia, en marzo de 2020 pasó por delante de mí la oportunidad de emprender de nuevo de la mano de una multinacional del sector beauty con la que no solo ayudar a mujeres a verse y sentirse mejor, sino también darles la oportunidad de desarrollar su negocio digital por todo el mundo. Ahí confluían cuatro de mis pasiones: empoderamiento, negocios digitales, formación y comunidad. Así que no dudé en empezar a dar mis primeros pasos. A fecha de hoy, lidero un equipo de más de 200 mujeres en seis países, ayudo a miles de mujeres a verse bien con mis productos favoritos mientras doy clase como profesora asociada del Máster en Emprendeduría e Innovación en EAE y veo crecer a mis hijas”, explica su fundadora, Xènia Alonso.

Posiblemente el centro para mujeres profesionales más conocido de nuestro país sea Club Alma, “un estilo de vida acorde con el disfrute de nuevas experiencias, para el enriquecimiento personal y profesional”. Para entrar en él, cada candidatura es presentada mediante la cumplimentación del formulario de admisión. La Dirección de Alma invita a cada solicitante a que conozca la Casa-Palacio, donde se ubica el Club, y sus instalaciones para comentar su solicitud de admisión, que es estudiada de modo individual por el Comité de Admisión. Preguntamos a Natalie Batlle el proceso por el que se elige a las que forman finalomente parte de Juno House. “La mujer Juno es amable, generosa, atrevida y mira siempre hacia el futuro. Filtramos las aplicaciones para asegurarnos que exista un rango de edades, nacionalidades y personalidades diverso. Queremos asegurarnos de que Juno House mantenga su espíritu colaborativo. Para ser parte de la comunidad, hay que enviar una aplicación a través de la web y las interesadas pueden recibir un tour antes de apuntarse para ver el lugar y conocer a otros miembros”, explica. Comparte por ello con el londinense University Women’s Club su vocación de diversidad. “Uno de los atractivos del club ha sido siempre la diversidad de los miembros y el gran rango de diferentes ocupaciones que tienen. A pesar de su nombre, nunca ha sido un club que insistía en requerimientos académicos. Su objetivo sigue siendo a día de hoy proveer un ambiente agradable en el que poder mantener conversaciones y estar acompañada de graduadas, profesionales y mujeres de negocios de todas las edades”, aseguran.

Photo credit: Alma Sensai
Photo credit: Alma Sensai

Otro espacio de coworking exclusivo para mujeres es Olimpia Womanhouse, diseñado para inspirar y conectar a mujeres; un punto de encuentro, físico y digital, donde converge el talento femenino. Hablamos de un lugar de empoderamiento donde crecer profesional y personalmente que también cuenta con una academia centrada en la búsqueda del bienestar y la creatividad en el ámbito profesional desde una perspectiva feminista, y en el acercamiento de las mujeres a la tecnología. Por su parte, en Madrid encontramos la Comunidad Nosotras, un espacio innovador y exclusivo para que las mujeres desarrollen ideas y proyectos.

La conciliación familiar: el elefante rosa de la vida profesional de las mujeres

Muchos de estos lugares cuentan con espacios pensados para favorecer la conciliación familiar, el elefante rosa de la vida laboral de millones de mujeres. El que durante el primer trimestre de 2021, el 85 % de las personas que dejaron su empleo de manera temporal para cuidar de sus hijas o hijos fueran mujeres, hace necesario repensar la forma en la que la sociedad concibe el espacio laboral. Por eso Juno House cuenta con el espacio Little Juno, creado para conseguir que las madres trabajen de forma ininterrumpida mientras sus hijos disfrutan de clases y de actividades con otros niños y niñas. Desde que nació su hijo, Batlle comprendió lo complicado que resultaba conciliar su trabajo de marketing con la conciliación familiar. Fue entonces cuando se dio cuenta de que miles de mujeres se encontrarían en una situación familiar, por lo que decidió poner en marcha un lugar con sistemas de apoyo y convertir el equilibrio personal y profesional en una necesidad compartida. Por eso, el edificio histórico de La Farinera d'Aribau, una torre de cinco plantas, cuenta con diferentes espacios de coworking, biblioteca, sala fitness, salas para reuniones y un área infantil con guardería.

Photo credit: angelperezmartin
Photo credit: angelperezmartin

“Surge en respuesta a la dificultad de las mujeres para conciliar su vida profesional y personal, para aprovechar todo el talento femenino y dar voz y visibilidad a los diferentes proyectos vitales de las mujeres que forman parte de esta iniciativa. Es esencial hacerlo juntas, colaborando y extendiéndonos la mano: porque los movimientos liderados por mujeres son motor de grandes cambios sociales”, ha dicho la delegada del Gobierno en Cataluña, Maria Eugènia Gay, que no se ha perdido la inauguración de Juno House.

El que haya lista de espera deja claro que para el pesar de Grover Cleveland, las mujeres nos negamos a que sean nuestros hogares los clubes más seguros y óptimos para desarrollar nuestra vida y nuestro trabajo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente