El City firma una remontada que había olvidado en el momento justo

·1 min de lectura

Manchester City conquistó un nuevo título de Premier League, pero sufrió hasta el final: estuvo 0-2 en plena recta final del partido frente a Aston Villa y, sobre el final, convirtió tres goles en cinco minutos que le dieron la consagración. No revertía un encuentro estando dos goles abajo desde 2005, frente a Norwich.

Aquel 28 de febrero, en Carrow Road, la jornada 28 del certamen inglés enfrentaba a los Citizens contra los Canarios. El conjunto visitante, conducido en ese entonces por Kevin Keegan, había arrancado en desventaja.

A los 12', el tanto de Dean Ashton abrió el resultado para el local. Y tres minutos después, Leon Mackenzie estampó el 2-0 para la sorpresa de propios y extraños. Manchester City se encontraba ante un partido adverso de forma repentina.

Sin embargo, los Sky Blues proporcionaron una remontada fantástica: a los 25', Antoine Sibierski descontó luego de un contundente cabezazo. La igualdad tampoco tardó en llegar: Robbie Fowler apareció en el centro del área y empujó un buscapié exacto. El tercer gol, un calco del segundo, fue nuevamente de Fowler, a los 90'.

Después de 17 años, el elenco de Manchester volvió a sonreír de forma agónica, como aquel día en el estadio de Norwich. Aunque en esta ocasión, sirvió para obtener el título.

Foto: Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente