El clímax profesional de Bob Pop

Cine 54
·4 min de lectura
El clímax profesional de Bob Pop

Roberto Enríquez, más conocido como Bob Pop, está viviendo uno de sus mejores momentos profesionales. En cuestión de minutos, el tráiler de Maricón perdido, su primera serie para TNT en la que adapta la historia de su juventud con toques de ficción, se convirtió en todo un fenómeno en redes generando multitud de críticas positivas.

No hay más que echar un vistazo a su perfil de Twitter para comprobar lo pletórico que está este crítico y escritor ante el buen recibimiento, no teniendo más que palabras de agradecimiento hacia los medios y usuarios. Y es que un proyecto que adapta parte de tu vida para la pequeña pantalla no puede percibirse de otra manera que como un clímax profesional. Sobre todo cuando la has hecho con compañeros que te han acompañado a lo largo de toda tu trayectoria.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Aunque muchos le hayamos conocido en televisión gracias a sus apariciones junto a estrellas como Andreu Buenafuente, Bob Pop dio comienzo a su carrera profesional como crítico y escritor en los 90 gracias al blog Qué trabajo nos manda el señor. Sus trabajos empezaron a ser poco a poco reconocidos y él fue construyendo su personaje, lo que le llevó en 2005 a ser fichado por 20 Minutos, donde escribió hasta 2009 sobre temas de televisión en uno de los primeros blogs que tuvo este medio.

Durante la década de los 2000 también colaboró con Vogue y Vanity Fair como experto en moda y entró a trabajar en Público, pero sufrió el ERE que realizó dicho medio en 2012 ante el cierre de su edición en papel. Bob Pop declaró que esto fue “un auténtico mazazo” y que le hizo replantearse si lo que estaba haciendo servía para algo. “Todavía hoy, hablando con gente que hace cosas de verdad, como médicos, profesores…, pienso que en verdad yo me dedico a algo de juguete, es decir, a algo que no tiene transcendencia”, declaraba en 2014 al blog El Asombrario de Público.

Pero gracias a la reputación que fue ganando con los años pudo seguir trabajando en medios como La Marea o El Diario. Además, en 2010 publicó Mansos, su primera novela a la que siguieron otras publicaciones como ensayos y diarios. También empezó a colaborar en espacios radiofónicos como Hoy por Hoy en La SER y entró en televisión en el programa +Gente de Televisión Española con Anne Igartiburu. Pero fue su participación en 2013 el programa En el aire con Andreu Buenafuente lo que marcaría un punto de inflexión en su carrera.

Su buena relación con el conocido presentador español le ha llevado a seguir colaborando con él en otros espacios como Late Motiv en Movistar+, donde en 2019 se atrevió a confesar que sufría esclerosis múltiple. Pero sobre todo, este ha sido el detonante de poder llevar su vida a la pequeña pantalla en Maricón Perdido, puesto que Buenafuente junto a su productora El Terrat es el responsables de producir dicho proyecto. La serie se estrenará en TNT el próximo 18 de junio de 2021 y conoceremos una versión ficcionada de su vida entre los 13 y 30 años.

La serie, ambientada entre los 70 y los 80 estará protagonizada por Gabriel Sánchez y Carlos González. El primero dará vida al personaje de Bob a los 13 años y el segundo en su etapa entre los 20 y los 30. El propio Bob Pop ejercerá de showrunner, guionista y también se interpretará a sí mismo en su versión adulta. Candela Peña y Carlos Bardem darán vida a sus padres, Miguel Rellán a su abuelo, Alba Flores a su mejor amiga de la universidad y, como bien deja entrever el tráiler, contará con destacados cameos como el de Pedro Almodóvar o Berto Romero, quien junto a Buenafuente también ejerce de productor ejecutivo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Su intención con Maricón perdido es acabar con los complejos y los tabúes que aún siguen presentes sobre el colectivo LGTBI en la ficción, además de representar lo que supone ser un chico de este colectivo buscando su identidad en un pueblo pequeño a partir de su propia experiencia vital. Y desde luego, ver cómo su vida se materializa en imágenes, ayuda a romper prejuicios y ver cómo la gente no para de alabarle con ello, debe haberlo sentido como el culmen de toda trayectoria

Más historias que te pueden interesar: