'CIS de Tezanos', coletilla de quien quiere imponer su verdad

Asier Martiarena
·3 min de lectura
El presidente del CIS, Jose Felix Tezanos, y la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. (Photo by Ricardo Rubio/Europa Press via Getty Images)
El presidente del CIS, Jose Felix Tezanos, y la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. (Photo by Ricardo Rubio/Europa Press via Getty Images)

En mayo, el CIS de Tezanos aseguraba que el PSOE mantenía la ventaja electoral frente a un PP estancado. Ayer, el CIS reflejaba el crecimiento del PP y Cs ante el descenso de PSOE y Podemos.

Ambas afirmaciones son reales y provienen de cargos del PP. Y podrían añadirse otras dos casi idénticas que han salido de boca de dirigentes -o exdirigentes- de Ciudadanos. Porque la coletilla de Tezanos se usa cuando interesa.

En realidad el principal barómetro sociológico del país está siempre en el ojo del huracán y sujeto a las críticas de quienes no salen bien en la foto trimestral que reflejaba el Centro de Investigaciones Sociológicas desde 1996 y que en 2018 pasó a ser mensual. Pero en ningún momento ha dejado de ser la fuente más fiable de datos sociológicos de las últimas décadas.

Al CIS se le acusa siempre de cocinar los resultados al gusto del partido que gobierna. Razón no le falta a quien así lo asegura. Pero, ojo, que en este país han gobernado más partidos aparte de PSOE y Podemos. Y cuando ha gobernado el PP, los informes también les han sacado más guapos y altos que al resto.

El caso es que, históricamente, el CIS acierta y falla con la misma regularidad que el resto de empresas demoscópicas. Incluido en esta legislatura. Es cierto que en la predicción de las pasadas elecciones del 10 de noviembre -las segundas generales de 2019- no acertó en sus pronósticos con ninguno de los grandes partidos para los que vaticinaba unos resultados muy distintos a los obtenidos.

  • El PSOE se quedó con 120 escaños, muy por debajo de la horquilla de 133-150 que le fue pronosticada.

  • El PP partía, a priori, con un intervalo de 74-81 escaños y al final obtuvo 88.

  • También se equivocó con Ciudadanos, formación para la que estimaba entre 27 a 35 diputados, más del doble o el triple de los 10 que cosechó.

Las críticas fueron feroces. Incluso se pidió la dimisión del famoso Tezanos (Félix), doctor en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

Pero desde la oposición nadie dijo nada cuando, el pasado 9 de abril, el CIS clavó el resultado final de las primeras elecciones generales de 2019. Las mismas para las que todo el mundo decía que el PSOE había inflado los sondeos.

  • Nadie se creía cuando Tezanos dijo que el PSOE obtendría más de 120 diputados y en realidad sumó 123.

  • Tampoco la predicción de que el PP se pegaría un sonoro batacazo hasta caer por debajo de los 76 escaños, y los populares obtuvieron 71.

  • Pero no solo acertó con los dos principales partidos. También se acercó mucho al número de diputados que obtuvieron Unidas Podemos y Ciudadanos.

En España, hoy día, todo está politizado. El aborto, la eutanasia, el cambio climático, la vacuna de la Covid-19… y el CIS. Pero fuera de España no todo es así. De hecho, el CIS participa de multitud de proyectos de carácter internacional como las encuestas de la International Social Survey Program (ISSP), la Encuesta Social Europea (ESS) o el Latinobarómetro. El crecimiento constante del volumen de consulta y descarga de sus informes da buena fe de ello.

Lo que deberían empezar a pensar los políticos es que de tanto descrédito en el que intentan involucrar a muchos organismos y mecanismos, lo que van a acabar consiguiendo es que el descrédito mayor sea el suyo propio.

En vídeo | La encuesta del CIS sobre la que nadie está disconforme

Más historias que te pueden interesar: